*

X

Consumo de alcohol disminuye en lugares donde se legaliza la marihuana (y la salud pública se beneficia)

Salud

Por: pijamasurf - 12/11/2016

En materia de salud pública, un punto a favor de la legalización es la disminución del consumo de alcohol (con todos los beneficios que ello implica)

Los argumentos a favor de la legalización de la marihuana son incontables. No porque la marihuana sea una panacea, pero el sentido común, las estadísticas y la trágica historia de la "guerra contra las drogas" provocan este florecimiento explosivo de razones sociales, económicas, culturales y, también, en materia de salud pública. 

En cuanto a este último rubro, la salud pública (lo cual, por cierto, era uno de los principales pretextos que justificaban la prohibición de la marihuana), se ha comprobado que en las entidades de Estados Unidos que han legalizado el consumo de cannabis se han prescrito significativamente menos fármacos a pacientes (desde antidepresivos hasta analgésicos), además de que se ha registrado una disminución importante en el consumo de alcohol (esa sustancia socialmente celebrada, respaldada por una industria multimillonaria y asociada a una cantidad masiva de crímenes y accidentes). 

Gracias a un estudio reciente se constató que, en aquellos estados donde el consumo recreativo de marihuana es permitido (Oregon, Colorado y Washington), los índices de consumo de cerveza bajaron entre 3 y 6%. Y si consideramos que California pronto se integrará a ese grupo podemos suponer que la industria del alcohol recibirá un duro golpe pero, sobre todo, que esto podría impactar de manera positiva en los índices de salud pública y reducción de crímenes y accidentes.

¿Qué es lo mejor que puedes hacer por una persona con depresión? Estar ahí para cuando llegue a la otra orilla

Salud

Por: pijamasurf - 12/11/2016

Estas palabras de Stephen Fry son una gran respuesta a quienes se preguntan cómo actuar frente a una persona que se encuentra en depresión

En los últimos años la depresión ha sido una de las enfermedades mentales más comunes entre la población general. Para muchos es como una tristeza, pero quienes la padecen aseguran que es más que esto, pues se vive como un malestar tan desmesurado que parece abarcarlo y consumirlo todo, como si fuera imposible escapar de él.

La humanidad ha conocido antes ese estado, que en otras épocas ha sido llamado acedia, melancolía y quizá bajo algún otro nombre, y que también en esos casos ha tenido como rasgo común la paralización del ánimo, como si no se pudiera hacer otra cosa más que sufrir.

Más allá de las explicaciones y tratamientos en torno a la depresión, una de las preguntas más constantes que surgen cuando se le encara es cómo actuar frente a una persona que se encuentra en un momento de su vida dominado por dicho mal.

Quizá la primera respuesta sea “querer ayudar”, también es común consolar, dar ánimo, en algunos casos preguntar a la persona por qué se siente así, y quizá algunas otras cosas, en muchos casos bajo la premisa de que la depresión es un estado de ánimo que, como la tristeza a la que tanto se le parece, se soluciona con un abrazo y una plática.

Y quizá sí, pero antes la persona que se entristece patológicamente tiene que pasar por otras cosas, tiene que andar su propio camino, salir por sus propios medios del pantano.

Y justo por eso compartimos esta cita de Stephen Fry, actor, comediante y presentador inglés que por varios años vivió una intensa depresión. Quien conozca la labor de Fry pero no este detalle biográfico quizá se sorprenda al intentar compaginar ambos, pues se trata de un hombre sumamente ingenioso, culto e incluso exitoso. ¿Cómo podría alguien así caer en depresión? Sin embargo, sucede, porque la depresión no tiene que ver con ninguno de esos rasgos. Pero no menos cierto es que por eso mismo Fry tiene un entendimiento sensible e interesante del malestar. Dice el actor:

Si conoces a alguien que está deprimido, por favor hazte el propósito de nunca preguntarle por qué. La depresión no es una respuesta directa a una situación adversa. La depresión es más bien como el clima. Intenta entender la oscuridad, el letargo, la desesperanza y la soledad por la cual atraviesa. Procura estar ahí para cuando esa persona llegue al otro lado.

Es difícil ser amigo de alguien que está deprimido, pero es uno de los actos más generosos y más nobles que puedes hacer.

¿Qué te parece? ¿Coincides con Stephen Fry? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota.

 

También en Pijama Surf: El amor siempre está ahí, incluso en medio de la depresión (Tchaikovsky sobre la tristeza)​

 

Imagen principal: Ilya Kazakov