*

X
Cada tanto renace el bulo de que la constelación Ofiuco debería de considerarse un signo y por lo tanto modificar las fechas a las cuales están asignados los signos del zodiaco

Hace un par de semanas resucitó el bulo del treceavo signo zodiacal de Ofiuco. Quiero zanjar esto de una vez por todas. La primera vez que emergió este enredo fue en un libro de 1970. Luego reapareció en otro de 1995. Ambas obras fueron escritas por personas sin conocimiento alguno de astrología. En aquel momento el asunto pasó desapercibido. Pero el alud comenzó realmente en enero de 2011, tras una publicación pagada en un conocido sitio web de salud y belleza. Bastaron dos días para que se hicieran eco varias revistas de frivolidades como Cosmopolitan, más algunos periódicos de circulación masiva. Las intenciones de quienes pagaron por la publicación original son bastante oscuras. Desconocemos su identidad, pero les aseguro que la NASA no tuvo nada que ver con ello, aunque lo repitan hasta el cansancio las redes sociales, que de confiabilidad no tienen ni un ápice.

Aclaremos cómo funciona el cielo. Existen tres zodiacos; el zodiaco tropical, el zodiaco sideral y el zodiaco constelacional. El primero es totalmente fijo, no cambia jamás, pues consiste en una división regular de la eclíptica en doce signos de 30 grados de arco cada uno. De este zodiaco provienen los doce signos clásicos que todo el mundo conoce. Es el que empleamos mayoritariamente los astrólogos de occidente. El segundo, un zodiaco sideral, se mueve lentamente de acuerdo al movimiento de precesión de los equinoccios, volviendo a su mismo lugar cada 25.920 años aproximadamente. También consta de doce signos o segmentos de 30 grados cada uno. Es el que usan principalmente los astrólogos de la India. Finalmente tenemos el zodiaco constelacional, que en vez de signos posee constelaciones. De hecho comprende catorce de ellas, contando a Cetus, la ballena, asterismo por el que atraviesa el Sol durante unos pocos días de diciembre. Sorprende entonces que no hayan querido meter este otro "signo" también. Debemos comprender que las constelaciones son de longitud irregular. Las hay pequeñas como Cáncer, o grandes como Virgo. Sus tamaños variables no coinciden con los signos de los dos zodiacos astrológicos ya mencionados, que representan una abstracción geométrica y simbólica. En consecuencia, signos y constelaciones son cosas bien distintas, aunque posean los mismos nombres.

Con esto en mente, se debe señalar con vehemencia que Ofiuco es una constelación, no un signo. Su figura representa a Esculapio, hijo de Apolo y dios de la medicina, quien efectivamente se ha estado metiendo entre las constelaciones de Escorpio y Sagitario por causa del fenómeno de precesión. Sin embargo, esto no tiene nada que ver con los signos de los zodiacos tropical y sideral, que no dependen en absoluto de las constelaciones que llevan nombres idénticos. Por supuesto, las estrellas de Ofiuco, como las de cualquier otra constelación, se utilizan individualmente en astrología tradicional, pero su uso por separado no altera en absoluto el zodiaco. Por lo tanto, los signos siguen y seguirán siendo los de siempre.

Junto a lo anterior, debemos tener muy presente que todo sistema establece una estrecha interrelación entre sus partes y la totalidad. No es posible tocar una pieza sin afectar al todo. La octava musical posee doce tonos: siete notas mas cinco semitonos, observables en la distribución de las teclas de un piano. Al igual que la música, la astrología posee un sistema de siete planetas y doce signos, cuya coherencia depende de la armonía entre la parte y el todo. Es igual en cualquier disciplina, cuyo dominio permite comprender a cabalidad esta interrelación orgánica, que no puede ser adulterada sin corromper el sistema completo. La estructura arquetípica depende directamente de la relación entre sus elementos. Alterarlos es arruinar la armonía de las esferas. Que no te engañen los que nada saben de astrología.

 

Twitter del autor: @cubicado

Lee también: El hombre que inventó la astrología

Monje budista bebé luchando por no dormirse roba el corazón de Internet (VIDEO)

AlterCultura

Por: PIjamasurf - 10/01/2016

Durante 3 minutos un bebé budista trata de mantenerse despierto durante una sesión con su maestro ante la embestida del sueño

La conciencia, la disciplina y la respiración son fuerzas contundentes. Pero cuando se trata del sueño, y sobretodo cuando eres un bebé, quizá no haya motor que pueda vencerla. En una de las escenas meditativas más tiernas que hayas visto, tal vez la más, encontramos precisamente la lucha entre la compostura disciplinada y el arrebatador sueño, la cual es protagonizada por un bebé budista llamado Nongkorn. 

A lo largo de tres minutos observamos cómo el pequeño Nongkorn lucha por mantenerse despierto, o por lo menos sentado, mientras su maestro da una charla. Este material, que comenzó a circular hace unos meses, enterneció a tal grado a miles de usuarios de la Red, que ahora el bebé budista incluso tiene una página en Facebook con más de medio millón de seguidores. 

La escena nos recuerda, por cierto, que la ternura (además de la disciplina y, obvio, el sueño) también es una fuerza contundente, capaz de mover grandes cantidades de energía.