*

X
Masas de destrucción dejadas por el paso del huracán Matthew, una de las tormentas más poderosas del tiempo reciente que ha dejado sobre todo a Haití en una condición trágica

El huracán Matthew es la tormenta más poderosa que se ha generado en el Atlántico en una década, dejando una gran estela de destrucción a su paso por el Caribe, principalmente en Cuba y en Haití, y en el sur de Estados Unidos, principalmente en Florida. Cientos de personas han muerto y Haití, un país asolado por grandes catástrofes en los últimos años, ha sufrido una enorme devastación.

En este enlace aparecen una serie de opciones para hacer donaciones a los afectados en Haití, a través de sitios que no son la Cruz Roja, una organización que ha sido acusada de malversar los fondos que fueron donados para ayudar a este país caribeño en una ocasión previa.

Algunas personas se preguntan si este tipo de fenómenos no son parte de la nueva dinámica catastrófica en la cual estamos enfrascados debido al cambio climático, algo que no se presentaba de manera tan dramática antes de la "era industrial". Daniel Pichbeck escribe:

Mi nuevo libro se pregunta "¿Qué tan pronto es ahora?" (How Soon is Now), porque lo admitamos o no, podemos sentir la verdad de las cosas: nuestra biósfera ha sido llevada a su límite y, reluctantemente, ha empezado a luchar de regreso. Lo peor es que, como una madre protegiendo a sus crías, hará lo todo lo que está en su poder para evitar esta amenaza. Esta es la amenaza que nosotros –la familia humana– ahora representa para la intrincada red de vida interdependiente que nos rodea, ya que estamos eliminando más de 10% de la biodiversidad de la Tierra cada 10 o 15 años. 

 

[Imágenes: Boston Globe]

 

Esta tortuga ha copulado tanto en su vida que salvó a su especie de la extinción

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/09/2016

Con 100 años de vida, esta tortuga conocida como "Diego" se ha convertido en un héroe silencioso y modesto para su especie

Hasta hace unos años, la tortuga de los Galápagos estaba enlistada como una especie en peligro de extinción. Ente los factores que estaban acelerando su desaparición se observó, hace casi 50 años, que en las Islas Galápagos, su hábitat natural, vivían 12 hembras de la especie y tan sólo dos machos.

Para subsanar esto, científicos llevaron a un tercer ejemplar macho que antes de ser trasladado a las islas residía en el zoológico de San Diego.

El cambio de vida fue sin duda sustancial, pues además de ganar libertad, “Diego” (como se conoce a esta tortuga), comenzó a aparearse de tal manera, que en las últimas décadas contribuyó a procrear los suficientes individuos como para salvar a su especie de la extinción.

Especialistas adscritos al Parque Nacional de las Galápagos realizaron un estudio en el que se reveló que cerca de 40% de la población de tortugas de esta especie en la Isla Española (una de las que conforman el archipiélago) está relacionada genéticamente con “Diego”, quien, por cierto, tiene más de 100 años de edad.

Washington Tapia, uno de los científicos participantes en esa investigación, aseguró que las tortugas de las Galápagos aún no tienen, como especie, un estatus saludable, pues en otro momento de su historia la población era de más de 5 mil individuos, pero sin duda la extraordinaria labor de “Diego” augura un futuro positivo para sus congéneres.