*

X

Video: Así era Burning Man en los 90 (prepárate para sentir nostalgia de lo que nunca viviste)

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 09/07/2016

Burning Man en los noventa realmente parecía el mejor lugar del mundo para trippear

"Descubrimos que se puede crear un espacio sagrado sin tener credo alguno... Todas las religiones de alguna manera empezaron con alguien en el desierto y no puedes más que estar en algún momento de tu vida en el desierto, pensando cósmicamente... y el Hombre es como un escalera entre el cielo y la tierra".

 

Hace unos días se dio a conocer el ataque que sufrió el campamento White Ocean dentro del festival Burning Man, aparentemente como protesta contra los millonarios que están cooptando y corrompiendo el espíritu del festival. Y desde hace algunos años se ha venido señalando por asiduos burners está tendencia. Este video de 1997, una verdadera joya, nos da una muestra de lo que era este festival en todo su extraño esplendor y eso que en ese entonces ya llevaba poco más de una década (los primeros Burning Man fueron en Baker Beach con apenas cientos de personas quemando un hombre de madera).

En 1997 unas 15 mil personas se reunieron en el desierto de Nevada para celebrar "la creatividad, el caos y la comunidad". O, como dice uno de los entrevistados por ABC, para "ser ellos mismos" en "el último lugar cool que existe". Y ese fue el problema de Burning Man: que se volvió demasiado cool y no pudo resistirse a la masificación. 

Una de las organizadoras señala que Burning Man no es realmente una fiesta, es un lugar para expresarse, es un evento cultural y espiritual y advierte que todo estará bien mientras el festival esté compuesto por un 90% de personas que quieren expresarse y un 10% de personas que quieren divertirse con los artistas. Hoy, al parecer, es al revés.

Antes costaba 75 dólares hoy eso ha aumentado casi 1000%, lo cual significa decenas de millones de dólares, si se toma en cuenta que asisten unas 80 mil personas.

Los creadores ya anticipaban que entre más personas iban el festival, tendrían más problemas. Y ya en 1997 se hablaba de que se estaban teniendo que restringir las libertades. Uno de las organizadores nota que no se trata de hacer que lo que sea, sino que la idea esencial es tener una experiencia transformadora y participar en la construcción de una comunidad; realizar la utopía parecía algo posible. 

Al final, el reportero de ABC, aparentemente convertido al espíritu burner, alabando a los asistentes, avisa que en el 1997 Burning Man fue "un evento cultural altamente exitoso, sin accidentes".

 

En el minuto 6:19 se puede apreciar una máquina de sueños vintage que sigue el diseño de William Burroughs y Brion Gysin.

A continuación, ofrecemos escenas altamente psicodélicas sin el sello corporativo de Burning Man en 1991, el segundo año el desierto. Nótese un momento alquímico en el fuego donde los participantes queman "sus intangibles" (cosas como el miedo y la alienación) y bailan alegre y salvajemente, soñando con la magia primitiva, con el retorno del ritual del espacio sagrado de comunión.

Extraña pareja de Pamela Anderson (y rabino) declara que el porno es para perdedores

Buena Vida

Por: Pijamasurf - 09/07/2016

Quizás Pamela Anderson se refiere a que el porno (en el que no sales tú) es para perdedores. Conformando una extraña pareja, la exconejita de Playboy y el rabino Shmuley Boatech, autor de libros como Kosher Sex, han levantado una campaña en contra del porno, lanzando una editorial en el Wall Street Journal donde condenan la pornografía.

Anderson y el rabino dicen que el porno es "un peligro público de seriedad sin precedentes" y lo describen como "un aburrido desperdicio y callejón sin salida para personas demasiado flojas para cosechar los amplios beneficios de una sexualidad sana", algo que seguramente no será muy popular, dados los cientos de millones de personas que ven porno e, incluso, con otros tantos de personas que no logran tener una sexualidad muy sana, no porque sean flojos. sino por diferentes condiciones como su salud, su estatus social, o la influencia misma de la sociedad y de la cultura de celebridades como Anderson, que los hacen creer que son inadecuados. 

El rabino y Anderson llaman a una "revolución sensual" que "aliará la sexualidad con el amor, la fisicalidad con la personalidad, la mecánica del cuerpo con la imaginación, la liberación orgásmica con las relaciones duraderas".

Anderson no ha sido tomada muy en serio quizás porque ha salido en la portada de Playboy más de 14 veces y ha aparecido en diversos videos donde sale desnuda (además de sendos sextapes, aunque esos supuestamente no fueron grabados para el público). Esto desacredita sus argumentos en cierta forma, los cuales además tienen cierto matiz moralino –el rabino dice que la masturbación lleva a la separación de los matrimonios–, etcétera. Sin embargo, es difícil sostener que el porno no sea un problema de salud, según revelan cifras sobre la creciente adicción a él. Y aunque el calificativo de que el porno es para perdedores carece de tacto, es cierto que ver mucho porno puede hacer que las relaciones íntimas sean más difíciles y pasa su sombra irreal sobre los actos sexuales comunes (el sexo real no es como el sexo que vemos en el porno, algo que no es evidente para todos). Así que el mensaje quizás no deba ser desestimado del todo, aunque ciertamente parte de su discurso es un poco confuso y alguien podría decir que contradictorio. 

¿Qué seguirá después, Pamela Anderson en una porno para promover que no veamos porno?

Aquí puedes leer un poema que escribió Pamela Anderson sobre su nueva revolución sensual.