*

X

Análisis estadístico confirma que este dramaturgo fue coautor de al menos tres obras de William Shakespeare

Libros

Por: pijamasurf - 10/31/2016

La "teoría Marlowe" parece contar ahora con una sólida base metodológica, admitida también por los rigurosos editores de las obras completas de Shakespeare

Un equipo de análisis informático de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Pensilvania trabajó muy de cerca con especialistas en la obra de William Shakespeare para develar un misterio que ha sido más que un rumor durante décadas: que el gran bardo no escribió por sí mismo muchas de sus obras. Antes de entrar de lleno a la información vale la pena hacer un apunte: esto no se trata de decir que Shakespeare no era un gran dramaturgo ni poeta o que el hecho de haber obtenido ayuda le resta méritos a su trabajo. Se trata de una investigación histórica que revela mucho no sólo del proceso de escritura de Shakespeare sino de una comunidad del trabajo literario que rompe con la romántica convención del “genio solitario” para incluir en cambio a los contemporáneos, a los primeros lectores, a los editores y, en el caso de los dramaturgos, también a los actores.

El análisis en cuestión se basó en aplicar un modelo estadístico que mide la frecuencia y ubicación en el texto de conectores lógicos y preposiciones como “el”, “y”, “o”, etc.; la investigación, que será publicada próximamente en el Shakespeare Quarterly, trata de ser así lo más objetiva posible, en lugar de analizar otro tipo de palabras, como el vocabulario o el estilo, que puede ser mimetizado o copiado por un buen “negro” literario.

Alejandro Ribeiro es profesor adjunto en el departamento de electrónica e ingeniería de sistemas. El académico explica que “utilizar las ciencias informáticas para resolver preguntas acerca de autorías en disputa se remonta 2 décadas atrás, y ha crecido junto con el poder de las computadoras. Pero nuestra intención es más que contar”.

El otro autor de la investigación, Santiago Segarra, explica que utilizar los conectores lógicos para determinar la autoría es más objetivo, pues “todos tienen que usar estas palabras, así que al analizar cómo las utilizan diferentes autores nos acercamos más a una medida objetiva del ‘estilo’”.

En lugar de contar la frecuencia de uso de las palabras, el equipo de investigadores construyó un modelo de proximidad, esto es, la distancia a la que aparece una lista de entre 50 y 100 palabras a lo largo de un texto. Después se aplica un algoritmo que arroja una “red de palabras adyacentes”, la cual es calificada y que guarda ostensibles diferencias entre un autor y otro. Esto da como resultado una “huella estilística” que es consistente a través de la obra de un autor dado.

“Por ejemplo”, explica Ribeiro, “si entrenamos al sistema con una obra mía y una obra de Santiago, y luego le damos una obra escrita por uno de los dos, nos podrá decir quién la escribió el 98% de las veces”.

Pero determinar la autoría no es mera cuestión estadística, por lo que el equipo informático trabajó de cerca con Gabriel Egan, profesor de estudios shakespereanos en la Universidad de Montfort. El consenso académico actual, por ejemplo, reconoce a John Fletcher como coautor de al menos una de las obras tardías de Shakespeare, The Two Noble Kinsmen, y tener la opinión experta de un académico sobre qué obras utilizar para hacer las medidas estilísticas fue de gran importancia.

Imagen de la primera parte de Enrique VI Rey de Inglaterra, en el Globe Theater de Londres

El algoritmo fue alimentado con todas las obras de Shakespeare, produciendo así una huella estilística propia del bardo. Posteriormente se derivaron las huellas estilísticas de otros contemporáneos suyos, incluyendo a Fletcher, Christopher Marlowe, Thomas Middleton y Ben Jonson, entre otros. Después combinaron todos los textos de los candidatos en un perfil unificado para producir una huella “promedio” del estilo de los autores dramáticos de lengua inglesa durante ese periodo.

El análisis de las redes de palabras adyacentes en el corpus de Shakespeare sugiere que las tres obras sobre el rey Henry VI diferían estilísticamente de otras obras del autor. Estas anomalías insinúan que Shakespeare no las escribió por sí solo, no porque su calidad “literaria” sea distinta, sino porque la utilización de las palabras no es consistente con la huella estilística del autor. Los investigadores compararon la huella estilística de las tres partes de Henry VI y las contrastaron con la de otros autores contemporáneos, lo que indicó semejanzas con las huellas de Marlowe y George Peele. 

Huellas estilísticas de Shakespeare (izquierda) y Marlowe (derecha). Fuente: Penn

Huellas estilísticas de Shakespeare (izquierda) y Marlowe (derecha) según el modelo de palabras adyacentes. Fuente: Penn

Según Segarra, “si tuviéramos que elegir un candidato, sería Marlowe. Si tuviéramos que elegir dos, entonces serían Marlowe y Peele, pero de este último no se cuenta con suficientes muestras para entrenar al algoritmo. Una vez que combinas esto con la evidencia histórica, Marlowe se vuelve claramente el coautor preferido”.

Egan, el especialista en Shakespeare, afirma que otras investigaciones con otro tipo de metodologías también coinciden en que Marlowe colaboró con Shakespeare:

Hay una escena muy famosa en la segunda parte de Henry VI donde uno de los seguidores de Jack Cade, el revolucionario, dice, ‘lo primero que haremos será matar a todos los abogados’. Creo que Marlowe fue responsable de las escenas de Jack Cade. Por supuesto, no sabemos si se sentaron juntos y trabajaron como autores. Shakespeare pudo haber adaptado esos pasajes después, por ejemplo.

Egan forma parte del comité de coeditores de las obras completas de Shakespeare, editadas por New Oxford, que se consideran las ediciones canónicas para los especialistas en el campo. En las próximas ediciones de Henry VI, Marlowe aparecerá como coautor al lado de Shakespeare. Para Egan:

el lenguaje es el problema final de la ‘big data’, y atribuir la autoría a sus respectivos propietarios es tanto un reto técnico como, para los editores, una obligación moral. Es apropiado que una colaboración entre escritores del siglo XXI de distintos bagajes y habilidades complementarias pudiera develar una colaboración del siglo XVI igualmente diversa en sus orígenes.

5 valiosas lecciones sobre sexualidad que se aprenden al leer a Shakespeare

Libros

Por: pijamasurf - 10/31/2016

Nadie como Shakespeare conoció el alma humana... y también la sexualidad y sus manifestaciones

Mark Twain dijo alguna vez que los clásicos son esos libros que muchos alaban y reconocen como grandes obras, pero pocas han leído en realidad. La frase es irónica, corrosiva incluso, pero también es posible entenderla de una forma un tanto más constructiva.

Si muchos hablan de los clásicos incluso sin haberlos leído, eso también significa, desde cierta perspectiva, que hay algunas obras que a pesar del paso del tiempo, aún tienen presencia, nos dicen algo: de nosotros mismos, de nuestra época, del momento histórico o subjetivo en que nos encontramos. A pesar del paso del tiempo.

Así, por ejemplo, Shakespeare, de quien recientemente se cumplieron 400 años de su muerte y cuyas obras continúan leyéndose e interpretándose, en buena medida porque pocos autores examinaron tan bien el alma humana y sus pasiones como él. Shakespeare no sólo conoció y describió lo humano a la perfección, sino que él mismo inventó esto que llamamos ser humano, según ha sostenido Harold Bloom.

A través de Medium, la casa editorial Penguin Random House publicó un texto en que Jillian Keenan expone cinco lecciones sobre sexualidad que se aprenden al leer a Shakespeare. Cinco de muchas posibles, sin duda, las cuales compartimos a ahora con nuestra propia explicación.

 

1. La sexualidad femenina importa

En The Taming of the Shrew (que en español se conoce cono La fierecilla domada, aunque otros aseguran que una traducción más acertada del título sería La doma de la bravía, o La doma de la furia) Petruchio y Katerine intercambian un diálogo en el que él dice que pondrá su “lengua” en la “cola” (“tail”) de ella, que en la época era uno de los nombres que recibía la vagina. Veamos.

PETRUCHIO.- ¡Hola, hola, avispilla querida! Eres muy rabiosa.

CATALINA.- Si soy avispa, ¡cuidado con el aguijón!

PETRUCHIO.- El remedio es fácil; se le arranca y en paz.

CATALINA.- Los idiotas no saben dónde está.

PETRUCHIO.-¿Quién ignora dónde tienen las avispas el aguijón? ¡En la cola!

CATALINA.- En la lengua.

PETRUCHIO.- ¿En la lengua de quién?

CATALINA.- En la vuestra, que habla sin ton ni son. Adiós.

PETRUCHIO.- ¿Qué? ¿Mi lengua en tu cola?

Cabe mencionar que además del contexto en que este diálogo ocurre (una metáfora sobre Katerine como avispa y la evidente atracción entre ambos), La fierecilla domada es una obra que, a pesar de las apariencias, tiene en primer lugar a la protagonista. Tanto por sí misma como en su relación con Petruchio, incluso en lo relativo a los asuntos del placer sexual.

 

2. El sexo anal se ha practicado desde siempre

Quizá ahora nos pueda parecer subversivo, arriesgado o poco común, pero lo cierto es que el sexo anal es una práctica que, secreta o abiertamente, ha formado parte de la sexualidad humana casi desde siempre. En Romeo y Julieta (una obra que, por lo demás, identificamos más bien con el amor romántico), Mercucio desea esto a su gran amigo Romeo:

O, Romeo, that she were, O that she were
An open-arse, and thou a pop’rin pear!

Aunque los académicos aseguran que, en tiempos del Bardo, se llamaba “open-arse” a una fruta común en Flandes cuya forma semejaba al de una vagina, lo cierto es que, a la letra, Mercucio quisiera que las mujeres estuvieran de culo abierto para que Romeo pudiera caer ahí.

 

3. El consentimiento tampoco es una “moda” de nuestra época

Si bien series como Game of Thrones (en donde, por cierto, también hay influencia de Shakespeare) nos hacen pensar en un ambiente medieval en que los hombres tomaban a las mujeres en todos los aspectos posibles sin preguntarles su opinión, esa es una versión un tanto distorsionada de la realidad. De hecho, algunos antropólogos sostienen que la monogamia surgió como una forma de dar estabilidad incluso a las pequeñas sociedades prehistóricas. En el caso de Shakespeare, el consentimiento es el tema de toda una obra: Sueño de una noche de verano. En este contexto, Jillian Keenan hace una propuesta arriesgada: ¿qué si el siguiente diálogo, de Helena para Demetrius, fuera la declaración de consentimiento más transparente de toda la obra?

Y yo te quiero más por decir eso.
Soy tu perrita: Demetrio, cuanto más
me pegues tú, yo seré más zalamera.
Trátame como a tal: dame golpes, puntapiés;
desatiéndeme, abandóname, mas consiente
que, indigna como soy, pueda seguirte.
¿Qué peor lugar tendría yo en tu afecto
(aun siendo para mí un puesto de honor)
que ser tratada como tú tratas a tu perro?

 

4. ¿Amor es amor?

En estos meses se ha popularizado la consigna “Love is Love”, la cual alude al amor entre personas del mismo sexo, una circunstancia que no debería verse como impedimento u objeción para querer a alguien más. Sin embargo, la homosexualidad es un tema presente en la literatura, la filosofía y otras disciplinas creativas casi desde siempre. Con tino y conocimiento, Marcel Proust escribió que el placer se busca donde se pueda encontrar, sin importar que sea en un hombre o en una mujer.

La obra de Shakespeare –mejor dicho: su época– no es la excepción. En un interesante artículo, el escritor Gerardo Piña describe la sorpresa que se siente al leer los Sonetos del Bardo y descubrir poco a poco, conforme pasamos de uno a otro, que aquello que por prejuicio creíamos dedicado a una mujer, está en realidad consagrado a un hombre, uno que además despreció a otro hombre para casarse con una mujer y formar una familia.

¿Shakespeare era homosexual? No precisamente. O quizá para la Inglaterra isabelina cabría tener una noción de sexualidad un tanto más amplia, en la que cupiera la posibilidad de que un hombre experimente el afecto y la atracción por otro hombre (o una mujer, ídem) sin que ello implique juicios condenatorios...

 

5. La sexualidad humana es diversa

Comprender al ser humano es en buena medida entender la diversidad que le es inherente. En Hamlet, Shakespeare escribió que sabemos lo que somos, pero no lo que podemos ser. Y esto es válido también para el ejercicio de nuestra sexualidad, de nuestro erotismo y de nuestro amor. Solo viviendo descubrimos que podemos amar en una forma que quizá nunca habíamos imaginado.

 

También en Pijama Surf:

8 aspectos de la realidad que Shakespeare transformó para siempre

7 insultos salidos de la pluma de Shakespeare para darle clase a tu ofensiva verbal