*

X

Video: Así era Burning Man en los 90 (prepárate para sentir nostalgia de lo que nunca viviste)

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 09/07/2016

Burning Man en los noventa realmente parecía el mejor lugar del mundo para trippear

"Descubrimos que se puede crear un espacio sagrado sin tener credo alguno... Todas las religiones de alguna manera empezaron con alguien en el desierto y no puedes más que estar en algún momento de tu vida en el desierto, pensando cósmicamente... y el Hombre es como un escalera entre el cielo y la tierra".

 

Hace unos días se dio a conocer el ataque que sufrió el campamento White Ocean dentro del festival Burning Man, aparentemente como protesta contra los millonarios que están cooptando y corrompiendo el espíritu del festival. Y desde hace algunos años se ha venido señalando por asiduos burners está tendencia. Este video de 1997, una verdadera joya, nos da una muestra de lo que era este festival en todo su extraño esplendor y eso que en ese entonces ya llevaba poco más de una década (los primeros Burning Man fueron en Baker Beach con apenas cientos de personas quemando un hombre de madera).

En 1997 unas 15 mil personas se reunieron en el desierto de Nevada para celebrar "la creatividad, el caos y la comunidad". O, como dice uno de los entrevistados por ABC, para "ser ellos mismos" en "el último lugar cool que existe". Y ese fue el problema de Burning Man: que se volvió demasiado cool y no pudo resistirse a la masificación. 

Una de las organizadoras señala que Burning Man no es realmente una fiesta, es un lugar para expresarse, es un evento cultural y espiritual y advierte que todo estará bien mientras el festival esté compuesto por un 90% de personas que quieren expresarse y un 10% de personas que quieren divertirse con los artistas. Hoy, al parecer, es al revés.

Antes costaba 75 dólares hoy eso ha aumentado casi 1000%, lo cual significa decenas de millones de dólares, si se toma en cuenta que asisten unas 80 mil personas.

Los creadores ya anticipaban que entre más personas iban el festival, tendrían más problemas. Y ya en 1997 se hablaba de que se estaban teniendo que restringir las libertades. Uno de las organizadores nota que no se trata de hacer que lo que sea, sino que la idea esencial es tener una experiencia transformadora y participar en la construcción de una comunidad; realizar la utopía parecía algo posible. 

Al final, el reportero de ABC, aparentemente convertido al espíritu burner, alabando a los asistentes, avisa que en el 1997 Burning Man fue "un evento cultural altamente exitoso, sin accidentes".

 

En el minuto 6:19 se puede apreciar una máquina de sueños vintage que sigue el diseño de William Burroughs y Brion Gysin.

A continuación, ofrecemos escenas altamente psicodélicas sin el sello corporativo de Burning Man en 1991, el segundo año el desierto. Nótese un momento alquímico en el fuego donde los participantes queman "sus intangibles" (cosas como el miedo y la alienación) y bailan alegre y salvajemente, soñando con la magia primitiva, con el retorno del ritual del espacio sagrado de comunión.

El DMT, la ayahuasca y otros psicodélicos podrían terminar con la pesadilla de las migrañas

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/07/2016

El dolor causado por migrañas podría aliviarse --e incluso prevenirse-- a través de sustancias clasificadas actualmente como ilegales

Quienes sufren de migrañas, en especial en su variedad de cluster, han experimentado con toda clase de medicamentos y remedios, a pesar de que muchos sólo ofrecen un alivio paliativo, sin que exista una cura completa ni un método de prevención. Muchos factores parecen influir en la aparición de estos dolores de cabeza extremos, como la genética y el estrés, pero desde 2006 se investiga la posibilidad de que la solución preventiva y correctiva pueda estar en los psicodélicos, especialmente en el DMT y la ayahuasca.

Desde 1996, el doctor Ethan Russo ha reportado diversos avances en el tratamiento psicodélico de las migrañas (cuyo nombre técnico es "tratamiento etnobotánico"), con alentadores resultados. Desde un punto de vista químico, el DMT funciona como un agonista receptor de serotonina, lo que significa que actúa sobre los mismos receptores de la serotonina en el cerebro, generando una sensación de bienestar que puede disminuir el dolor crónico. Por desgracia, la condición de ilegalidad de la sustancia y el bajo interés de la comunidad médica a finales de los 90 impidieron continuar con los experimentos. Sin embargo, un estudio pionero de 2006 reveló que tanto la psilocibina ("hongos mágicos") como el LSD sirvieron para tratar con efectividad los dolores de cabeza de los integrantes de un grupo de pacientes con migraña de cluster.

Ante las trabas legales para que los científicos puedan investigar la efectividad de los psicodélicos para el tratamiento de migrañas y otras enfermedades, los pacientes se han organizado y reunido en foros como DMT Nexus o Mycotopia para compartir sus experiencias. Para muchos, el DMT y la ayahuasca son la mejor opción. En el foro de Shroomery, un paciente preocupado por el uso de analgésicos de prescripción reportó que 20mg de DMT redujeron su migraña en 95% a los 10 minutos de fumarla. 

De los medicamentos para tratar migraña a base de sumatriptán (como Imitrex y Alsuma, por sus marcas comerciales) es interesante rescatar que su composición está basada en triptaminas similares al DMT, 5-MeO-DMT, así como alcaloides como la bufotenina, presente en las ranas "mágicas". Un agonista receptor de serotonina constriñe los vasos sanguíneos en el cerebro, impidiendo que el dolor se manifieste; esta vasoconstricción ha sido comprobada como la prueba más esperanzadora de que el dolor de las migrañas puede aliviarse. 

A diferencia de muchos medicamentos de prescripción, el DMT, la ayahuasca o el LSD no tienen efectos secundarios ni producen adicción. Los pacientes de migrañas de cluster saben que cuando el dolor ataca la persona queda virtualmente paralizada durante varias horas; el DMT podría reducir esta parálisis dolorosa a unos pocos minutos, aunque por otra parte, la ayahuasca dura entre 2 y 12 horas, lo que podría ser más de lo que muchos quisieran. Otro factor, por desgracia, es el estatus ilegal de muchas de estas sustancias, lo que coloca a muchos pacientes en la posición de buscarlas en el mercado negro. Esperemos que las últimas investigaciones en torno a los psicodélicos adquieran relevancia para que el estatus legal de estos medicamentos cambie en un futuro próximo, pues la contención de la migraña es sólo una de las muchas aplicaciones médicas.

 

(Con información de PsychTimes)