*

X

La economía no es una ciencia, es un daño cerebral: David Suzuki

Política

Por: PIJAMASURF - 11/23/2016

En este video compartimos la breve pero concisa opinión sobre las llamadas ciencias económicas del famoso científico canadiense de origen japonés

El funcionamiento de nuestro mundo está basado en el flujo de dinero. Eso es medianamente cierto: sólo el funcionamiento del mundo cultural, del mundo económico. El dinero se ha vuelto un fin por sí mismo para quienes buscan desde esa promesa vana de bienestar y poder un sentido vital.

Para David Suzuki, genetista, activista medioambiental, locutor y presentador de televisión, entre otras cosas, las ciencias económicas están escandalosamente lejos del mundo real, el mundo finito y concreto que algunos ya no pueden concebir, reconocer o cuidar.

Aquí la opinión del científico durante una entrevista para la BBC:

“La economía no está basada en el mundo real […]; el dinero crece más rápido que las cosas reales, la economía está tan fundamentalmente desconectada de la realidad que es destructiva”.

¿Seremos capaces de despertar de la pesadilla económica? ¿Los cambios, subidas y bajadas de las monedas seguirán determinando el precio de las cosas sin importar su valor? ¿Despertaremos antes de que sea demasiado tarde?

El libro para reírte (y reflexionar) sobre la corrupción: el "Corrupcionario Mexicano"

Política

Por: pijamasurf - 11/23/2016

El universo semántico que germina alrededor de la corrupción sistemática en México es tan cómico como deprimente

En México la corrupción política llega a niveles literalmente irrisorios. Tan es así, que personajes de la vida pública han legado increíbles frases de cinismo; como muestra está la del presidente Enrique Peña Nieto cuando afirmó que la corrupción en México es cultural, la de “Ni los veo, ni los oigo”, frase del expresidente Carlos Salinas de Gortari refiriéndose a la caída de sistema que le dio la delantera en el conteo final, o el legendario adagio del profesor Carlos Hank González que advertía “Un político pobre es un pobre político”.

En México pareciera que la población se ha acostumbrado a la corrupción, en muchos casos alimentándola, pero en suma terminan conformando una sociedad saqueada, en un perenne desencanto y escepticismo generalizado.

Este círculo vicioso ha generado en la población un lenguaje metafórico alrededor de la corrupción: palabras como "tajada", "moche", "prestanombres", "pemexgate", "hueso", "chapulín", "embarazo de urnas", "delfín", etc., forman parte de un lenguaje pintoresco, y hasta paradójicamente cómico, entre entendidos. Y quizá luego de la risa, si repasamos un compendio de este peculiar léxico pueda caerse también en una reflexión que, con suerte y mucho esfuerzo, encauce un cambio para reconfigurar esta lamentable realidad. 

Lo anterior es el objetivo del proyecto Corrupcionario Mexicano, un libro editado por Grijalbo y promovido por la organización civil Opciona, abocada a construir ciudadanía. 

Quizá lo más relevante de este texto es que ofrece un espejo, palabras que invitan a la sociedad a mirarse a sí misma desde el humor, y luego desde la reflexión. Quizá sin intención, además, el Corrupcionario consigue hacer un inteligente repaso por la historia política del país, la cual, hay que decirlo, la misma sociedad ha permitido.

Si quieres proponer o agregar palabras a este "bestario" semántico puedes participar aquí.