*

X

6 sutiles señales para detectar a un psicópata

Salud

Por: pijamasurf - 11/16/2016

Conocemos las cualidades más obvias de un psicópata, como el narcisismo, pero existen patrones más sutiles que podrían evidenciarlos

Quizá el rasgo más notable de una psicópata es su carencia de empatía. Esto como consecuencia de un narcisismo elevadísimo que no permite que “la otredad” importe más allá de los intereses personales.

En un sistema que propicia el narcisismo (ahí está la obsesiva autopromoción en las redes sociales), el egoísmo (promovido por el individualismo y el consumo), etc., quizá todos tengamos algo de psicópatas. Sin embargo, los niveles de psicopatía son los que harían la diferencia.

Hemos hablado anteriormente sobre las señales de que tu colega podría ser un psicópata, de las 20 claves para detectar a un psicópata, etc. Y aunque hay aspectos muy reveladores como la manipulación, obsesividad y narcisismo exacerbado, entre otros, algunos estudios coinciden en que aspectos menos obvios, más sutiles, podrían revelar también la psicopatía de alguien.

Según una recopilación de The Independent, las siguientes propensiones podrían delatar la personalidad de un psicópata:

 

Si eres un CEO, abogado, periodista, cirujano o chef

De acuerdo con una evaluación liderada por Kevin Dutton de la Great British Psychopath Survey existen profesiones que son más propensas a albergar psicópatas, como las antes mencionadas. Asimismo, el mundo financiero podría estar lleno de ellos.

 

Si siempre buscas “salirte con la tuya” sin importar las consecuencias

Esta cualidad puede ser benéfica sólo en cierta medida, para los negocios por ejemplo. Sin embargo, en su grado exacerbado es la misma que impulsa a un criminal.

 

Si te levantas muy tarde (y te duermes muy tarde)

Los espíritus nocturnos suelen estar asociados a personalidades maquiavélicas, narcisistas y psicópatas, según un análisis encabezado por el doctor Peter K. Jonason.

 

Si no bostezas cuando ves bostezar a alguien

Uno de los signos evolutivos más usuales es la respuesta a bostezar cuando se ha visto a alguien haciéndolo; se trata de una manifestación empática. Un estudio publicado en la revista Personality and Individual Differences apunta a que las personas con tendencias psicópatas son menos propensas a bostezar cuando ven a alguien más hacerlo.

 

Si tienes poco autocontrol y eres fanático de las recompensas

Una de las características de un psicópata es la obsesividad, por ello pierden el control fácilmente, y también por ello son adictos a la sensación de recompensa.

 

Si te gusta demasiado el café

Existe una tendencia a la preferencia de ciertos sabores por parte de las personas psicópatas. Un experimento que incluyó a 500 personas concluyó que aquellas con personalidad más narcisista y agresiva son más propicias al gusto por los sabores amargos, entre ellos el café.

Sobre cómo los sueños lúcidos pueden reconfigurar tu vida (y reducir mucho la ansiedad)

Salud

Por: pijamasurf - 11/16/2016

Los sueños –y el estar consientes dentro de ellos– es uno de los métodos terapéuticos más frescos usados hoy en día para hackear el estado de vigilia a nuestro favor

Hiperrealidades, fantasías, alucinaciones, reminiscencias, híbridos extravagantes del pasado y el porvenir, etc. En los sueños cualquier escenario está dispuesto a ocurrir porque cuando dormimos literalmente estamos explorando nuestra mente. Los sueños son esos otros espacios donde la mayoría de las veces no se está consciente de lo que pueda ocurrir. No hay probabilidad de calcular los fenómenos, a menos que estemos preparados para hacerlo, en un sueño lúcido.

Elegir qué soñar (o en qué área de la mente se quiere estar) y adquirir la lucidez suficiente para controlar los eventos percibidos en ese estado onírico es una experiencia que hoy está teniendo cada vez más devotos a nivel científico y terapéutico. Ejemplo de ello son los estudios recientes sobre la capacidad de los sueños lúcidos para tratar complejos psicológicos derivados del estrés postraumático, los miedos, la ansiedad y las fobias.

Este método es similar a lo que se conoce como “incubación del sueño”, técnica que enseña al paciente a imaginar todos los noches antes de dormir una situación específica y a localizarse en ella dentro del sueño para de esta manera resolver su problema. Algo así como un simulacro onírico, una zona de prueba donde se tiene la posibilidad de que las cosas ocurran de manera diferente. Robert Waggoner –un notable explorador de la consciencia vía el sueño– ha analizado durante mucho tiempo este fenómeno por medio del sueño lúcido. Atendiendo a distintas recomendaciones que sugieren el empoderamiento de los sueños lúcidos –aunado a la práctica continua de la incubación del sueño–, muchas personas han afirmado haber superado ciertos sentimientos negativos y  de ansiedad, y de esta manera logrado reconfigurar su sistema de vida hackeando el candado de cada archivo dañado de la memoria.

Pero, más allá de lidiar con pesadillas o circunstancias trágicas que han ocurrido en vida, otra de las teorías oníricas –y de las menos aprobadas–, sugerida por promotores del sueño lúcido terapéutico como Daniel Erlacher, nos dice que si las personas se volvieran lo suficientemente conscientes en sueños, serían capaces de volverse profesionales en la materia que deseen. Solo sería cuestión de ensayarla en sueños. De esta manera los sueños podrían ser cada noche estudios dedicados de lo que podemos lograr en estado de vigilia.

Parafraseando a Adhip Rawal, psicólogo de la Universidad de Sussex, en Reino Unido, nuestras historias oníricas tratan de sacar la emoción de una experiencia mediante la creación de una memoria de ella. De esta manera la emoción en sí ya no está activa pero su recuerdo sí. Este mecanismo cumple un papel importante porque cuando no procesamos nuestras emociones, especialmente las negativas, la preocupación y la ansiedad aumentan exponencialmente en nuestro estado de vigilia. “Las emociones son la materia central de la que está hechos los sueños”, explica Rawal y agrega: “soñar con aspectos emocionales nos ayuda a trabajar en ellos”.

Ahora ya los sabes, si lo que necesitas es una reconfiguración total o parcial de tu vida y los modos en que la digieres, puedes optar por hacerlo primero desde los sueños.