*

X

BlackRock podría ser la compañía más poderosa del mundo (y casi nadie la conoce)

Política

Por: pijamasurf - 11/03/2016

BlackRock, con su software inteligente Aladdin, es uno de los poderes secretos del mundo, con una influencia insuperada en el sector financiero

La compañía BlackRock no figura en las listas de conspiración sobre las compañías que controlan el mundo (todos saben que hoy en día las corporaciones tienen más poder que los políticos y que muchos países). Se suelen citar a bancos como Goldman Sachs, a petroleras, farmacéuticas, contratistas militares, a compañías multimillonarias como Apple o Nestlé y casi siempre a Monsanto, pero casi nunca a BlackRock. Sin embargo, ninguna compañía maneja tanto dinero como BlackRock con su software Aladdin.

BlackRock es una compañía que maneja inversiones y, como señala The Economist, tiene acciones en casi todas las principales compañías del mundo (The Economist incluso acepta que es la accionista principal de Pearson, la compañía que controla el diario). Sus tentáculos se expanden a todos los bonos, deudas, fondos de inversión y demás. Cifras del 2014 le daban un control de 4.5 billones de dólares en activos y hasta el 7% total del dinero del mundo circula por su plataforma de transacciones.

El tesoro de BlackRock es su software Aladdin, el cual tiene su base en su centro de datos en East Wenatchee, Washington. Ahí se registran innumerables eventos históricos que van desde las fluctuaciones de diferentes productos financieros hasta cataclismos climáticos, escándalos políticos y demás. Aladdin compara estos eventos pasados con el momento presente para analizar el potencial riesgo del capital que se mueve. Los suscriptores de Aladdin pueden ver en tiempo real las probabilidades de los resultados de las inversiones. Esto es lo que se llama el método Monte Carlo; a grandes rasgos Aladdin constantemente está tirando los dados y tabulando los resultados con el fin de reducir los riesgos de las inversiones. 

El poder de BlackRock quedó demostrado cuando, en la crisis financiera del 2008 por la burbuja inmobiliaria, el gobierno de Estados Unidos recurrió a Aladdin para evaluar los activos tóxicos de la economía en ese momento. Gran Bretaña y Grecia también han realizado diagnósticos similares en tiempos de crisis. Se bromeó en el momento con que el CEO de BlackRock, Larry Fink, iba ser el nuevo Secretario del Tesoro de Estados Unidos, lo cual hubiera significado una degradación de su puesto. 

El documentalista de la BBC Adam Curtis, quien hace referencia a esta empresa en su monumental documental Hypernormalisation (uno de sus temas es cómo la política ha perdido todo poder en favor de los sistemas de información financiera), suena la alarma sobre Aladdin:

No puedo enfatizar el poder que tiene el sistema de BlackRock en moldear el mundo, en algunos aspectos es más poderoso que la política tradicional. Y pone sobre la mesa importantes cuestiones. Porque su interés no es cambiar el mundo, sino mantenerlo siempre estable. Prevenir cualquier desarrollo que presente un riesgo y cuando estás moviendo 11 billones de dólares [trillones en inglés], es realmente una fuerza muy importante.

Otras personas, incluyendo The Economist, han señalado que el poder que tiene BlackRock, podría ser un tanto excesivo, particularmente porque si tanto dinero es manejado por quienes piensan con las mismas herramientas se podría originar una predisposición a crear los mismos errores. 

Pero el gigante que es Aladdin sólo parece estar creciendo, ya que entre más se usa más sabe y más aprende a analizar patrones. Si la información es poder, Aladdin debe estar junto con Google y Facebook en una liga aparte. Este es uno de los sistemas prototipo que embanderan una nueva era en la que seremos gobernados por algoritmos.

Deshielo en Groenlandia exhibe base militar secreta de Estados Unidos

Política

Por: pijamasurf - 11/03/2016

En una inesperada consecuencia del cambio climático, una base militar construida por Estados Unidos en Groenlandia durante la Guerra Fría quedó al descubierto

El deshielo es una realidad ecológica innegable de nuestra época. Hay quien discute la existencia del calentamiento global, si éste es una consecuencia directa de la actividad humana o si es un proceso natural, y mientras tanto, los grandes glaciares en los polos del planeta están, literalmente, haciéndose agua, derritiéndose y aumentando así los niveles de los océanos, provocando inundaciones donde antes no ocurrían, alterando la vida, las dinámicas marítimas y más.

Y por si no hubiera suficiente evidencia al respecto, hoy se dio a conocer una muy circunstancial y también muy elocuente. Debido a este deshielo, una base nuclear que el gobierno de Estados Unidos construyó en secreto en Groenlandia, ahora ha quedado expuesta.

A finales de la década de 1950, el gobierno estadounidense acordó con el de Dinamarca construir un generador nuclear al noroeste de Groenlandia, en una zona conocida como Thule. El gobierno danés, a quien correspondía la jurisdicción de dicho territorio, aceptó sin saber que ese proyecto encubría el propósito de instalar una base militar capaz de disparar misiles por debajo del hielo a países soviéticos. Esta operación se conoció como “Proyecto Iceworm” y se mantuvo vigente durante casi 10 años, hasta el clímax de la Guerra Fría.

Debido a lo inestable del terreno glaciar, el proyecto fue abandonado, pero esto sin remover responsablemente miles de toneladas de material nuclear, el cual se creyó que quedaría sepultado por el hielo para siempre, sin contar que, varias décadas después, una circunstancia totalmente imprevisible lo pondría al descubierto.

Expertos en ecología temen ahora que dicho material se haya esparcido por la zona, en especial un químico conocido como policlorobifenilo, altamente tóxico para la vida y especialmente cancerígeno para el ser humano. Se dice que el material está enterrado bajo una capa de 35 metros de hielo, la cual científicos sugieren que podría derretirse en 75 años.