*

X
Por medio de un análisis exhaustivo de los 22 arcanos del tarot se intentará darle un sentido al ejercicio cinematográfico como regulador de la percepción de la vida

Todo es ala y fugacidad 
en la galaxia de esta lumbre.

José Emilio Pacheco 

Y con este artículo terminamos de recorrer los arcanos mayores del tarot, 22 artículos y muchas películas, el ejercicio ha sido revelador en distintas formas. Hay quienes hablan de mirar a los arcanos del tarot como una secuencia, un viaje del héroe, para que sea fácil de entender. Por ejemplo Alejandro Jodorowsky, hablando del arcano del mundo, dice que es la perfección alcanzada por el loco después de recorrer todos los arcanos, en su ultima forma: el andrógino. 

 

El Mesías

En resumen la carta significa un cambio definitivo, la  capacidad para ese cambio, que nos brinda la vida eterna. Eliphas Lévi desarrolla la idea de la siguiente manera: 

Este arcano universal, último y eterno secreto de la alta iniciación, está representado en el tarot por una joven desnuda que no toca la tierra más que con un pie; tiene una varita imantada en cada mano y parece correr dentro de una corona que soportan un ángel, un águila, un buey y un león.

Esta figura es análoga en cuanto al fondo de las cosas al querube de Jekeskiel, del que ofrecemos el grabado, y al símbolo indio de Addhanari, análogo al Ado-nai de Jekeskiel, a quien llamamos vulgarmente Ezequiel. La comprensión de esta figura es la clave de todas las ciencias ocultas. Los lectores de mi libro deben comprenderla ya filosóficamente, si se han familiarizado un tanto con el simbolismo de la cábala. Quédanos ahora por realizar la más importante operación de la gran obra. Encontrar la piedra filosofal ya es algo sin duda. Pero, ¿cómo hemos de triturar a ésta para hacer el polvo de proyección? ¿Cuál es el uso de la varita mágica? ¿Cuál es el poder real de los nombres de la cábala? Los iniciados lo saben y los iniciables lo sabrán también si por las indicaciones tan múltiples como precisas que acabamos de darles, descubren el gran arcano. ¿Por qué estas verdades, tan sencillas y tan puras, están necesariamente ocultas a los hombres? Es que los elegidos de la inteligencia son un pequeño número en la Tierra y se parecen, en medio de los imbéciles y de los malvados, a Daniel en la cueva de los leones. Además, la analogía nos enseña las leyes de las jerarquía, y siendo la ciencia absoluta un poder, debe ser exclusivamente compartido entre los más dignos. La confusión de la jerarquía es el verdadero desfallecimiento de las sociedades, porque entonces los ciegos conducen a los ciegos según la palabra del maestro. Devuélvase la iniciación a los reyes y a los sacerdotes y el orden surgirá de nuevo. 

Palabras agresivas del gran mago que nos ubican ante una nueva era, de seres ascendidos gobernando en lugar de la corrupción y la miseria, la gran obra, o la nostalgia de algo que nunca existió. Para los que conocemos los mitos de la Atlántida en historias relatadas, y que hemos leído los Vedas pensando que son tiempos que semejaban los de la Atlántida, podremos pensar que el deterioro lleva ya varios años, las cartas del tarot nos describen verdades alcanzables a diferencia de crear castillos en el aire. Verdades absolutas a las que nos podemos acercar con nuestro comportamiento y decisiones cotidianas.

Así podemos pensar viendo la carta en el Mesías anunciado caminando la tierra, para nadie es secreto ya que los animales representan a los apóstoles, y en sus manos lleva la dualidad el Mesías en forma de las dos velas que ubica Levi. El estado crístico al que asciende en Ordet (C. T. Dreyer, 1955), el loquito de la familia Johannes, al parecer por identificarse demasiado con los escritos de Kierkegaard. Perdido en los montes termina brindando la vida a alguien ya muerto, o regresando a la vida a la fallecida cuñada. Es la manera como está construida la película, con esa luz, con esos objetos acomodados de cierta manera, con esos rostros, que se construye el arcano en filme. 

De una forma similar funciona Rompiendo las olas (Lars Von Trier, 1996) pero incluyendo el sacrificio personal de la protagonista, para salvar al hombre que ama, actos de fe inspirados en Ordet pero que inmiscuyen una sexualidad animal, que espejea las bestias en las nubes del arcano. Una vez más es la luz de Muller el fotógrafo, los movimientos de cámara a los que lo forzaba Von Trier, el espectáculo volteado hacia dentro, grotesco en apariencia pero hermoso en fondo y forma, una película que trascendía y nos lo recordaba cada fin e inicio de capítulo, alucinaciones de posproducción a las que no estaba acostumbrado el espectador. Es la nueva era del entendimiento y la libertad mental.  

 

El sexo y el baile  

Sally Nichols hace hincapié en ciertas características andróginas del personaje en cuestión, siendo una representación de lo dual, pero sobre todo en cómo se oculta el sexo bajo del personaje bajo la toga, cinta que marca cierta realeza, reconocimiento que baja desde el hombro, es un elemento que nos habla del sexo que lo vincula directamente con la trascendencia, la manera como se puede usar el sexo como combustible para la salvación o la destrucción. Podríamos pensar que si anteriormente vimos la nave fuera de nosotros, en el caso del Juicio, ahora en este grado nos rodea, nos hace sentir seguros, pero no de la forma en la que el carro lo hacía. El vehículo es Dios, y siempre ha estado ahí, pero la conciencia de estar dentro y fuera de él nos libera, en un lugar donde se puede bailar eternamente, la guirnalda sostenida por las fuerzas espirituales.

En realidad es evidente cómo destaca el baile en el cine, y ha destacado por siempre, es de los grandes temas que encontraba la prestigiosa escuela de Frankfurt al estudiar las películas a inicios del siglo pasado, además de las escenas de persecución por ejemplo. El bailarín en el cine encarna a la carta simbólicamente, es ese momento perfecto entre ying y yang que las personas pueden ser por medio de un baile, no podemos dejar de mencionar a Fred Astaire, Gene Kelly, que viene acompañado en ese año por muchas luminarias, las coreografías de MGM (en los años 30) donde decenas de bailarines se convertían en un solo ser; pero sobre todo el bailarín en un relato realista que encarnaba al arcano: pensemos en Flashdance (Adrian Lyne, 1983) o Footloose (Herbert Ross, 1984), toda una era que respiraba por medio de estos seres ochenteros con atuendos llamativos, pero en particular la iluminación de las escenas y además de las coreografías la manera como era filmado el espectáculo y sobre todo editado, no cabe duda que el baile en el cine alberga muchos misterios. 

Nichols sobre la danza:

Cuando bailamos nos movemos a través del espacio al ritmo que marca el tiempo, consiguiendo hacerlo de una manera armónica con la ayuda de la música, símbolo del sentimiento. La danza aparece como un arte sagrado, una forma de oración, con la cual el hombre alcanza a tener una idea entre el tiempo mortal y el tiempo trascendental, y se experimenta a sí mismo como una parte del proceso siempre cambiante. A través de la danza ritual, el chamán conecta con el universo para restablecer el equilibrio de la naturaleza de modo que puede llamar a la lluvia o practicar curaciones. A través de la danza extática, los derviches se apartan del tiempo mortal, emparejando su ritmo con el girar de las estrellas.

Podemos ver un espejo entre esta carta y la primera, la del loco, pero esto no es locura, es realidad espiritual y el loco sí es su cabeza de loco, que es la diferencia el reconocimiento del exterior, que le brinda la guirnalda, los signos zodiacales que le dan los tiempos, la pista digamos para poder bailar, sin ser un tipo al que le muerden los pantalones un perro, ni siquiera necesita pantalones. 

Bring it On (Peyton Reed, 2000) bajo su supuesta banalidad, llena de superficialidades, sorprendentemente se puede ver en esta cinta al arcano del mundo, bailes impecables, bastones, pompones, es la energía manifiesta del arcano. Una buena pregunta sería: ¿qué nos podría suceder si vemos continuamente películas de baile? 

Hay que recordar de una manera zen que para completar el círculo hace falta el movimiento, y lo mejor es que sea un solo movimiento. 

 

Fuentes
http://amediavoz.com/pacheco.htm
Couste, A. El tarot o la máquina de imaginar.
Lévi, E. Dogma y ritual de la Alta Magia.
Nichols, S. Jung y el tarot.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo
 

También en Pijama Surf: Las 22 puertas del castillo-espejo: XXI El Juicio (la carta 20)

8 señales inequívocas de que algo increíble está pasando: estamos despertando

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/10/2016

Aunque sea difícil reconocerlo, lo cierto es que existen buenos argumentos para considerar que estamos en pleno proceso de despertar

Al alzar la mirada y contemplar el panorama es difícil no experimentar algo de frustración, de enojo o tristeza. Las secuelas de innumerables prácticas en las que hemos incurrido históricamente, así como de un sistema que está en esencia mal diseñado, pueden ser arrobadoras. No necesitas ser un gran observador, o una persona extremadamente sensible, para comprobar que las cosas, muchas de ellas, se han hecho mal, muy mal. La inequidad, la pobreza, la injusticia, la falta de ética y de empatía, la escolarización disfrazada de libertad, el consumo patológico, la élite voraz, son sólo algunos de los ingredientes que están presentes en ese paisaje y que saltan a la vista, de forma cruda, cuando alguien se toma la molestia de observar el escenario. 

Pero una vez recalcado lo anterior, tarea bastante fácil si consideramos lo insostenible de los sistemas que rigen buena parte de la realidad, y si nos abocamos a rascar un poco más, es decir a observar con mayor detenimiento, entonces comenzaremos a notar crecientes detalles que, de forma esperanzadora, insinúan que también hay cosas increíbles ocurriendo justo en este instante. Es más, estas señales incluso sugieren la gran posibilidad de que nos encontremos ya inmersos en un proceso de franca transformación para bien –algo así como una imparable evolución colectiva.

Entonces, y no sin antes haber enfatizado los numerosos rasgos de la realidad que todavía duelen e indignan, queremos compartirles nueve señales inequívocas de que las aguas se están moviendo y que no se trata de que algo grande esté por venir, sino de que ya está ocurriendo –sólo que, como cualquier otro proceso, tendrá que irse consagrando paso a paso.

 

Alimentación

Hoy las personas, o buena parte de ellas, goza de una conciencia inédita sobre las implicaciones que tiene la alimentación en nuestro cuerpo y nuestra mente. Cada vez somos más los que ponemos atención en qué es lo que comemos y nos hemos volcado a informarnos y reflexionar sobre un tema que, aunque muchos no lo crean, hace apenas 3 o 4 décadas era un aspecto estéril de nuestra existencia. 

 

Empleo

El viejo modelo de empleo parece estar rápidamente caducando. Las industrias creativas cada vez ganan más fuerza, y fórmulas laborales más libres y menos esclavizantes son cada vez más comunes. Hoy, más que nunca, se favorecen cualidades como la innovación y la creatividad por encima de la automatización o la sumisión.  

 

Educación

Aunque el sistema educativo más común sigue evidenciando deficiencias estructurales y falta de una cultura que verdaderamente incentive la sed de conocimiento, también es verdad que alternativas educativas, incluidos modelos mucho más personalizados, sensibles y respetuosos con la naturaleza de los niños, están aflorando y son cada vez más privilegiados por cientos de miles de padres alrededor del mundo. 

 

Revaluación de la naturaleza

Si bien los estigmas pseudoeducativos, las improntas culturales, que se advierten en la coporativización, la industrialización y similares, la fuente del progreso, permanecen vigentes entre muchos, cada vez son más las personas que se dan cuenta de que el contacto cotidiano con la naturaleza es un inmejorable aliado para elevar su calidad de vida y su condición humana. 

 

Colectividad

En parte relacionado a los medios digitales, a la hiperconectividad y la colaboración, hoy la colectividad, lejos de los héroes solitarios o los genios individuales, se perfila como el más poderoso pulso social. 

 

Espiritualidad

Cansados del consumo, el materialismo y la racionalidad, y después de haber comprobado sistemáticamente que estos ingredientes están lejos de la tranquilidad y la felicidad que todos buscamos, la espiritualidad, es decir el cultivo del espíritu, es un elemento fundamental en la vida de millones. Esto permite armonizar y complementar la existencia, dotándola de un sentido más trascendental, menos inmediatista y sobre todo menos egoísta. 

 

Conciencia medioambiental

Aunque aún el escenario medioambiental sea bastante triste, si miramos con detenimiento las prácticas y hábitos de una buena arte de la población mundial comprobaremos que hay una dosis de conciencia que hasta hace unos años hubiera sido impensable (hoy millones reciclan, hoy millones no tiran basura, hoy millones están dispuestos a sacrificios cotidianos por el bien del planeta).

 

Salud preventiva 

Hoy somos muchos los que finalmente hemos aceptado que nuestra salud está literalmente en nuestras manos. Es decir, que buena parte de nuestra salud nos la jugamos con los hábitos y decisiones que tomamos a diario: hábitos de sueño, de alimentación, de actitudes, etcétera.