*

X
Nightvision vía cannabis... suena broma, pero el cannabis aumenta la sensibilidad a la luz

Parecería sacado de un cómic de superhéroes stoners: hombre fuma marihuana y obtiene nightvision. Una nueva alucinación mágica. Pero no, en realidad una investigación halló que el cannabis mejora la visión nocturna.

Todo empezó hace 25 años cuando el farmacólogo M.E. West notó que los pescadores de Kingston, Jamaica tenían una inusitada capacidad de ver en la oscuridad (estos pescadores, como no es de extrañarnos, bebían ron hecho con las hojas del cannabis y fumaban regularmente marihuana), navegando sin luces por lugares oscuros y llenos de obstáculos. El Dr. West llegó a la conclusión de que el cannabis debía mejorar su visión. 

Un equipo de investigación ya en el 2002 viajó a la montañas Rif de Marruecos, donde se reportaba que el consumo de hashish hacía que pescadores y montañistas obtuvieran beneficios similares. El equipo hizo pruebas con un kit para medir la visión nocturna y encontró que aquellos que tomaban cannabis tenían mejores resultados.

Según informa The Guardian, un nuevo estudio ha comprobado estas primeras hipótesis, encontrando el mecanismo celular a través del cual el cannabis mejora la visión nocturna. Este mecanismo podría usarse para tratar algunos problemas oculares como la retinitis pigmentosa. Se encontró un nivel mayor de los receptores de la proteína CB1 en los ojos, lo cual sugiere que el efecto del cannabis en la visión se debe a su acción en las células de la retina. 

Una investigadora, Lois Miraucort, utilizó renacuajos Xenopus laevis para probar esto. Aplicando cannabis sintético a preparaciones del tejido de los ojos de estos renacuajos se midió su respuesta a la luz. Los investigadores notaron que el cannabis hacía sus células más sensibles a la luz, incrementando el ritmo al cual se activaban tanto al estímulo de una luz brilllante o una opaca. El hallazgo final fue que esto ocurre debido a la inhibición de la proteína NKCC1.

Así que debemos de sumar esta propiedad medicinal –una de las más psicodélicas– a la impresionante lista de la cannabis, una planta cuyo destino quizás debería ser más la medicina que la recreación. 

Quizás se debería de probar esto con otras sustancias psicodélicas. Terence Mckenna ha teorizado que los hongos mágicos representaron una ventaja evolutiva al mejorar la visión. Y existen reportes de que el peyote mejora la visión nocturna, la capacidad de moverse por el desierto en la noche. 

 

Video: Así era Burning Man en los 90 (prepárate para sentir nostalgia de lo que nunca viviste)

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 10/27/2016

Burning Man en los noventa realmente parecía el mejor lugar del mundo para trippear

"Descubrimos que se puede crear un espacio sagrado sin tener credo alguno... Todas las religiones de alguna manera empezaron con alguien en el desierto y no puedes más que estar en algún momento de tu vida en el desierto, pensando cósmicamente... y el Hombre es como un escalera entre el cielo y la tierra".

 

Hace unos días se dio a conocer el ataque que sufrió el campamento White Ocean dentro del festival Burning Man, aparentemente como protesta contra los millonarios que están cooptando y corrompiendo el espíritu del festival. Y desde hace algunos años se ha venido señalando por asiduos burners está tendencia. Este video de 1997, una verdadera joya, nos da una muestra de lo que era este festival en todo su extraño esplendor y eso que en ese entonces ya llevaba poco más de una década (los primeros Burning Man fueron en Baker Beach con apenas cientos de personas quemando un hombre de madera).

En 1997 unas 15 mil personas se reunieron en el desierto de Nevada para celebrar "la creatividad, el caos y la comunidad". O, como dice uno de los entrevistados por ABC, para "ser ellos mismos" en "el último lugar cool que existe". Y ese fue el problema de Burning Man: que se volvió demasiado cool y no pudo resistirse a la masificación. 

Una de las organizadoras señala que Burning Man no es realmente una fiesta, es un lugar para expresarse, es un evento cultural y espiritual y advierte que todo estará bien mientras el festival esté compuesto por un 90% de personas que quieren expresarse y un 10% de personas que quieren divertirse con los artistas. Hoy, al parecer, es al revés.

Antes costaba 75 dólares hoy eso ha aumentado casi 1000%, lo cual significa decenas de millones de dólares, si se toma en cuenta que asisten unas 80 mil personas.

Los creadores ya anticipaban que entre más personas iban el festival, tendrían más problemas. Y ya en 1997 se hablaba de que se estaban teniendo que restringir las libertades. Uno de las organizadores nota que no se trata de hacer que lo que sea, sino que la idea esencial es tener una experiencia transformadora y participar en la construcción de una comunidad; realizar la utopía parecía algo posible. 

Al final, el reportero de ABC, aparentemente convertido al espíritu burner, alabando a los asistentes, avisa que en el 1997 Burning Man fue "un evento cultural altamente exitoso, sin accidentes".

 

En el minuto 6:19 se puede apreciar una máquina de sueños vintage que sigue el diseño de William Burroughs y Brion Gysin.

A continuación, ofrecemos escenas altamente psicodélicas sin el sello corporativo de Burning Man en 1991, el segundo año el desierto. Nótese un momento alquímico en el fuego donde los participantes queman "sus intangibles" (cosas como el miedo y la alienación) y bailan alegre y salvajemente, soñando con la magia primitiva, con el retorno del ritual del espacio sagrado de comunión.