*

X
Los últimos hallazgos relacionados a este mecanismo redimensionan los adelantos tecnológicos de la antigua Grecia

Entre los restos de un naufragio, aquella cosa parecía tan sólo un bulto corroído sin importancia. Fue encontrado en las costas de Grecia, cerca de Anticitera. Luego de un análisis más detallado de la pieza, el arqueólogo Valerios Stais declaró en 1902 que se trataba del mecanismo de alguna clase de aparato de medición astrológica similar a un reloj; hoy es conocido como el mecanismo de Anticitera.

Stais perteneció a la minoría que defendía esta teoría; el resto de los estudiosos aseguraba que algo tan sofisticado no podía pertenecer a ese período. Era sencillamente imposible; esos mecanismos habían comenzado a usarse hasta mil 500 años después.

En 1951 el historiados británico Derek John de Solla Price comenzó un exhaustivo estudio del descubrimiento y fue hasta 1974 que pudo declarar que, en efecto, aquel aparato fue creado en la antigua Grecia entre los años 150 y 100 a. C. Concluyó esto luego de aplicar engranajes de bronce conectados a una manivela que hizo empatar con una de las carátulas del mecanismo. Diseñó los engranajes basándose en el sistema astronómico de la época, el ciclo metónico, un patrón de 235 meses que permitía a los astrónomos predecir eclipses.

En el 2009 se terminaron de identificar todas las piezas del aparato y se presentó un modelo virtual:

Al entender el funcionamiento total del mecanismo se pudo confirmar que era capaz de predecir la posición de los planetas con los que estaban familiarizados los griegos (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno), además de trazar la posición del Sol y las fases de la Luna, esto último aprovechando una piedra pulida con blanco y negro que las mostraba.
Andrew Carol, ingeniero de Apple, construyó un modelo a (gran) escala del mecanismo para enseñar su funcionamiento, utilizando piezas de LEGO:

En junio del 2016 un equipo internacional de expertos reveló nueva información derivada de pequeñas inscripciones en griego antiguo encontradas en algunas partes del mecanismo demasiado pequeñas como para ser leídas a simple vista, pues algunas letras medían poco más de 1mm. Hasta que llegó la tecnología de escáner adecuada resultaron legibles los más de 35 mil caracteres que explican el funcionamiento del dispositivo.

El mensaje comprueba las teorías sobre su funcionamiento, a la par de añadir un par de detalles fascinantes: el primero es que el texto habla sobre la llegada de algunos eclipses por color, lo que debe de significar que se les confería cierto valor adivinatorio. El segundo: parece que el dispositivo fue construido en la isla de Rodas por más de una persona y que no era el único de su tipo. Los antiguos griegos tenían conocimientos astronómicos y habilidades mecánicas mucho más adelantadas de lo que sospechábamos.

Acaso como fiebre de temporada, la fascinación por lo payasos encontró cauce en un medio inesperado: la pornografía

Desde hace unos días ha circulado información a propósito del avistamiento de payasos en distintas ciudades de Estados Unidos, México y algunos otros países, y aunque esto podría parecer inocente y quizá hasta divertido, en general los que se encontraban en la calle tenían un tinte siniestro, como si tuvieran la intención explícita de asustar a la gente.

Como sabemos, aunque al payaso se le asocia usualmente con la diversión, también se le utiliza para llevarlo a sus opuestos, en especial lo trágico (como en Pagliacci, la ópera de Leoncavallo) o lo terrorífico (como en It, la novela de Stephen King, también adaptada al cine).

Existe, sin embargo, otra derivación aún más sorpresiva: la pornográfica. Aunque parezca asombroso, no sólo existe porno de payasos, sino que además, en las últimas semanas su consumo ha aumentado exponencialmente, esto al menos en una de las plataformas de porno en línea más visitadas, Pornhub.

Según reportó Pornhub, la búsqueda de porno de payasos en su sitio aumentó en 213% en la primera semana de octubre, en comparación a la tendencia que se tenía desde mediados de septiembre, según se ve en esta gráfica.

En cuanto a los términos de búsqueda, éstos han sido los más populares en los últimos días:

Sin duda un giro inesperado en esta figura que bien podría considerarse un arquetipo moderno.