*

4 deliciosos cocteles con un ingrediente muy especial: cognac

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/01/2016

Ni resaca ni ingesta calórica: dos grandes beneficios de mezclar con cognac.

Beber alcohol implica, en mayor o menor grado, ciertas circunstancias, en especial aquellas que agrupamos bajo el temible nombre de “resaca”. Como sabemos, el alcohol genera efectos en el funcionamiento de nuestro cuerpo que resultan en síntomas como la deshidratación, el dolor de cabeza, cierto cansancio y otros que varían de cuerpo en cuerpo.

Sin embargo, un caso específico de estos efecto se encuentra en la calidad del licor que se bebe. Como se sabe (casi siempre por experiencia), una bebida barata provoca usualmente una resaca muy cara, y viceversa, una bebida en la que se invierte un poco más puede hacer que, casi mágicamente, al día siguiente despertemos frescos y como si no hubiéramos bebido ni una gota de alcohol.

Esto se debe un sustancia que se encuentran en toda bebida alcohólica conocida como “congénere”, la cual es resultado de la fermentación. Bajo este nombre se agrupan alcoholes como el metanol, aceite de fusel y otros químicos orgánicos como la acetona, el acetaldehído o el tanino. Como podemos adivinar ya desde los nombres, los congéneres son impurezas que, como tales, tienen cierta toxicidad para nuestro cuerpo.

Lo interesante es que aunque dichas sustancias están en todas las bebidas alcohólicas, no se encuentran en la misma proporción. Y esto depende en buena medida de la calidad de los ingredientes que se usan en la destilación de un licor y, por otro lado, en el cuidado que se pone en esta. En los licores de mayor calidad usualmente el proceso de producción también conlleva un buen esmero, de ahí que al momento de llegar al cuerpo de quien lo bebe, eso especial se transmita.

A continuación, y porque también esto es parte de vivir y disfrutar, compartimos 4 recetas de atractivos cocteles que tienen como licor principal el cognac, una bebida que por su bajo contenido calórico y su proceso especial de de destilación nos libera de la preocupación de consumir calorías de más y, sobre todo, de despertar al día siguiente con una resaca insufrible. Sólo como dato comparativo, entre el cognac y otros licores que usualmente se consideran de bajo contenido calórico, vale la pena mencionar que de acuerdo con la base de datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el whisky, el vodka, el ron y la ginebra aportan todos 250 calorías por cada 100 gramos, mientras que el cognac aporta 231 calorías/100g. Sin duda una bondad del cognac que por sí misma ya nos invitan a probarlo.

Las mezclas que enlistamos conservan esas mismas cualidades, esto para demostrar que vivir se trata de disfrutar, por el solo hecho de que la vida es muy especial.

 

Hennessy STRAWBERRY

1 ½ onzas de Hennessy Very Special

¾ onza de fresas hechas puré

¼ onza de extracto de vainilla natural

½ vaina de vanilla

Vierte todos los ingredientes en un shaker junto con 5 o 6 cubos de hielo. Cierra y agita bien. Sirve en un vaso bajo y adorna con la vaina de vainilla.

 

Hennessy PASSION

1 1/2 onzas de Hennessy Very Special

3 ½ onzas de jugo natural de maracuyá

1 rodaja grande de naranja

Vierte el cognac Hennessy Very Special y el jugo de maracuyá en un vaso bajo con hielos. Exprime la rodaja de naranja. Agita durante algunos segundos. Sirve.

 

Per sempre

1 1/2 onzas de Hennessy Very Special

1/2 onza de campari

1/2 onza de amaro

2 toques de bíter de naranja

Cáscara de naranja

Mezcla todos los ingredientes (excepto la cáscara de naranja) en un vaso con hielo y agita hasta que se enfríe. Vierte sobre un hielo grande en un vaso bajo. Para terminar, añade la cáscara de naranja.

 

Hennessy GINGERPEAR

1 3/4 onzas de Hennessy V.S.

3/4 onza de jugo de pera

1 rebanada delgada de jengibre

1 rebanada de pera fresca

Machaca la rebanada de jengibre en el fondo de un shaker. Añade el jugo de pera, el cognac Hennessy y 5 o 6 cubos de hielo. Cierra el shaker y agita bien. Vierte con cuidado sobre un hielo grande en un vaso bajo. Adorna con la rebanada de pera.

 

#ThisIsVerySpecial 

Esta es la mejor manera de tener energía para vivir sin recurrir al café, azúcar o una breve siesta

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/01/2016

¿Por qué el cansancio es tan común en nuestra época?

El cansancio es uno de los males más comunes de nuestra época. La fatiga se ha extendido como una especie de epidemia silenciosa que afecta a personas que supuestamente no tendrían por qué estar cansadas: jóvenes, estudiantes, oficinistas, adultos en su plenitud. ¿No son éstos los momentos de la vida en que más energía se tiene? Entonces, ¿por qué hay tantas personas tan cansadas?

Los motivos pueden ser varios y de diversa índole: la calidad de la alimentación contemporánea, la sobreexcitación en que vivimos, la multitud de estímulos que nos rodean, nuestra incapacidad de estar en silencio y a solas y también, como sugiere el filósofo Byung-Chul Han, una circunstancia peculiar del modelo económico en el que vivimos, en el cual uno de los discursos predominantes es el que nos insta a “dar siempre más”, a esforzarnos, a ser “empresarios de nosotros mismos” y emprender la inagotable tarea de ser artífices de nuestro propio éxito.

Desde cierta perspectiva, podríamos tomar esto como un hecho fundamental de la existencia. Nadie más que el sujeto es responsable de su propia vida. Somos nosotros quienes tomamos las decisiones que la configuran… hasta cierto punto. Porque hay algo que la ideología del capitalismo contemporáneo oculta demasiado bien: que hay otros factores además de nuestra sola voluntad que también participan de dicha configuración. No es cierto que sólo esforzándote llegarás a ser CEO de una empresa multinacional, por ejemplo, o que acumules una fortuna multimillonaria.

Sin embargo, muchas personas viven creyendo que así es, y como dice Byung-Chul Han, son al mismo tiempo amos y esclavos (en un sentido hegeliano). El “jefe” no es más la persona que nos dice qué hacer, sino que se ha convertido ahora en una voz interna que nos dice sin cesar que debemos seguir, que lo que tenemos no es suficiente, que podemos hacer más. ¿Pero esto es así o sólo podemos llegar, humanamente, al límite de nuestras posibilidades? ¿Es ése el origen de la fatiga crónica que tanta gente padece ahora? ¿Quién puede ser feliz, mantenerse entusiasmado y alegre cuando a cada momento se presenta esa obligación de no detenernos?

En este sentido, es posible que el remedio definitivo a ese cansancio sea, justamente, salir de esa lógica. Darte cuenta de que nadie puede hacer más de lo posible, que el esfuerzo es necesario, sin duda, pero en tus propios términos, que lo que quieres de verdad es con cierta frecuencia distinto de lo que otros te han dicho que debes querer, que hay otras circunstancias fuera de tu alcance que sin embargo inciden en tu vida. 

Comer saludablemente ayuda, dormir tus horas, ejercitarte, cultivar tus relaciones, amar lo que haces, encarar la adversidad, disfrutar y entender cada uno de esos elementos como piezas de un proyecto mayor: tu vida.

¿Le vas a decir a tu propia vida que estás muy cansado para vivirla?

Imagen principal: Helena Perez Garcia 

También en Pijama Surf: Tener una vida plena es lo más sencillo del mundo, y estos 15 hábitos son la evidencia​