*

X
Reed Hastings de Netflix cree que en el futuro podremos consumir entretenimiento personalizado tomando una pastilla

El CEO de la compañía que revolucionó el consumo de entretenimiento cree que en las siguientes décadas el entretenimiento podría tomar un cauce farmacológico. 

Reed Hastings, CEO de Netflix, recientemente exploró el futuro del entretenimiento en la conferencia "WSJDLive". Hastings dijo que su visión se inclina a un entretenimiento farmacológico, incluso más que a uno basado en la realidad virtual.

"En veinte o cincuenta años será perfectamente viable tomar una pastilla azul personalizada que te haga tener un viaje de una manera entretenida y luego una pastilla blanca que te regrese a la normalidad. Y si en 30 0 40 años la fuente del entretenimiento humano es farmacológica estaremos en aprietos". Hastings se refiere a su compañías, pero podríamos pensar que toda la humanidad (un poco al estilo Un mundo feliz, de Huxley). Pastillas de entretenimiento, pastillas de video, en las que podrás vivir directamente el entretenimiento que hoy vemos en una pantalla. Por supuesto la idea de Hastings evoca numerosas películas de ciencia ficción, desde Total RecallThe Matrix, o novelas como Vurt, de Jeff Noon. 

Hastings no explica cómo imagina que este entretenimiento farmacológico podría actuar en el cerebro. Quizás con fármacos que sean capaces de unirse a receptores individuales o quizás en un híbrido entre realidad virtual, estimulación craneal y métodos farmacológicos. 

Antes de que nos precipitemos, recordemos que la pastilla azul en The Matrix es la pastilla que nos regresa al sueño y nos mantiene en la cómoda ignorancia de la Matrix. Un entretenimiento como el que imagina Hastings seguramente nos mantendrá plácidamente sedados, como zombis, aunque en paraísos artificiales.

Propaganda vintage: ve aquí la psicodélica película antidrogas que el gobierno de EU alguna vez promovió

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/26/2016

Ésta podría ser la propaganda antidrogas que más te inspire a drogarte...

La llamada "guerra contra las drogas" es una campaña emprendida hace poco más de un siglo, con fines presumiblemente políticos y económicos –y no con el supuesto afán de perseguir el beneficio de la sociedad–. De hecho, el fenómeno es tan insensato que, por fortuna, a lo largo de su historia ha caído en múltiples absurdos. Durante las décadas de los 70 y 80, esta cruzada vivió parte de su era dorada, y la cantidad de propaganda que se creó para satanizar las drogas y así justificar políticas diversas fue monumental. 

Justo en aquellos tiempos se hizo una película que, inspirada en Alicia en el País de las maravillas, buscaba asustar a los niños en relación al consumo de drogas y así evitar que las nuevas generaciones, a diferencia de sus antecesores hippies, se engancharan con las sustancias. Lo curioso es que esta memorable pieza, creada por el National Institute of Mental Health y recién rescatada por Open Culture, termina siendo una pieza profundamente psicodélica, un filme que cualquiera que haya consumido psicodélicos disfrutaría enormemente (y más si añadimos lo ridículamente hilarante que es la retórica propagandística). 

Así que te invitamos a ver el material completo, bajo la advertencia de que, contrario a lo que sus autores oficialmente intentaban y aunque no disfrutes de consumir psicotrópicas, tal vez termines con ganas de descubrir, gracias a esta película, qué tan profundo es el agujero del conejo blanco.