*

X

4 recomendaciones para ver la superluna de este 14 de noviembre

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/13/2016

Los cielos de la noche entre el 13 y el 14 de noviembre presumirán la luna más grande en 68 años

Desde hace semanas se ha estado anunciando la llegada de la superluna de noviembre del 2016, la más grande en 68 años. El satélite natural de la Tierra no volverá a estar tan cerca de nuestro campo de visión hasta el 20134 (y no lo ha estado desde 1966). Por eso es que el bullicio lunar de los últimos días está más que justificado, algo que, por cierto, celebramos: a fin de cuentas es bueno que aun en la sociedad de la simulación y la ansiedad, de vez en cuando el reflector central del espectáculo recaiga en la naturaleza y no en el show de medio tiempo del Super Bowl o incluso en el desarrollo de elecciones hipermediáticas.

En todo caso procedamos al aspecto experiencial de este afortunado fenómeno, del cual seremos testigos privilegiados. Y para disfrutar al máximo la experiencia te recomendamos, además de intentar frenar por unos minutos el acelere en el cual la mayoría de nosotros estamos inmersos (cortesía de las redes sociales, la sobreconectividad y otros deleites contemporáneos), seguir estos simples consejos:

1. Procura un espacio lo mas abierto posible, algo difícil en las grandes ciudades, pero entre mayor campo de visión del cielo tengas disfrutarás más y durante mayor tiempo el desfile lunar.

2. Recuerda que el perigeo o clímax lunar, es decir el instante en el que más grande estará la Luna, es a las 13:52 UT, por lo que en la mayoría de países se disfrutará más hacia el amanecer, digamos entre 5 y 10 de la mañana (obvio, trata de darte tu sesión un poco antes de que amanezca, cuando aún la noche es profunda). 

3. Como aconseja la NASA, lo ideal sería poderla captarlo cerca del horizonte, para así favorecer una ilusión óptica que provoca que el disco lunar se vea más grande (gracias al contraste con otros objetos). 

4. Primero disfrútala; ya luego, si quieres, puedes dedicarte a documentarla, pero es importante que privilegies la experiencia por sobre la documentación.

Un arrobador vistazo a la intimidad de uno de los escenarios más hermosos a los que tenemos acceso, el bosque.

There is pleasure in the pathless woods.

– Lord Byron

Tal vez, cuando nadie lo observa, el bosque revela cosas tan hermosas que nuestra imaginación aún no alcanza a asir. Pocos espacios remiten con mayor fidelidad al término "santuario" que estos lugares, vigilados por árboles y adornados con ecosistemas seriados, que encabezan musgos, helechos, líquenes y fantasmas. 

Este video documentado por el micólogo Paul Stamets, por cierto un tipo bastante inspirador, nos ofrece un vistazo a la intimidad del bosque. Esquivando el ritmo ordinario del tiempo, gracias a la instalación de cámaras que filmaron de manera ininterrumpida cientos de horas, este timelapse nos revela un fenómeno inédito para la mayoría: el nacimiento y crecimiento de distintas especies de hongos y otras plantas.

El material es parte de un largo y paciente estudio de Stamets, abocado a descubrir y entender el papel de los hongos dentro del bosque, su relación con los árboles, la tierra y el resto de los habitantes. Pero más allá del valor científico de este ejercicio, que sin duda será bastante rico, lo que esta vez nos lleva a compartirlo es la prístina belleza de lo que ocurre ahí adentro, en el bosque: la temporalidad biológica, húmeda, que jadea en silencio y presume un ritmo perfecto. 

El bosque guarda secretos, y quizá los suyos sean los más preciosos de todos.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis