*

X

La increíble gracia y flexibilidad de esta yogui es una gran inspiración para los enfermos mentales

Salud

Por: Pijamasurf - 09/07/2016

Víctima de una violación y de un severo trauma que la acercó al suicido, Heidi Williams encontró un refugio en el yoga y ahora enseña a los demás a sanar mediante esta práctica espiritual

El yoga, según la definición el sabio indio Patanjali, es aquello elimina las oscilaciones mentales o, en otras palabras, lo que lleva la mente a la quietud y al equilibrio desde el cual puede profundizar en el autoconocimiento del ser. Heidi Williams de alguna manera está rindiendo tributo al espíritu del yoga desde un camino de compasión con sus imágenes y mensajes motivacionales que postea en Instagram, donde la siguen miles de personas.

El caso de Heidi es especialmente ejemplar para personas que sufren enfermedades mentales y condiciones traumáticas, ya que ella misma sufrió una severa depresión, ansiedad y un trastorno de estrés postraumático luego de que sufriera una violación. De manera aún más dramática casi perdió a su bebé de seis meses. Incluso llegó a pensar en el suicido, pero por suerte logró salir adelante, en gran medida por el yoga. "Fue en un lugar infernal de enfermedad mental en el que encontré el yoga y la gracia. El yoga me llevó de regresó a un lugar seguro. Un lugar de paz y autoaceptación", dijo esta valiente yogui. 

Después de recuperarse de este terrible incidente, revitalizada, se ha dedicado a ayudar a los demás. Principalmente, Williams imparte clases y talleres de yoga terapéutico para sanar en cuerpo y mente traumas y enfermedades mentales. Otra parte importante de su trabajo son sus publicaciones en las redes sociales, las cuales buscan inspirar con parajes maravillosos, posiciones desafiantes e inspiradores mensajes que salen directos del corazón. 

Checa el trabajo de Heidi en su cuenta de Instagram

 

 

 

¿Qué ocurre cuando te dejas de quejar 1 mes? Este estudio lo averiguó

Salud

Por: Pijamasurf - 09/07/2016

Un notable proyecto exhorta a no quejarse durante 30 días y así dejar de vivir con resentimiento

Algunas sociedades toman la queja como si fuera un deporte nacional, pero sólo quejarse sin hacer algo al respecto no suele conducir a ningún lado. Está en la misma definición de la palabra "queja", que denota dolor, sufrimiento o algo quebrado: quejarse es predisponerse a sufrir. 

Habiendo notado esta característica negativa de la queja Thierry Blancpain y Pieter Pelgrims organizaron el proyecto Complaint Restraint, el cual llama a dejar de quejarse durante todo el mes de febrero --el más corto, para que sea más fácil. Este par de amigos suizos notó, como era de esperarse, que las personas que participaron en esta prueba reportaron ser más felices y vivir una vida más positiva.  

El proyecto empieza con el compromiso de la persona interesada en dejar de quejarse y una vez que comienza el mes, el sitio le envía una serie de recordatorios amigables no demasiado frecuentes. La idea es que durante este mes los participantes dejen de irritarse por las cosas que no pueden cambiar, "el bebé del vecino que llora, el fin de semana lluvioso". Es decir, acontecimientos que al atrapar nuestro foco solamente nos hacen perder energía y, de hecho --si somos muy quejumbrosos y no tenemos control de nuestra mente, incluso nos pueden llevar a la enfermedad, como ha teorizado el doctor David Kessler en su libro Capture. Blancpain señala que quejarse de esto no es muy inteligente, ya que si tenemos lo básico para la existencia no tenemos verdadera razón para quejarnos. En esto coinciden los budistas que hablan de "la preciosa existencia humana" y diversas filosofías que mencionan la importancia de tomar responsabilidad de la propia existencia. 

La convocatoria lleva haciéndose ya 3 años, incrementando su quorum cada año. La iniciativa, como publica El País en esta nota, ha generado una serie de insights no sólo sobre los beneficios de no quejarse por las cosas que no podemos cambiar sino también sobre una forma de lidiar con la mente y controlar las emociones.