*

X
¿"Los Soprano" son realmente la mejor serie de la historia de la TV?

La revista Rolling Stone recientemente publicó su lista de los 100 mejores shows de TV, celebrando lo que considera una era dorada de la TV.  La lista refleja evidentemente una parcialidad total hacia series en inglés. Pero incluso a series americanas, ya que ciertamente Monty Python estaría en un lugar superior al 29 si fueran los británicos o alguien neutro quien hubiera compilado la lista. De alguna manera se trata de la industria del entretenimiento haciéndose tributo a sí misma. Dicho eso, la realidad es que la televisión es un imperio estadounidense y son los mejores en hacer TV, su ADN es el show business para bien y también para el detrimento del planeta, que se ve obligado a consumir una versión de telecolonialismo. Así, son pocas las series de éxito global que realmente se omiten en una lista objetiva (aunque las habrá sin duda); podemos pensar en la francesa Les Revenants que seguramente merece un lugar en el top 100. También hace falta la británica Black Mirror. Pedimos a los lectores que en los comentarios hagan mención de series que habrían escapado este ranking anglocéntrico. 

Por otro lado también se podría objetar un lugar para Twin Peaks en el top ten o para la reciente Game of Thrones.

 

 

100. Eastbound and Down

99. Oz

98. The Golden Girls

97. Portlandia

96. Gunsmoke

95. Key and Peele

94. Jeopardy

93. Mystery Science Theatre 3000

92. American Idol

91. Broad City

90. The Dick Van Dyke Show

89. Homeland

88. Party Down

87. Doctor Who

86. Good Times

85. The Real World

84. Real Time With Bill Maher

83. House of Cards

82. The Jeffersons

81. Dallas

80. The Fugitive

79. In Living Color

78. Thirtysomething

77. The Walking Dead

76. Late Night With Conan O’Brien

75. American Crime Story: The People vs. OJ Simpson

74. The Ren & Stimpty Show

73. Transparent

72. Girls

71. Mr. Show

70. Roseanne

69. The Ed Sullivan Show

68. The State

67. The Odd Couple

66. Dowton Abbey

65. Happy Days

64. Chappelle’s Show

63. The Wonder Years

62. Sex and the City

61. Your Show of Shows

60. Beavis and Butt-Head

59. Hill Street Blues

58. Roots

57. Fawlty Towers

56. 24

55. Six Feet Under

54. The Muppet Show

53. The Bob Newhart Show

52. The Colbert Report

51. Fargo

50. ER

49. Taxi

48. The Office (USA)

47. The Rockford Files

46. The Mary Tyler Moore Show

45. Battlestar Galactica

44. Columbo

43. The Americans

42. NYPD Blue

41. The Honeymooners

40. The Shield

39. Lost

38. Buffy the Vampire Slayer

37. Orange Is the New Black

36. Law & Order

35. My So-Called Life

34. 30 Rock

33. South Park

32. I Love Lucy

31. Sesame Street

30. The Tonight Show With Johnny Carson

29. Monty Python’s Flying Circus

28. The X-Files

27. Arrested Development

26. Friends

25. Veep

24. Friday Night Lights

23. Deadwood

22. Louie

21. The Office (UK)

20. Cheers

19. Curb Your Enthusiasm

18. Star Trek

17. Twin Peaks

16. M.A.S.H.

15. The West Wing

14. The Larry Sanders Show

13. Late Night with David Letterman

12. Game of Thrones

11. Freaks and Geeks

10. The Daily Show

9. All in the Family

8. Saturday Night Live

7. The Twilight Zone

6. The Simpsons

5. Seinfeld

4. Mad Men

3. Breaking Bad

2. The Wire

1. The Sopranos

Te podría interesar:
Los smartphones y la hiperconectividad, ¿los culpables de que no conectes sexualmente en la vida real?

Hace algunos años el marketing de diversas compañías tecnológica probablemente infiltró una serie de estudios científicos para promover la idea de que ciertos teléfonos celulares eran un gran accesorio para conseguir más sexo. Si tenías un iPhone, entonces era más probable que ligaras (¿un fálico monolito negro de bolsillo?). La historia del marketing está llena de estas extrañas correlaciones que son casi como operaciones psicológicas con las que se influye en la mente del consumidor (ejemplo de esto son tácticas de relaciones públicas de Ed Bernays como asociar los cigarrillos con la liberación femenina).

Actualmente está idea de que nuestros smartphones nos van a llevar a tener una vida sexual más activa y excitante está siendo seriamente desafiada --si bien algunas aplicaciones para conseguir citas existen solamente a través de los gadgets y el agresivo sexting depende prácticamente de los teléfono móviles. Aunque resulta un poco contradictorio citar ahora un experimento/comercial de Durex (después de la intro), esta marca de condones no se equivoca en la tesis que desdobla en este pequeño reality (en el que, como ocurre ya casi siempre en nuestra realidad mediática, se borran las fronteras entre la publicidad, el entretenimiento y la información noticiosa). En el video se muestran las experiencias de parejas a las que se les confiscaron sus teléfonos en una vacación no sólo romántica sino diseñada con la intención de aumentar el nivel de interacción sexual (aumentando éste proporcionalmente en relación con la disminución de la interacción con los gadgets). A partir de las imágenes, podríamos pensar que dejar sus aparatos parece ser conducente al idilio sexual. 

 

Evidentemente la prueba de Durex no constituye un experimento científico valido, pero creemos que no es necesaria esta legitimación; el sentido común (y otros estudios) nos indican que la tesis expuesta es verdadera. Uno de los participantes en el experimento #DoNotDisturb señala: "generalmente pensamos que somos muy afortunados por tener tanta tecnología, después de esta experiencia no estoy seguro de que lo seamos".

La revista Fast Company cita un estudio en el que 40% de los adultos dijo que tiene menos probabilidades de instigar a su pareja a tener sexo cuando ésta utiliza su smartphone en la cama, y 41% manifestó que ambos suelen utilizar sus smartphones en la cama poniendo atención a sus pantallas y no a su pareja. Otra investiación del año pasado mostró que 71% de las personas en Estados Unidos duermen con o cerca de su teléfono móvil, incluyendo el 3% que duerme con el teléfono literalmente en la mano; 13% lo mantiene en la cama y 55% en su mesa de noche. Asimismo, 35% confesó que lo primero que hace en la mañana es ver su teléfono --así que podría también perturbar la posibilidad del sexo mañanero. Tal vez no sea extraño entonces que cifras recientes muestran que los jóvenes están teniendo menos sexo en Gran Bretaña. Y se vuelve preocupante porque, como ha detectado la psicóloga Sherry Turkle del MIT, los jóvenes cada vez son menos capaces de tener conversaciones no mediadas por sus teléfonos. Turkle sugiere que la tecnología amenaza al arte de la conversación cara a cara. (Evidentemente estas cifras son sólo de un par de países y no pueden ser extrapolables sin matizar; sin embargo, de nuevo apelando al sentido común, es muy probable que hábitos similares de consumo de tecnología estén siendo adoptados en muchos países que de alguna manera siguen un "colonialismo tecnocultural").

El problema de los smartphones es que nos conectan con un mundo abstracto de información permanentemente pero nos desconectan de la experiencia real inmediata --que es donde existe la verdadera sensualidad-- o al menos hacen que la vivamos con menor atención y plenitud, de aquí que no le dediquemos el espectro completo de nuestra capacidad de hacer sentir a otra persona y de sentirla, que solamente percibamos fragmentos.

Esto se exacerba en uno de los problemas identificados por estudios científicos: el hecho de que tantas personas llevan sus smartphones a la cama (o incluso a sus citas románticas). Esto hace que los ritmos del amor puedan ser interrumpidos por los pings, blips, updates y demás estímulos distractores de nuestros aparatos.

Quizá debemos de empezar a notar que los iPhones y otros dispositivos no son realmente sexys (esto es un implante del marketing); lo sexy es ser capaces de percibir con una atención no dividida toda la riqueza de estímulos que genera una persona al comunicarse y responder a ellos sin necesidad de utilizar una herramienta tecnológica, solamente con la espontaneidad y la conectividad de los cuerpos; no huir del presente, que es el único lugar donde la magia del sexo realmente puede ocurrir.