*

X

Estos son los 10 países del mundo con mayores penas de cárcel por posesión de drogas

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/20/2016

Existen países en los que de verdad no querrías ser sorprendido con unos cuantos gramos de marihuana u otras sustancias ilícitas

Mientras la sensatez empuja a legalizar diversas sustancias --especialmente la marihuana-- en varios lugares del mundo, existen aún países en los que el consumo o posesión de drogas se castiga severamente –en algunos casos se aplica una severidad difícil de creer. Aquí comenzaríamos por nombrar países como Malasia, Bangladesh, Kuwait o Singapur, en donde cierta cantidad de ciertas sustancias te puede hacer acreedor a una pena de muerte. También, por ejemplo en Irán, existen penas que para muchos de nosotros resultarían francamente increíbles, entre ellas el ser condenado a 40 latigazos públicos o castigos similares. 

En cuanto a los países que no aplican penas de muerte o casos como el de Irán, hay algunos que en cambio se caracterizan por las largas sentencias a prisión que imponen. Con base en datos de la organización Drug Abuse, el diario británico The Independent y el banco de datos Statista, se creó una infografía para determinar, a partir de casos del 2015, cuáles fueron aquellas naciones, de 44 analizadas, que impusieron más largas penas.

A continuación el listado que encabezan Nigeria, Turquía y Emiratos Árabes, que promediaron penas de entre 15 y 25 años, y en el cual, por cierto, llama la atención ver que aparece Argentina (con penas promedio de 6 años).

Además, The Independent ofrece un cuadro interactivo en el que puedes calcular una sentencia según el país, sustancia y cantidad en posesión (si te interesa, consúltalo siguiendo este enlace). 

statista-drug-chart.jpg
 
Te podría interesar:

Exploradores rusos encontraron en el Ártico una base secreta y reliquias de los nazis

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/20/2016

Una expedición rusa en el Ártico parece confirmar lo que por mucho tiempo fue rumor: el establecimiento de una base de operaciones del régimen nazi en el extremo del planeta

No sin cierta inclinación al ocultismo y la conspiración paranoica, de Adolf Hitler se dice que tenía intenciones secretas y manifiestas de conquistar el mundo. Tal cual. Ninguna persona en toda la historia de la humanidad lo ha logrado, si bien unos pocos –Alejandro Magno, Gengis Kan– estuvieron muy cerca. Hitler, se dice, quería pertenecer a ese selecto grupo e incluso superarlo, para así implantar el primer régimen en durar más de mil años.

Estas ideas podrían ser descartadas de no ser porque las estrategias del nazismo tienen algunos cabos sueltos que es difícil explicar coherentemente. Uno de estos, sobre el que se había especulado mucho, era la supuesta instalación de una base secreta de operaciones en el Ártico, una zona inhóspita y sin embargo notablemente simbólica. Ahí se encuentra uno de los polos magnéticos de la Tierra, lo cual, aunque es un hecho físico, también ha sido interpretado desde ciertas creencias del pensamiento mágico; otros asocian la zona con encuentros alienígenas y por su inaccesibilidad y su lejanía se le considera una excelente locación para realizar labores secretas.

Todo esto, como decíamos, se mantendría en la especulación de no ser porque hace unos días científicos rusos aseguraron haber encontrado una base secreta nazi en una isla del archipiélago ártico conocida como Tierra de Alexandra, la cual se encuentra dentro de los límites territoriales de la Federación de Rusia.

Hasta ahora, la existencia de esta base se suponía pero sólo por rumores. Su construcción se realizó por órdenes directas de Hitler y fue bautizada como "Schatzgräber", que en alemán significa “buscador de tesoros”. Asimismo, se decía que se trataba de una estación para medir el clima de la zona, en operaciones de 1943 a 1944 y evacuada en condiciones extremas, luego de que el personal resultó envenenado por comer carne de oso polar infestada de nematodos, a lo cual se vieron obligados luego de quedarse sin provisiones. Cabe mencionar que esto último nunca fue verificado, y más bien se contaba como una historia sin fundamento real.

Más de 70 años después de estos incidentes, la susodicha expedición de Evgeny Ermolov y otros investigadores del Parque nacional Ártico Ruso encontraron la base y, dentro de ésta, una buena cantidad de objetos nazis, tales como cruces gamadas, documentos y otros relacionados con la supervivencia cotidiana en el lugar.

Una de las preguntas inevitables ante este descubrimiento es qué buscaba Hitler con una base en el Ártico. Se cuenta que en el Ahnenerbe, la institución del régimen encargada de las “investigaciones” que demostraban la superioridad de la raza aria y su derecho a dominar la humanidad, creían que quizá en el Ártico estaban sepultadas reliquias con poderes sobrenaturales, dejadas ahí por los primeros y míticos pueblos nórdicos.

Si esto es cierto, ¿aún habrá forma de saberlo?