*

X

Estas primeras imágenes de la superluna en otras partes del mundo auguran un espectáculo impresionante (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/14/2016

Otros han disfrutado ya de este fenómeno, y estas son las imágenes

La superluna de este 14 de noviembre –la más impresionante en 70 años– ha comenzado ya a suscitar asombro en el mundo, en particular en aquellos países en los que cayó la noche y con ella emergió nuestro satélite natural con un inusitado esplendor.

Con el propósito alentar el espectáculo de hoy en las zonas del mundo que aún esperamos atestiguar el momento, compartimos ahora estas fotografías que han comenzado a circular en distintos medios del mundo, la mayoría de ellas tomadas en países asiáticos y europeos, en donde han presenciado ya el fenómeno.

Así que, en tanto llega tu momento de disfrutar de la superluna de hoy, puedes deleitarte con estas imágenes.

El Partenón, Atenas; Yorgos Karahalis/AP

 

Berlín, Alemania; Markus Schreiber/AP

 

Islamabad, Pakistán; B.K. Bangash/AP

 

Dubái, Emiratos Árabes Unidos; Tom Dulat/Getty Images

 

Hanói, Vietnam; Hau Dinh/AP

 

Los Ángeles, California; Chiu/ZUMA Wire/REX/Shutterstock

 

Freemantle, Australia; Paul Kane/Getty Images

 

Castillo de Kaiserburg, Nuremberg, Alemania; Timm Schamberger/EPA

 

Torre Galata, Estambul, Turquía; Yagiz Karahan/Reuters

 

Utah, Estados Unidos; Jim Lo Scalzo/EPA

 

Imagen principal: Castillo de Almodóvar, Córdoba, España; Miguel Morenatti/AP

T

ambién en Pijama Surf: Superluna del 14 de noviembre, la más grande en 70 años

Imponentes paredes de agua viajando a la velocidad de un tren descarrilado son parte del arsenal de la naturaleza

Las olas son parte del movimiento mismo del océano cuando toca tierra en las costas del mundo: su tamaño, dirección y fuerza depende de muchas variables, como el viento, la presencia de fenómenos como huracanes, tormentas o incluso maremotos, así como del fondo marino y la presencia de arrecifes de coral.

A medida que las olas se aproximan a tierra (lugar donde los surfistas pueden aprovecharlas), la energía que las impulsa hacia adelante no tiene otra dirección a donde ir que hacia arriba, lo cual genera crestas majestuosas de espuma cuando la gravedad hace lo suyo. Lo anterior no aplica a los tsunamis, porque la energía que las impulsa es demasiado fuerte, puesto que viene de movimientos debajo del fondo marino. 

Estas son algunas de las olas más monstruosas y majestuosas jamás registradas:

 

Teahupo’o, Tahití: 7 metros

Estas olas aún son “surfeables”, aunque los conocedores dicen que su caída es una de las más pesadas.

 

El dragón de plata: 9 metros

Llamada apropiadamente “el dragón de plata”, esta ola es producto de la marea de Hangzhou sobre el río Qiantang, que corre en dirección opuesta al río.

 

Banzai Pipeline: 9.144 metros

Ubicada en Oahu, Hawaii, es una de las más peligrosas olas para surfear, pues si te caes de la cresta entras directamente en el arrecife de coral. Se cree que al menos diez personas han muerto en el lugar.

Andy irons en el Billabong Pipeline Masters 2009

Tsunami del Índico: 15 metros

En el 2004, un tsunami afectó las costas del océano índico viajando a unos 800 kilómetros por hora y adentrándose más de una milla en la tierra. Cobró un aproximado de 200,000 vidas, lo cual la vuelve la ola más mortífera registrada.

 

Nazare, Portugal: 24 metros

Un punto obligado de los mavericks de olas grandes, Nazare produce olas inigualables que pueden observarse desde un mirador. En 2011, el surfista Garrett McNamara impuso el récord mundial al surfear una ola de 24 metros. En 2013, McNamara afirmó haber surfeado una ola de 30 metros en el mismo sitio, pero su altura nunca fue confirmada.

McNamara en Nazaré (via travelandsurf.com)

Mar de Noruega: 26 metros

Las “olas vagabundo” u olas monstruo son olas que aparecen espontáneamente y que hasta 1995 se creía que eran un mito. El año nuevo de ese año, la guardia costera noruega documentó una ola de 26 metros. La explicación de este fenómeno puede ser que dos o más olas se encontraron en el mar y alinearon sus crestas para formar entre todas una más grande, pues se registraron al menos 20 olas alrededor de la mayor.

 

Bahía de Lituya, Alaska: 30 metros

Un terremoto seguido de un deslave en 1958 provocó una ola de 30 metros, el mayor tsunami jamás registrado. La ola entró a tierra y se llevó a su paso el bosque de Lituya. Al menos cinco personas murieron, pero los daños a propiedad fueron mínimos dado que se trataba de un lugar con poca infraestructura.