*

X

Este fractal animado es la perfecta unión de las matemáticas y la psicodelia

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 10/05/2016

Fascinación por los fractales o el código de encriptación de la divinidad

Los fractales fueron creados (o, mejor dicho, descubiertos) por el matemático francés Benoit Mandelbrot y, después de los gatos, quizás sean los verdaderos amos de la Web. Nuestro interés por contemplar formas autosimilares o autorrecurrentes es casi tan fascinante como el hecho de que esas ecuaciones matemáticas visualizadas ocurran de manera natural en el mundo físico.

Los fractales se generan cuando visualizamos una ecuación como Z = Z2 + C

El programador David Frances lo explica así:

Cuando haces un zoom a una pieza de un conjunto de Mandelbrot te das cuenta que esa pieza contiene y consiste de otro conjunto de Mandelbrot. Vuelves a hacer un zoom y te das cuenta que esa pieza también contiene y consiste de otro conjunto de Mandelbrot. Si vuelves a hacer zoom, lo mismo sucede. De hecho, puedes hacer zoom para siempre y siempre verás más conjuntos de Mandelbrot. 

El conjunto de Mandelbrot no se itera sobre números simples, en cambio, se itera sobre números complejos. Los números complejos tienen dos partes, reales e imaginarios... Los números reales los conocemos bien... la parte imaginaria de un número complejo es un número real multiplicado por un pequeño número llamado "i".

Por supuesto que esto es una posible explicación para por qué los fractales nos parecen tan atractivos, apelan a una idea mística primordial, la idea de que cada parte contiene la forma de la totalidad. O, como dijera Arthur C. Clarke, "los fractales son la huella digital de dios". Podemos agregar que los fractales son la función informática para guardar el infinito. 

La siguiente animación, creada por IranianGenius es un buen ejemplo de la atracción de los fractales que llega a los psicodélico por el ojo pero también por la conciencia y la razón. 

 

Para realizar fractales más complejos se han alterado las fórmulas de Mandelbrot, a veces aumentando Z a la tercera o quinta potencia, lo cual genera más espirales en el juego del zoom infinito.

Con información de Scientific American

Científicos desarrollan método para que los viajes de DMT duren mucho más

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 10/05/2016

Médicos crean método para aumentar la duración de los viajes de DMT y poder establecer una comunicación más robusta con entidades de dimensiones alternas

El DMT, una de las moléculas psicodélicas más potentes del mundo, poco después de de ser descubierto por la ciencia fue descrito como "el viaje para el hombre de negocios", ya que duraba unos 15 minutos. Como un ejecutivo, se podía viajar al hiperespacio interior, visitar entidades astrales y regresar como si nada para la junta que sigue, o algo así (claro que había riesgo de que, si bien el cuerpo estaría libre de efectos, la mente seguiría absolutamente embelesada). 

Ahora bien, la corta duración del DMT, que tiene sus ventajas, hace también que sea más difícil de estudiar y de asimilar para los usuarios. Es por ello que el doctor Rick Strassman, una de las únicas personas que ha realizado estudios científicos con DMT, y el doctor Andrew Gallimore, han desarrollado un nuevo modelo para aplicar infusiones intravenosas de DMT de manera prolongada e inmersiva, trabajo que publican en la revista Frontiers of Psychology. Los dos médicos idearon un método basado en la anestesiología.

El modelo trabaja programando una máquina de infusión para que controle la cantidad de la droga de tal forma que el nivel permanece constante dentro de la ventana en la que se tiene una experiencia inmersiva. Los doctores, sin embargo, conscientes de lo aterradores que pueden ser estos viajes, plantean crear un sistema de señales preacordadas para que el voluntario pueda indicar que quiere salir del estado y que, por así decirlo, se cierre el grifo. Los viajes podrían durar 1 hora o más, e idealmente se llegaría a una duración estándar que permita el estudio y la asimilación de la experiencia que a veces es descrita como "la eternidad fugaz". 

Este método tiene fines científicos pero también psiconáuticos. "Una inmersión prolongada en el estado del DMT permitiría una investigación más amplia de la naturaleza de las 'entidades' y así poder establecer comunicación con ellas", dice Strassman, haciendo referencia a las reiteradas experiencias de interactuar con una especie de entidades autónomas, guardianes que McKenna describió como "elfos mecánicos metamórficos". Muchos voluntarios, al parecer, se quedan con las ganas de conocer a estas extrañas entidades.

Gallimore advierte que por el momento no tienen pensado implementar el método, ya que primero deben entender como formularlo de tal forma que sea aceptado por la comunidad científica. "Quedan algunas preguntas, como: ¿para que será utilizada esta tecnología? Si vas a recibir fondos y aprobación para una implementación no puedes llegar y decir, 'Bueno, queremos establecer contacto con entidades en una dimensión alterna', esto provocaría burla". No obstante, es absurdo limitar el conocimiento sólo por lo que es paradigmáticamente aceptable.