*

X

8 razones por las que los 30 son mejores que los 20 (explicadas con ilustraciones)

Buena Vida

Por: pIJamasurf - 10/02/2016

Los 20 son intensos y divertidos, los 30 son intensos y divertidos, pero tu perspectiva ya es más sólida y completa

En la época de tus 20, nadie lo negará, ocurren algunas de las más memorables experiencias de la vida. Esa mezcla entre ingenuidad, independencia y completa disposición a experimentar, garantiza una serie de aventuras que dejarán huellas indelebles en ti. Sin embargo, en la mayoría de las personas el proceso de consolidación de la identidad, así como varios ecos de la adolescencia, se siguen manifestando, lo cual provoca que todavía se frecuenten sentimientos desgarradores y un poco, o mucho, de confusión existencial. 

En los 30, en cambio, generalmente se mantiene esa energía vital, esa propensión a explorar y descubrir, sólo que ahora el vehículo es uno más sólido y la perspectiva general tiene mucho mayor claridad. Y este fenómeno fue notablemente resumido por el sitio lifehack a través de siete sencillas, pero certeras, ilustraciones. Así que si aún estás en tus 20 disfruta al máximo la etapa (todas las etapas son irrepetibles), pero si estás en los 30, entonces has consciente que es una gran década y aprovecha la madurez reunida en los últimos años para vivir con mayor plenitud. 

1. En los 20 tienes muchos grandes amigos, pero en los 30 ya sabes quiénes de estos son tus verdaderos amigos.


2. En los 30 ya sabes quién eres (o estás cerca de entenderlo) y generalmente te encanta

 

3. En los 30 ya tienes suficiente capacidad de discernimiento para ser más selectivo en cuanto a tus relaciones humanas. 

 

4. En los 20 gozas de mucha salud y, por lo general, la malgastas. En los 30 te cuidas y valoras tu salud. 

 

5. En los 20 el desapego parece imposible. En los 30 te das cuenta de que, después de todo, practicarlo es una delicia. 

 

6. En los 30 ya no exploras estilos, más bien cultivas el propio. 

 

7. A los 30 ya sabes lo que quieres, y te abocas a conseguirlo. 

¿Hemingway o Mr. Hyde? La psicología explica los 4 tipos de bebedores

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/02/2016

El consumo de alcohol puede modificar (o no) nuestra personalidad, sacando lo mejor o lo peor de nosotros

En una buena fiesta, el alcohol sirve como desinhibidor y agente de la celebración: el vino y la cerveza pueden abrir el apetito, y el whisky o el coñac pueden servir para cerrar con broche de oro. Sin embargo muchos se habrán dado cuenta de que el alcohol modifica a las personas, unas veces para bien y otras no tanto… ¿A qué se debe esto?

Investigadores de la Universidad de Missouri en Columbia publicaron un estudio en la revista Addiction Research & Theory, donde evaluaron los cambios de personalidad de 374 estudiantes durante el consumo de alcohol. El estudio los clasifica según cuatro populares personajes de la literatura y la cultura pop, y se pretende que sirva para diseñar mejores intervenciones en casos de alcoholismo, según los tipos de personalidad. Aquí te los presentamos:

Ernest Hemingway

Ernest Hemingway

Premio Nobel de Literatura y corresponsal de guerra, Hemingway se forjó una reputación de bebedor temible, que afirmaba poder “beber montones de whisky sin emborracharme”. Los bebedores “Hemingway” no muestran cambios notorios de personalidad entre la sobriedad y la borrachera, y se parecen al Sócrates descrito por Platón en el Banquete, que se levanta fresco de la mesa al amanecer mientras todos sus compañeros de fiesta roncan sonoramente.

 

Mary Poppins

Inmortalizada por July Andrews en la película de Disney de 1964, Mary Poppins es la representación de la niñera perfecta, de carácter afable y modales adecuados para cualquier ocasión. Los bebedores tipo Mary Poppins son aquellos a quienes el alcohol pone en un mood aún más alegre y festivo.
 
El profesor chiflado

Tal vez recuerdes la película donde Eddie Murphy trata de alterar químicamente su cuerpo y su mente; esto es exactamente lo que ocurre con los bebedores tipo profesor Chiflado, quienes después de unas copas dejan atrás sus inhibiciones y muestran un lado mucho más extrovertido y fuerte, aunque en la sobriedad su carácter tienda a la introversión.

 

Mr. Hyde

Mr. Hyde según el actor Fredric March

El novelista Robert Louis Stevenson publicó en 1886 El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, que es un referente socorrido para representar la doble —y a menudo antagónica— personalidad que habita en ciertas personas. Como podrán imaginarse, los bebedores tipo Mr. Hyde dejan salir su lado más salvaje, incluso irresponsable y hostil, cuando beben. 

¿Con qué tipo de bebedores te identificas más? Cuéntanos en los comentarios.