*

X

La increíble gracia y flexibilidad de esta yogui es una gran inspiración para los enfermos mentales

Salud

Por: Pijamasurf - 09/07/2016

Víctima de una violación y de un severo trauma que la acercó al suicido, Heidi Williams encontró un refugio en el yoga y ahora enseña a los demás a sanar mediante esta práctica espiritual

El yoga, según la definición el sabio indio Patanjali, es aquello elimina las oscilaciones mentales o, en otras palabras, lo que lleva la mente a la quietud y al equilibrio desde el cual puede profundizar en el autoconocimiento del ser. Heidi Williams de alguna manera está rindiendo tributo al espíritu del yoga desde un camino de compasión con sus imágenes y mensajes motivacionales que postea en Instagram, donde la siguen miles de personas.

El caso de Heidi es especialmente ejemplar para personas que sufren enfermedades mentales y condiciones traumáticas, ya que ella misma sufrió una severa depresión, ansiedad y un trastorno de estrés postraumático luego de que sufriera una violación. De manera aún más dramática casi perdió a su bebé de seis meses. Incluso llegó a pensar en el suicido, pero por suerte logró salir adelante, en gran medida por el yoga. "Fue en un lugar infernal de enfermedad mental en el que encontré el yoga y la gracia. El yoga me llevó de regresó a un lugar seguro. Un lugar de paz y autoaceptación", dijo esta valiente yogui. 

Después de recuperarse de este terrible incidente, revitalizada, se ha dedicado a ayudar a los demás. Principalmente, Williams imparte clases y talleres de yoga terapéutico para sanar en cuerpo y mente traumas y enfermedades mentales. Otra parte importante de su trabajo son sus publicaciones en las redes sociales, las cuales buscan inspirar con parajes maravillosos, posiciones desafiantes e inspiradores mensajes que salen directos del corazón. 

Checa el trabajo de Heidi en su cuenta de Instagram

 

 

 

Estudio indica que ciertos miedos podrían transferirse epigenéticamente a través de varias generaciones

Salud

Por: pijamasurf - 09/07/2016

Reacciones relacionadas con experiencias traumáticas podrían ser parte del legado que se pasa de padres a hijos e incluso, nietos.

Conforme el campo de la genética se desarrolla nuevas interrogantes surgen sobre qué tantos aspectos de nuestra vida son en realidad una herencia de nuestros antepasados. Esto incluye aspectos emocionales como el miedo, ya que al parecer ciertas respuestas de temor originadas como respuesta a estímulos ambientales pueden ser pasadas de generación en generación sin cambios en la secuencia genética. Al menos esto sugiere un estudio publicado en la revista científica Nature Neuroscience, los científicos a cargo de dicho estudio descubrieron que las crías de ratones entrenados a asociar los shocks eléctricos con el olor de la acetofenona,  también reaccionaron con miedo cuando fueron expuestos a este aroma, el cual es similar a las almendras y cerezas.  Además la siguiente generación de crías, es decir los nietos de los ratones originales, también heredaron esta reacción de miedo. Por si fuera poco, esta conducta se volvió a manifestar en ratones procreados a través de fertilización in vitro, utilizando esperma de los ratones entrenados para temer el olor de la acetofenona. 

Los científicos aún no están seguros de cómo se transfiere este miedo de generación en generación, ya que hasta ahora la convención es que las secuencias genéticas contenidas en el ADN son la única manera de transmitir información biológica de padres a hijos. Las mutaciones del ADN puede ayudar a un organismo a adaptarse a nuevas condiciones ambientales pero este proceso usualmente es mucho más  lento y puede tomar varias generaciones. Por lo tanto los científicos sospechan que una forma en la que los factores ambientales pueden influenciar más rápidamente la biología es a través de modificaciones epigenéticas. Ya que éstas alteran la expresión de los genes pero no sus nucleótidos, es decir que no afecta la secuencia de ADN en sí. 

A pesar de que los resultados de este estudio son una fuente de debate entre los expertos, de ser cierto podría ayudar a explicar porque los niños que fueron concebidos en Holanda durante la guerra y la hambruna en la década de los años cuarenta presentaron un mayor riesgo de desarrollar afecciones cardiacas, diabetes y otras condiciones.  Sin embargo a pesar de que se tiene conocimiento de que las modificaciones epigenéticas son importantes para el proceso de desarrollo y la inactivación de una copia del cromosoma X en las mujeres, su papel dentro de la herencia aún es objeto de discusiones y desacuerdos entre la comunidad científica. 

Mientras tanto es inevitable pensar en que a pesar de que el estudio se llevó a cabo en ratones, si las investigaciones relacionadas que indican la posibilidad de cambios similares en humanos fueran ciertos, las implicaciones son bastas. Por ejemplo, esto podría ayudar a explicar por qué ciertos problemas mentales ocasionados por factores ambientales también pueden esta  presentes tanto en los hijos como en los nietos de quienes los experimentaron originalmente. Esto podría explicar por qué ciertas familias sufren ciclos de enfermedades neuropsiquiátricas, drogadicción y otros problemas de conducta.