*

X
Esta maravillosa especie, una de las de mayor tamaño en el reino de los insectos, nos revela algunos de sus más íntimos secretos.

A lo largo y ancho de Nueva Zelanda vive una criatura muy parecida a los grillos conocida como weta. Estos insectos pueden parecer atemorizantes al principio pero, si se les ve bien, son criaturas hermosas y fascinantes.

Son una especie muy antigua, pues se calcula que la edad de estos insectos es de 180 a 190 millones de años, es decir, sobrevivieron a varios períodos geológicos y a la extinción de los dinosaurios.

Se han encontrado más de 70 especies, la más grande, el Weta gigante, puede llegar a tener el mismo tamaño de una palma, mientras que los más chicos miden 5cm. Habitan en el suelo, los árboles, las cuevas, los pastizales y los arbustos.

No poseen alas pero cuentan con mandíbulas para triturar su comida. Sus funciones dentro de la cadena alimenticia son similares a las de los ratones; suelen esconderse en el día y salir por las noches para alimentarse de vegetación, deshechos y otros insectos enfermos o muertos.

Su clasificación es difícil; se han encontrado pocos especímenes de algunas variantes. Actualmente están amenazados por la reducción y modificación de su hábitat natural y la introducción de animales ajenos al entorno (como ratas, gatos o erizos).

Al sentirse amenazados, los machos son especialmente agresivos y usualmente levantan sus patas posteriores cubiertas de espinas. Los weta machos cuidan de un número de hembras que esconden sus huevos entre la vegetación. 

Son capaces de invernar mediante la criptobiosis, es decir, se llevan a un estado de suspensión animada en el que desaparecen sus signos vitales y conservan intactas sus células congeladas para despertar en primavera. Sin duda son uno de los insectos más interesantes de Oceanía. En el siguiente video puedes ver un poco más del weta:

Masas de destrucción dejadas por el paso del huracán Matthew, una de las tormentas más poderosas del tiempo reciente que ha dejado sobre todo a Haití en una condición trágica

El huracán Matthew es la tormenta más poderosa que se ha generado en el Atlántico en una década, dejando una gran estela de destrucción a su paso por el Caribe, principalmente en Cuba y en Haití, y en el sur de Estados Unidos, principalmente en Florida. Cientos de personas han muerto y Haití, un país asolado por grandes catástrofes en los últimos años, ha sufrido una enorme devastación.

En este enlace aparecen una serie de opciones para hacer donaciones a los afectados en Haití, a través de sitios que no son la Cruz Roja, una organización que ha sido acusada de malversar los fondos que fueron donados para ayudar a este país caribeño en una ocasión previa.

Algunas personas se preguntan si este tipo de fenómenos no son parte de la nueva dinámica catastrófica en la cual estamos enfrascados debido al cambio climático, algo que no se presentaba de manera tan dramática antes de la "era industrial". Daniel Pichbeck escribe:

Mi nuevo libro se pregunta "¿Qué tan pronto es ahora?" (How Soon is Now), porque lo admitamos o no, podemos sentir la verdad de las cosas: nuestra biósfera ha sido llevada a su límite y, reluctantemente, ha empezado a luchar de regreso. Lo peor es que, como una madre protegiendo a sus crías, hará lo todo lo que está en su poder para evitar esta amenaza. Esta es la amenaza que nosotros –la familia humana– ahora representa para la intrincada red de vida interdependiente que nos rodea, ya que estamos eliminando más de 10% de la biodiversidad de la Tierra cada 10 o 15 años. 

 

[Imágenes: Boston Globe]