*

X

6 predicciones de Aldous Huxley sobre cómo se acabará la libertad en el mundo

Política

Por: Kin Navarro - 12/02/2016

Estas observaciones hechas a la mitad del siglo XX pueden sonar más actuales de lo que desearíamos

Luego de haber vivido la primera y segunda guerras mundiales y el comienzo de la guerra fría, Aldous Huxley, en una entrevista para el programa de ABC de Mike Wallace en 1958, arroja agudas reflexiones y una tajante descripción de los pasos que nos conducirán a perder libertades individuales y colectivas.

Sus observaciones son mucho más valiosas hoy de lo que fueron en su época, pues se percibían como improbables o demasiado lejanas para ser tomadas en consideración. Al comienzo de la entrevista, Wallace presenta a Huxley de la siguiente forma:

 

Un hombre cazado por la visión del infierno en la tierra, un crítico social mordaz; hace 27 años, el señor Huxley escribó Un mundo feliz, una novela que predice que algún día el mundo entero vivirá bajo la mano de una atemorizante dictadura. Hoy el señor Huxley afirma que ese horrible mundo ficticio está a la vuelta de la esquina para todos.

 

Con los acontecimientos recientes y una tercera guerra mundial latente desde hace algunos años, Huxley nos recuerda que la mejor arma contra la tiranía siempre será el pensamiento divergente, individual y crítico.

Las siguientes seis predicciones tomadas de la entrevista ponen de relieve la urgencia de despertar y confrontar la manera en que el poder es utilizado actualmente:

 

Esclavizados por la burocracia, la televisión y la tecnología

De acuerdo con el autor británico, el avance de la tecnología trae inevitablemente la necesidad de nuevas instituciones organizadas de manera jerárquica y vertical. No sólo eso: estas tecnologías permiten construir organizaciones más grandes y complejas en las que los individuos son obligados a obedecer las órdenes de cadenas de mando más y más largas.

 

 

Algunos dictadores, como Hitler, han utilizado la mano dura para regir pero también se han valido de los medios de comunicación, como la televisión, para difundir ideas y puntos de vista que permitieran a las poblaciones identificarse con cualquier punto de su agenda hasta llevarlas a hacer cosas de las que no están tan seguros.

 

La publicidad esquivará los filtros racionales y capturará la mente de los niños

Cada Navidad que pasa este punto se vuelve a comprobar una y otra vez. También con cada proceso electoral por venir. La publicidad (así como la propaganda) busca colocar bienes, servicios o ideas para su consumo arrojando contenidos que apelan a las fuerzas inconscientes en la mente de las personas. Nunca apelan al criterio y buen juicio de quien escucha.

 

 

En la época en que se hizo esta entrevista, la televisión apenas comenzaba a jugar el papel decisivo que luego tendría en los cambios dentro de la opinión pública. El control del imaginario de los niños, acompañados todo el tiempo y durante su crecimiento por la televisión, forjó una generación de individuos obedientes, con ciertas inclinaciones políticas claras y fieles a las marcas con que se identificaron desde pequeños.

 

El establecimiento de una dictadura basada en el terror

 

Para Huxley, estas dictaduras tendrán una nueva forma, lejana al tipo de regímenes a los que el siglo XX estaba acostumbrado. Otra de las posibilidades latentes es la planteada por Orwell en su libro 1984, una dictadura basada en el estricto uso de la fuerza: vigilancia, castigo, estado permanente de guerra.

 

La revolución farmacológica nos hará amar la esclavitud

 

Con la implementación de nuevas drogas y la posibilidad de producir grandes volúmenes a bajo costo se abre también la oportunidad de hacer de las sustancias una vía de control, al modificar la percepción y el estado anímico de las poblaciones. Permanecer felices incluso en situaciones en las que la alegría no debería caber, quizá a costa de nuestra dignidad.

 

Los candidatos políticos serán mercancía publicitada por profesionales

Este es uno de los puntos que se han cumplido con mayor claridad. Fenómenos como Enrique Peña Nieto en México o Donald Trump en Estados Unidos demuestran que no se necesita tener una base política sólida o una propuesta en concreto, basta con apelar a los deseos y miedos de las poblaciones para inclinarlos a favor o en contra de lo que sea.

 

La dictadura perfecta, Luis Estrada. Bandidos Films, 2014.

 

Cualquier político puede ser asesorado para lucir sincero, para usar las palabras correctas y encarnar la personalidad correcta, una faceta encantadora que deja de lado las preguntas realmente importantes sobre el rumbo de las cosas. La mercadotecnia tiene un papel clave en las decisiones políticas de la gente.

 

Personas malignas se aprovecharán de la tecnología y el gobierno para obtener poder

Todas las democracias se basan sobre el entendido de que el poder es peligroso y que resulta extremadamente importante no dejar que ningún hombre o grupo pequeño tenga demasiado poder ni que lo tenga por mucho tiempo.

 

 

Las cúpulas del poder existen en cada país y el alcance de su influencia muchas veces resulta incalculable. ¿Qué tan cerca estamos de una guerra entre esos grupos? ¿Existirá alguno que quiera reinar por encima de todos?

BlackRock podría ser la compañía más poderosa del mundo (y casi nadie la conoce)

Política

Por: pijamasurf - 12/02/2016

BlackRock, con su software inteligente Aladdin, es uno de los poderes secretos del mundo, con una influencia insuperada en el sector financiero

La compañía BlackRock no figura en las listas de conspiración sobre las compañías que controlan el mundo (todos saben que hoy en día las corporaciones tienen más poder que los políticos y que muchos países). Se suelen citar a bancos como Goldman Sachs, a petroleras, farmacéuticas, contratistas militares, a compañías multimillonarias como Apple o Nestlé y casi siempre a Monsanto, pero casi nunca a BlackRock. Sin embargo, ninguna compañía maneja tanto dinero como BlackRock con su software Aladdin.

BlackRock es una compañía que maneja inversiones y, como señala The Economist, tiene acciones en casi todas las principales compañías del mundo (The Economist incluso acepta que es la accionista principal de Pearson, la compañía que controla el diario). Sus tentáculos se expanden a todos los bonos, deudas, fondos de inversión y demás. Cifras del 2014 le daban un control de 4.5 billones de dólares en activos y hasta el 7% total del dinero del mundo circula por su plataforma de transacciones.

El tesoro de BlackRock es su software Aladdin, el cual tiene su base en su centro de datos en East Wenatchee, Washington. Ahí se registran innumerables eventos históricos que van desde las fluctuaciones de diferentes productos financieros hasta cataclismos climáticos, escándalos políticos y demás. Aladdin compara estos eventos pasados con el momento presente para analizar el potencial riesgo del capital que se mueve. Los suscriptores de Aladdin pueden ver en tiempo real las probabilidades de los resultados de las inversiones. Esto es lo que se llama el método Monte Carlo; a grandes rasgos Aladdin constantemente está tirando los dados y tabulando los resultados con el fin de reducir los riesgos de las inversiones. 

El poder de BlackRock quedó demostrado cuando, en la crisis financiera del 2008 por la burbuja inmobiliaria, el gobierno de Estados Unidos recurrió a Aladdin para evaluar los activos tóxicos de la economía en ese momento. Gran Bretaña y Grecia también han realizado diagnósticos similares en tiempos de crisis. Se bromeó en el momento con que el CEO de BlackRock, Larry Fink, iba ser el nuevo Secretario del Tesoro de Estados Unidos, lo cual hubiera significado una degradación de su puesto. 

El documentalista de la BBC Adam Curtis, quien hace referencia a esta empresa en su monumental documental Hypernormalisation (uno de sus temas es cómo la política ha perdido todo poder en favor de los sistemas de información financiera), suena la alarma sobre Aladdin:

No puedo enfatizar el poder que tiene el sistema de BlackRock en moldear el mundo, en algunos aspectos es más poderoso que la política tradicional. Y pone sobre la mesa importantes cuestiones. Porque su interés no es cambiar el mundo, sino mantenerlo siempre estable. Prevenir cualquier desarrollo que presente un riesgo y cuando estás moviendo 11 billones de dólares [trillones en inglés], es realmente una fuerza muy importante.

Otras personas, incluyendo The Economist, han señalado que el poder que tiene BlackRock, podría ser un tanto excesivo, particularmente porque si tanto dinero es manejado por quienes piensan con las mismas herramientas se podría originar una predisposición a crear los mismos errores. 

Pero el gigante que es Aladdin sólo parece estar creciendo, ya que entre más se usa más sabe y más aprende a analizar patrones. Si la información es poder, Aladdin debe estar junto con Google y Facebook en una liga aparte. Este es uno de los sistemas prototipo que embanderan una nueva era en la que seremos gobernados por algoritmos.