*

X
La tercera entrega de la columna Consexos y sexcretos: la historia del condón merece leerse.

Historias y cuentos…

El origen de la palabra “condón” es tan misterioso como el invento de la magnífica prenda que designa. Pudiera derivar del latín condus, que significa receptáculo, pero fuentes fidedignas señalan que el condón lleva este nombre en honor al doctor Condom, médico real, quien diseñó un artefacto de tela fina -su tocayo- para envolver y restringir las emisiones del pene travieso de su alteza, el disipado rey Carlos II de Inglaterra, monarca adicto a la cópula diversificada, quien por razones más políticas y pragmáticas que humanitarias, se resistía a llenar las calles de Londres con bastardos de la semilla real.

Condom fue doctor, mas no inventor: el condón es más antiguo que el médico inglés que lleva su nombre… su uso es tan viejo como el conocimiento de que el sexo es el mecanismo de reproducción de las especies.

Ya los egipcios, desde hace 3 mil años usaban tramos de tripa animal, anudados en la punta, “donados” por camellos, peces y otros animales, con el propósito de disfrutar del polvito del desierto sin riesgo de embarazarse.

En las cuevas de Combarelles, Francia, se hallaron pinturas rupestres, obra de artistas que vivieron entre los siglos I a. C. y II d. C., o antes, las cuales muestran un pene “bien parado y trajeado”, listo para entrar en acción en acogedoras y cálidas cavernas humanas.

Sin duda, como método anticonceptivo el condón es el precursor y a lo largo de la historia se ha significado como gran favorito de las prima donnas.  El célebre Casanova, famoso conquistador de pubis angelicales en el siglo XVIII-XIX, aunque al principio se mostró renuente, reconoció en sus memorias que usaba condones de seda para no adquirir compromisos con damas comprometidas, ni pleitos por cuestiones de paternidad con maridos o consortes celosos.

Pero el Casanova original y otros Donjuanes que heredaron su vocación y apellido, han sido conscientes, desde el Renacimiento, del papel protector del impermeable para pene, no sólo contra maridos, sino también contra las no menos peligrosas infecciones. El propio doctor Condom ya mencionado, lo repartió a soldados para que no contrajeran el entonces mal llamado “mal francés”, la sífilis. 

En efecto, en el siglo XVI el gran médico Falopio -el mismo que le da nombre a las trompas femeninas que conectan los ovarios con el útero- demostró que al usar protección vergadera se reducía de manera importante el contagio de la sífilis, maldición infecciosa mortífera que asolaba a la Europa amorosa renacentista.

El Doc Falopio siguió de cerca la vida sexual de mil 100 varones, usuarios consuetudinarios del condón, durante varios años, y reportó que ninguno de ellos adquirió sífilis, por cierto, enfermedad no nativa de Francia, sino importada de América por los conquistadores e incurable en aquel entonces.

Esta venturosa noticia científica, junto con el afán de controlar la natalidad indeseable de manera eficaz, trajeron consigo el boom del preservativo a partir de 1700, generalizándose su uso y mejorando sustancialmente su fabricación a partir de textiles diversos y otros materiales.  La incidencia de la sífilis se redujo sustancialmente en todo el planeta.

En 1843 Goodyear y Hancock vulcanizaron el caucho y lograron refinar el hule hasta volverlo elástico. Se fabricaron a partir de ese momento llantas y también protectores para diferentes partes del cuerpo, de distintos grosores. Muy burdos, a qué más que la verdad. Ahí comenzó el mito de que “coger con condón es como fajar con guantes”. La investigación para perfeccionar el condón no se detuvo, aunque tardó casi 1 siglo en fructificar.

En 1930 se desarrolló el látex, una variedad de plástico líquido que al enfriarse resiste estiramientos de hasta ocho veces su tamaño sin romperse y que a la fecha es el principal material para la fabricación de condones, guantes quirúrgicos que respetan la sensibilidad táctil, y otros objetos. El preservativo se adelgazó para que en las relaciones entre heterosexuales engordara el placer, no la mujer.

A partir de la década de 1990, el posmodernismo liberaloide y las citas por Internet, entre otros factores, trajeron consigo la propagación de enfermedades venéreas desde peligrosas hasta letales: gonorrea, condiloma, sífilis, clamidiasis, micosis como la candidiasis, y los temidos y ultrarresistentes virus: el virus de la inmunodeficiencia humana VIH, el herpes genital y el papiloma humano VPH.

Este peligroso panorama venéreo hizo que las recomendaciones para el uso del condón se incrementaran y que los fabricantes se esmeraran en el perfeccionamiento del producto, para quitarle el apelativo de “matapasiones”. 

Los estudios demuestran que la protección que brinda el condón para el SIDA alcanza el 85%, para el papiloma, 70% y para las infecciones bacterianas más comunes, más de 90%. Vale la pena ¿verdad?

En la actualidad, si bien el látex sigue siendo el producto más socorrido como materia prima de condones, han aparecido fundas genitales de poliuretano, cuyo entramado molecular estrecho, al parecer no lo atraviesan los virus, y también hay preservativos de piel de cordero, que son bastante costosos, odiosos para veganos y similares, y que carecen de ventajas prácticas sobre el condón normal. Si acaso serán útiles para personas alérgicas al látex, que son muy pocas, pues se trata de un material hipoalergénico. 

El condón defiende a la pareja sexual de bichos y preñeces no deseadas; es un producto bastante accesible y noble. Es de bajo riesgo, lo peor que puede pasar es que se quede atorado por retirarse a destiempo, o que se rompa.

Hay variedades de preservativos para todos los gustos: ultrasensibles, de colores y sabores…En alguna época se fabricaron condones de cuero y hasta de marfil (en Japón). También hay condones femeninos, pero su uso no está tan difundido, porque son menos prácticos. ¿Te látex?

 

Consexo:

Mujer: La pena estorba a la felicidad mucho más que un condoncito en la bolsa. Si tu pareja piensa mal de ti porque tú lo traes, y te dice que sólo una nalgapronta compra condones, o que no confías en él, que si piensas que no se baña, o que anda de pitoflojo, y demás ideas retrógradas de macho imbécil, hazle ver que el sexo es responsabilidad de ambas partes, y que a él, como caballero y usuario, le toca comprar los globitos la próxima vez. Así demostrará que te quiere de veras y no sólo de rodillas y empinada. Protégete, protéjanse. Y como dijo una chica muy sabia: Más vale prevenir que abortar.

Además, como ya leíste, el condón es tu aliado y te defiende de las enfermedades venéreas, que son peligrosas y demasiado frecuentes por precipitación o desenfado. Por ejemplo, el virus del papiloma humano, gran amigo de la promiscuidad, anda por todas partes, habita en casi el 25% de las partes nobles de las personas de cualquier preferencia sexual a nivel mundial y aumenta en gran porcentaje la probabilidad de padecer cáncer de matriz o del pene.

Y el nefasto VPH puede aparecer de manera repentina, en plena cópula. Así aprovecha para propagarse. Y aunque parezca mentira, hay evidencia de que las personas infectadas por enfermedades “secretas” resultan más apetecibles como manjares sexuales para los demás, por razones misteriosas. Así cundió la sífilis hace unos siglos y posiblemente también el VIH y sus primos Herpes y VPH, en las últimas décadas del siglo XX. 

 

Conclusión: El condón es un auténtico ángel de la guarda. Si quiere echar un polvo o un palo aventurero, pónganse la gabardina, para protegerse de una posible tormenta de consecuencias escalofriantes y pendencieras, no aptas para menores ni para quienes apuestan por la libertad. 

 

Varón: prepárate y presérvate para la aventura. Si estás en algún affair, aventura de Internet, acostón, o desliz amoroso extramarital, en aras del respeto y la higiene, disfruta a gusto, usen preservativo. Si ganó la sorpresa y no hay condones a mano, es posible gozar del sexo sin penetración vaginal, e incluso conteniendo la eyaculación o regando la semilla en otros territorios.

Si eres tan alivianado como presumes en tus chateos y chaqueteos, suelta el orgullo que traes colgando entre las piernas. Cuando tu novia compró los globos de la guarda, dale las gracias y contágiate de conciencia social… paga tú el cuarto. Hay que ser equitativos…

Por qué si cada vez tenemos mejor resueltas nuestras necesidades materiales somos cada vez más miserables internamente

Salud

Por: Pijamasurf - 11/25/2016

Indudablemente el mundo ha hecho enormes progresos materiales, pero no así en lo que concierne a un bienestar integral

Aunque sigue existiendo enorme desigualdad en el mundo, es razonable concluir que la humanidad ha progresado significativamente en resolver sus necesidades materiales y proveer servicios básicos de salud, vivienda y alimento. Pero, aunque esto es más difícil de medir, existen indicios de que este progreso material no ha sido proporcional en lo que se refiere a generar bienestar psicológico y espiritual, lo cual contradice en gran medida el esquema básico de desarrollo y la ideología que soporta el sistema global. Esto quizás se explica en tanto que, si bien para que una persona pueda ser feliz necesita cubrir sus necesidades básicas, una vez que cubre un mínimo, tener más no asegurará en ninguna medida que su bienestar se incremente. Y hoy en día, la idea que mueve al mundo es que tener más debería de producir felicidad.

En este artículo se pueden ver estadísticas sobre el aumento de enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad, con un notable incremento desde 1930; esto incluso después de que se toman en cuentas cosas como el hecho de que antiguamente no se recopilaba tanta información como ahora. 

En Estados Unidos, más de 1/4 parte de las personas tiene alguna enfermedad mental; 40 millones de éstos padecen ansiedad; 10% reciben un fármaco para un trastorno anímico, la misma cantidad de estadounidenses que están deprimidos; y la depresión es ya actualmente la primera causa mundial de discapacidad para ir al trabajo.

Se han propuesto numerosos argumentos para explicar esta brecha entre el bienestar material y el bienestar integral (que es el que realmente importa). Seguramente se trata de un problema multifactorial; entre algunas de las causas que se suelen citar están el aislamiento (exacerbado por la tecnología virtual), la sobremedicación (fármacos que producen numerosos efectos colaterales), la migración a las ciudades y le pérdida de conexión con los ciclos naturales, etc. Añadiremos aquí otra importante causa: el surgimiento del individualismo y la pérdida de sentido comunitario, siguiendo el argumento que hacen el Dalái Lama y Arthur C. Brooks en este artículo del New York Times y, por otra parte, el documentalista Adam Curtis y el escritor George Monbiot. 

La tesis que manejan el Dalái Lama y Brooks es que en los países más desarrollados, donde impera la prosperidad, sigue existiendo gran enojo, descontento y ansiedad. Esto probablemente se debe a que los ciudadanos de estos países no experimentan diariamente una conexión con sus prójimos (probablemente porque defienden valores individualistas), y no sienten que son necesitados. Citan un estudio en el que ciudadanos de la tercera edad que no se sintieron útiles tuvieron una tendencia a morir prematuramente tres veces superior a aquellos que sí se sentían útiles. "Ser 'necesitado' no conlleva un orgullo egoísta o un apego enfermizo a la estima de los otros. Consiste en un deseo natural de servir a los hombres y mujeres que comparten con nosotros la condición humana. Como dijo un maestro budista del siglo XIII 'si uno enciende un fuego para otros, el camino propio también se aclarará'".

Otra cifra notable viene de Alemania, donde se encontró que las personas que buscan servir a los demás tienen una probabilidad cinco veces más alta de percibirse como felices. "El problema no es la carencia de riqueza material, es el creciente número de personas que sienten que ya no son útiles, que ya no son necesitados, que ya no se sienten unidos a la sociedad". Este problema probablemente se acentuará en el futuro, ya que se pronostica que en los siguientes años veremos cómo millones de trabajos serán resueltos por robots y algoritmos; si bien esto puede producir riqueza material también tiene el riesgo de sumir a las personas en una crisis de identidad por falta de sentirse útil. Tener más tiempo libre es bueno sólo cuando nos libera para hacer algo significativo. 

Brooks y el Dalái Lama concluyen que el hecho de que las personas no se contenten meramente con la seguridad material revela "un hambre universal por sentirse necesitados", lo cual es la semilla para formar una sociedad compasiva, basada en el servicio al otro. 

Otra forma de explicar la falta de conexión profunda y vinculación social que se traduce en bienestar psicofísico es explorada por Adam Curtis en sus documentales, el más reciente de los cuales es Hypernormalisation. La tesis de Curtis a lo largo de su obra es que la noción del individuo es una invención moderna ligada a la sociedad del consumo y al poder político, donde el individuo interioriza la idea de que su libertad de autoexpresarse y tener una opinión es su más grande tesoro y se debe hacer todo lo posible para salvaguardarla (esta idea suena lógica, pero tiene sus matices). Curtis sostiene que se ha creado la idea de que la individualidad se expresa a través del consumo de productos y experiencias que proveen una identidad, que nos hacen únicos (aunque, paradójicamente, todos queremos los mismos productos). Paralelamente al desarrollar este individualismo se ha fortalecido la idea de que cada uno de nosotros existe por su propia cuenta, separado de los demás, y que primero debe resolver sus necesidades y deseos. 

"Los individualistas creen que lo más importante es la autoexpresión" y que "lo más importante es lo que sientes dentro de tu cabeza", dice Curtis. Esto hace que el individuo moderno sienta que su propia individualidad se ve amenazada cuando participa en dinámicas grupales, en las cuales debe subsumirse y sacrificarse por un ideal superior a sus propios deseos. Ya que hemos asimilado de manera tan sólida esta noción de que somos individuos, nos cuesta trabajo pensarnos y actuar colectivamente, aunque en realidad podemos argumentar de igual manera que no somos individuos, estamos compuestos de miles de más células no estrictamente humanas (la microbiota) y vivimos en un planeta en el que todo lo que hacemos afecta a todos los demás y en realidad la supuesta individualidad que defendemos, nuestros mismos pensamientos, ideas y creencias, son el resultados de los pensamientos, ideas y creencias de todos los demás y no se pueden separar. Y además, como lo prueban numerosos estudios, actuar para nuestro propio beneficio sin considerar a los demás es estúpido y nos enferma.

En este artículo publicado en The Guardian, George Monbiot explica que investigación ha demostrado que el materialismo, al cual define como "un sistema de valores que se preocupa por las posesiones y la imagen social que proyectan", está asociado con depresión, ansiedad y relaciones rotas. Dice Monbiot que existe una correlación entre el materialismo y la falta de empatía. Y un estudio encontró que individuos que son expuestos a imágenes de productos de lujo y a mensajes orientados a que consuman se "vuelven más competitivos, más egoístas, tienen un sentido reducido de la responsabilidad social y se ven menos inclinados a participar en actividades sociales".

Si sumamos todo lo anterior podemos empezar a entender por qué existe tal desconexión entre el progreso material, el cual ciertamente tiene su valor e importancia, y el bienestar integral (el cual se ha ido rezagando ante la voracidad de seguir creciendo de la economía).