*

X

6 predicciones de Aldous Huxley sobre cómo se acabará la libertad en el mundo

Política

Por: Kin Navarro - 12/02/2016

Estas observaciones hechas a la mitad del siglo XX pueden sonar más actuales de lo que desearíamos

Luego de haber vivido la primera y segunda guerras mundiales y el comienzo de la guerra fría, Aldous Huxley, en una entrevista para el programa de ABC de Mike Wallace en 1958, arroja agudas reflexiones y una tajante descripción de los pasos que nos conducirán a perder libertades individuales y colectivas.

Sus observaciones son mucho más valiosas hoy de lo que fueron en su época, pues se percibían como improbables o demasiado lejanas para ser tomadas en consideración. Al comienzo de la entrevista, Wallace presenta a Huxley de la siguiente forma:

 

Un hombre cazado por la visión del infierno en la tierra, un crítico social mordaz; hace 27 años, el señor Huxley escribó Un mundo feliz, una novela que predice que algún día el mundo entero vivirá bajo la mano de una atemorizante dictadura. Hoy el señor Huxley afirma que ese horrible mundo ficticio está a la vuelta de la esquina para todos.

 

Con los acontecimientos recientes y una tercera guerra mundial latente desde hace algunos años, Huxley nos recuerda que la mejor arma contra la tiranía siempre será el pensamiento divergente, individual y crítico.

Las siguientes seis predicciones tomadas de la entrevista ponen de relieve la urgencia de despertar y confrontar la manera en que el poder es utilizado actualmente:

 

Esclavizados por la burocracia, la televisión y la tecnología

De acuerdo con el autor británico, el avance de la tecnología trae inevitablemente la necesidad de nuevas instituciones organizadas de manera jerárquica y vertical. No sólo eso: estas tecnologías permiten construir organizaciones más grandes y complejas en las que los individuos son obligados a obedecer las órdenes de cadenas de mando más y más largas.

 

 

Algunos dictadores, como Hitler, han utilizado la mano dura para regir pero también se han valido de los medios de comunicación, como la televisión, para difundir ideas y puntos de vista que permitieran a las poblaciones identificarse con cualquier punto de su agenda hasta llevarlas a hacer cosas de las que no están tan seguros.

 

La publicidad esquivará los filtros racionales y capturará la mente de los niños

Cada Navidad que pasa este punto se vuelve a comprobar una y otra vez. También con cada proceso electoral por venir. La publicidad (así como la propaganda) busca colocar bienes, servicios o ideas para su consumo arrojando contenidos que apelan a las fuerzas inconscientes en la mente de las personas. Nunca apelan al criterio y buen juicio de quien escucha.

 

 

En la época en que se hizo esta entrevista, la televisión apenas comenzaba a jugar el papel decisivo que luego tendría en los cambios dentro de la opinión pública. El control del imaginario de los niños, acompañados todo el tiempo y durante su crecimiento por la televisión, forjó una generación de individuos obedientes, con ciertas inclinaciones políticas claras y fieles a las marcas con que se identificaron desde pequeños.

 

El establecimiento de una dictadura basada en el terror

 

Para Huxley, estas dictaduras tendrán una nueva forma, lejana al tipo de regímenes a los que el siglo XX estaba acostumbrado. Otra de las posibilidades latentes es la planteada por Orwell en su libro 1984, una dictadura basada en el estricto uso de la fuerza: vigilancia, castigo, estado permanente de guerra.

 

La revolución farmacológica nos hará amar la esclavitud

 

Con la implementación de nuevas drogas y la posibilidad de producir grandes volúmenes a bajo costo se abre también la oportunidad de hacer de las sustancias una vía de control, al modificar la percepción y el estado anímico de las poblaciones. Permanecer felices incluso en situaciones en las que la alegría no debería caber, quizá a costa de nuestra dignidad.

 

Los candidatos políticos serán mercancía publicitada por profesionales

Este es uno de los puntos que se han cumplido con mayor claridad. Fenómenos como Enrique Peña Nieto en México o Donald Trump en Estados Unidos demuestran que no se necesita tener una base política sólida o una propuesta en concreto, basta con apelar a los deseos y miedos de las poblaciones para inclinarlos a favor o en contra de lo que sea.

 

La dictadura perfecta, Luis Estrada. Bandidos Films, 2014.

 

Cualquier político puede ser asesorado para lucir sincero, para usar las palabras correctas y encarnar la personalidad correcta, una faceta encantadora que deja de lado las preguntas realmente importantes sobre el rumbo de las cosas. La mercadotecnia tiene un papel clave en las decisiones políticas de la gente.

 

Personas malignas se aprovecharán de la tecnología y el gobierno para obtener poder

Todas las democracias se basan sobre el entendido de que el poder es peligroso y que resulta extremadamente importante no dejar que ningún hombre o grupo pequeño tenga demasiado poder ni que lo tenga por mucho tiempo.

 

 

Las cúpulas del poder existen en cada país y el alcance de su influencia muchas veces resulta incalculable. ¿Qué tan cerca estamos de una guerra entre esos grupos? ¿Existirá alguno que quiera reinar por encima de todos?

Ve cómo Michael Moore pronosticó el triunfo de Trump hace unos meses atinando en los estados que se probarían definitivos

Política

Por: Pijamasurf - 12/02/2016

El documentalista Michael Moore lo vio venir, con una inusitada claridad

Pocas encuestadores y analistas pronosticaron el triunfo de Donald Trump. Parece que todos vivimos ya en nuestra burbuja y vemos sólo lo que de antemano creemos. 

Sin embargo, existen excepciones y una de ellas es Michael Moore, quien en julio en un programa de TV con Bill Maher detectó exactamente lo que estaba pasando, hasta el punto de señalar que Trump podría ganar los estados de Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Ohio, los cuales a la postre están probando ser definitivos junto con Florida.

Moore categóricamente señala que él cree que Trump iba a ganar. "Será la estrategia del BREXIT, la parte central de Inglaterra [en Estados Unidos son] Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Ohio. Todo lo que tiene que hacer es ganar estos estados... Mitt Romney perdió por 64 votos y estos estados otorgan 64 votos". Moore añade que él vive en Michigan y escuchó cómo Trump encendió a las multitudes diciendo exactamente lo que querían oír con un discurso nacionalista polarizador. 

Pocos creían que era posible que ganara Trump, no notando que las encuestas en recientes elecciones (como en el caso del BREXIT) no han sido muy precisas y en este caso existía una gran posibilidad de que hubieran votantes de clóset a favor de Trump, que habían sido enardecidos, alimentando el enojo que ya cargaban. Trump hábilmente utilizó el discurso antisistema, anticlase política, como señala Adam Curtis, lo mismo usando una retórica de Occupy Wall Street que una retórica fascista. Supo capitalizar lo emocional, en detrimento de lo racional y lo ético. A diferencia de Hillary, Trump logró conectar emocionalmente con la gente común y corriente, aunque esto fuera a través de emociones negativas. Más aún que un voto de miedo, fue el voto del enojo (el enojo en contra de Washington y las élites y el enojo y la animadversión que existe todavía entre razas en Estados Unidos; algunos incluso hablan de un voto de venganza en contra de un presidente negro). El triunfo de esta emoción no presagia un futuro muy amable que digamos. Sobre todo para las minorías y para la economía global, que ya está sintiendo una picada (en especial, el peso mexicano está por sufrir una caída histórica).

Por otro lado, Trump entendió mejor también la ecología mediática en la que vivimos, en la que ser el villano y tener comportamientos extremos en redes sociales genera más seguidores y no menos. O, como dice un analista político, el villano de un reality show es la estrella del programa. 

Otro analista que comprendió lo que estaba pasando fue Douglas Rushkoff; recomendamos que visites el sitio que ha montado este importante teórico de medios sobre el nuevo nacionalismo y la ecología mediática que hizo posible el triunfo de Trump.