*

X

Estos 9 escritores son mucho mejores que quienquiera que gane el Premio Nobel de Literatura

Libros

Por: pijamasurf - 10/11/2016

Una breve selección de escritores que se quedaron en el camino de ser galardonados con el Premio Nobel de Literatura, aunque tenían méritos suficientes

Estamos a un par de días de que la academia sueca anuncie al ganador del Premio Nobel de Literatura, sin duda uno de los premios más importantes en la materia, en buena medida por la exposición mundial que implica.

Sin embargo, también en años recientes, ha sorprendido la cortedad de miras de los académicos que designan al merecedor de este reconocimiento, pues únicamente tienen acceso a ciertos escritores de mercados muy definidos y de tradiciones literarias también muy específicas, lo cual lo vuelve un premio relevante, pero también lleno de contradicciones.

A continuación compartimos una lista un tanto heterogénea, vagamente provocativa, que demuestra por qué, hasta cierto punto, incluso un premio como el Nobel es lo que menos importa al momento de escribir.

 

Genios que se quedaron sin el premio:

León Tolstói

En 1901, Tolstói pudo ser el primer galardonado con el Nobel de Literatura en la historia de los premios, pero los académicos lo ignoraron, pese a que para entonces tenía escrita toda la obra por la cual hoy se le reconoce con unanimidad como uno de los grandes escritores de todos los tiempos.

Qué leer: La muerte de Iván Ilich, Anna Karénina,

 

Marcel Proust

Otro gran ignorado por la academia sueca y, también, otro gran celebrado por la crítica. Proust es autor de una obra monumental, En busca del tiempo perdido, sobre la memoria, el amor, la Francia de principios del siglo XX, el arte, la homosexualidad, las relaciones familiares y mucho más.

Qué leer: Contra Sainte-Beuve, Los placeres y los días

 

James Joyce

Sí: el único escritor que, después de Shakespeare, volvió a revolucionar el idioma inglés y mostró una forma totalmente nueva de narrar, tampoco recibió el Nobel.

Qué leer: Retrato del artista adolescente, Ulysses

 

Jorge Luis Borges

Borges, que tanta admiración suscita entre tantos lectores, de todo tipo, en el ámbito hispánico, ha sido por mucho tiempo uno de los grandes ignorados en otras sociedades lectoras. Sus méritos literarios son indiscutibles, desde la imaginación desbordada hasta el singular uso que hizo del español.

Qué leer: Ficciones, El aleph, Historia de la eternidad

 

Algunos escritores más recientes:

Cormac McCarthy

Un heredero de la narrativa de William Faulkner: serio, denso, cruel incluso.

Qué leer: No es país para viejos, Meridiano de sangre

 

Michel Tournier

Fallecido a inicios de este año, Michel Tournier fue uno de los grandes escritores franceses contemporáneos. Su obra es un tanto densa, en parte por su formación como filósofo, pero también muy imaginativa.

Qué leer: El rey de los alisos

 

António Lobo Antunes

Otro escritor denso, complejo, uno de los pocos que aún se afanan por examinar el alma humana, las contradicciones de nuestra existencia y cómo respondemos a lo desafíos que nos presenta la vida.

Qué leer: Tratado de las pasiones del alma, El orden natural de las cosas

 

BONUS: Los favoritos de las casas de apuestas

Haruki Murakami

Como sabemos bien, Haruki Murakami es uno de los escritores más leídos de los últimos 20 años, y aunque haya quien juzgue su faceta pop o best-seller, lo cierto es que en su bibliografía cuenta con dos o tres títulos admirables que sin convertirlo en un contendiente serio por el Nobel, al menos le harían dar cierta batalla.

Qué leer: La caza del carnero salvaje, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

 

Adonis

Este poeta sirio –cuyo nombre de nacimiento es Ali Ahmad Said Esber– figura desde hace unos años en los pronósticos de los apostadores, sin que hasta el momento estos hayan acertado.

Qué leer: Sombra para el deseo del sol, Este es mi nombre (versión definitiva)

 

Y uno que no es mencionado por las casas de apuestas, pero que debería de ganarlo: Roberto Calasso (Lee: Cinco libros para conocer a Roberto Calasso)

Antes de decodificar el mensaje de un texto, nuestro inconsciente ya tiene una opinión formada acerca de lo que está leyendo

Los caracteres tipográficos están presentes por todas partes, desde libros hasta anuncios publicitarios: es gracias a ellos que podemos comunicarnos mediante mensajes de texto e informarnos en el ecosistema web. Pero como bien sabe cualquier diseñador editorial o gráfico, no todas las fuentes tipográficas sirven para lo mismo ni son apropiadas en cualquier ocasión.

Un caso frecuente es la aversión de los lectores asiduos a la tipografía Comic Sans, que suele ser despreciada o vista como muestra de un caracter infantil. ¿Por qué creemos que la Comic Sans es infantil y la Garamond elegante? ¿Tienen alguna base real estos supuestos?

No siempre somos conscientes de la carga psicológica asociada a las tipografías, a pesar de que estamos en contacto con ellas todo el tiempo. Por principio hay que diferenciar las tipografías serif de las sans serif, siendo las primeras más aptas para caracteres impresos y las segundas para entornos web. Esto es así porque las tipografías con serif ("patitas"), como la Times New Roman, tienen agregados que permiten a nuestro cerebro agrupar las letras de una palabra para leerla "de golpe", en lugar de letra por letra, que es lo que ocurre con las tipografías sin serif, como la Arial o la Helvetica.

Es por ello que el sitio Weemss creó este informativo infográfico para explicar algunas peculiaridades de las asociaciones más comunes a ciertas tipografías. Aquí algunos ejemplos de las asociaciones inconscientes que hacemos al observarlas.