*

X

Este espeluznante video de una araña cazando un ratón está cautivando a Internet

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 10/24/2016

Video de una araña intentando comerse a un ratón se viraliza

Este video ha generado varias millones de visitas en poco tiempo, como una especie de escena de horror de la vida real –aunque, claro, es completamente natural–. Y, aunque es raro que una araña busque alimentarse de mamíferos o de animales de gran tamaño, existen ciertamente antecedentes. Se han visto arañas atrapando pájaros e incluso serpientes, además de ratones y gueckos. 

El video captado en Australia, un país con una población especialmente profusa de arañas, muestra una araña huntsman (también conocida como araña cangrejo gigante, de la familia de los esparásidos).

Aunque el video parece ser el preludio de un tremendo almuerzo, la experta Helen Smith dijo a The Guardian que es poco probable que la araña haya podido matar al ratón. Sugiere que el ratón estaría muerto cuando la araña lo encontró. 

 

Un arrobador vistazo a la intimidad de uno de los escenarios más hermosos a los que tenemos acceso, el bosque.

There is pleasure in the pathless woods.

– Lord Byron

Tal vez, cuando nadie lo observa, el bosque revela cosas tan hermosas que nuestra imaginación aún no alcanza a asir. Pocos espacios remiten con mayor fidelidad al término "santuario" que estos lugares, vigilados por árboles y adornados con ecosistemas seriados, que encabezan musgos, helechos, líquenes y fantasmas. 

Este video documentado por el micólogo Paul Stamets, por cierto un tipo bastante inspirador, nos ofrece un vistazo a la intimidad del bosque. Esquivando el ritmo ordinario del tiempo, gracias a la instalación de cámaras que filmaron de manera ininterrumpida cientos de horas, este timelapse nos revela un fenómeno inédito para la mayoría: el nacimiento y crecimiento de distintas especies de hongos y otras plantas.

El material es parte de un largo y paciente estudio de Stamets, abocado a descubrir y entender el papel de los hongos dentro del bosque, su relación con los árboles, la tierra y el resto de los habitantes. Pero más allá del valor científico de este ejercicio, que sin duda será bastante rico, lo que esta vez nos lleva a compartirlo es la prístina belleza de lo que ocurre ahí adentro, en el bosque: la temporalidad biológica, húmeda, que jadea en silencio y presume un ritmo perfecto. 

El bosque guarda secretos, y quizá los suyos sean los más preciosos de todos.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis