*

Estas 4 expresiones demuestran que las palabras más sencillas son a veces las más elocuentes

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/28/2016

Los detalles más mínimos son a veces los más memorables, y estas palabras así parecen demostrarlo

El lenguaje es como una constelación. A la distancia lo vemos como un todo, un universo autosuficiente y que no precisa más que de sí para continuar existiendo. Sin embargo, al igual que sucede con la exploración astronómica, conforme nos acercamos a esa totalidad, descubrimos detalles que antes escapaban a nuestra vista. Vemos sistemas organizados en torno a estrellas específicas, planetas de órbitas insomnes, astros moribundos y otros apenas nacientes. El lenguaje es un poco así: palabras que hacen girar a otras a su alrededor, palabras llenas de luz, palabras que incluso los exploradores han olvidado… Y entre éstas, palabras sencillas que, inesperadamente, son tanto o más expresivas que aquellas que podríamos calificar de grandilocuentes.

A continuación, en un ejercicio que algo tiene de taxonomía, compartimos cuatro expresiones que a pesar de ser algunas de las más sencillas en español, dicen mucho más de lo que esperaríamos.

Te invitamos a conocerlas y a agregar otras que conozcas en la sección de comentarios de esta nota.

 

Esta palabra puede parecer muy simple, pero en la vida no es del todo sencillo aprender a usarla. Algunos dicen Sí a todo, aun cuando quizá debieran utilizarla con mayor conciencia. Otros, en cambio, suelen vivir instalados en el No, en la resistencia al flujo natural de la vida: decimos No a una separación, al dolor, al sufrimiento, y a veces incluso a la felicidad, al placer y al amor. En Walking Life, la película de Richard Linklater (2001), uno de los personajes sostiene esta hipótesis sobre las implicaciones de decir Sí a la vida:

"De hecho, sólo existe un instante, y es este, y es la eternidad. Es el instante en el cual Dios plantea una pregunta, que es, básicamente, ‘¿Quieres, ya sabes, ser uno con la eternidad? ¿Quieres estar en el cielo?’. Y todos respondemos: ‘No, gracias. No ahora’. De tal modo que el tiempo es ese constante decir ‘No’ a la invitación divina. Quiero decir, eso es el tiempo. Es decir, no hay más en el 50 a. C. que en el 2001. Sólo está este instante, y es ahí donde siempre estamos". Y después ella me dijo que, de hecho, esa es la narrativa de vida de todas las personas. Que, ya sabes, más allá de las diferencias fenoménicas, no hay sino una historia, y esa es la historia de pasar del ‘No’ al ‘Sí’. Toda lo vida es un ‘No, gracias; no, gracias; no, gracias’, hasta que finalmente es un ‘Sí, me rindo. Sí, acepto. Sí, lo abrazo’. Ese es el viaje.

 

Gracias

Esta es probablemente una de las palabras más sencillas de todos los idiomas y también una de muchos efectos en nuestra vida diaria. El agradecimiento es el terreno donde la compasión echa sus raíces, pues dar las gracias es, en buena medida, dar el lugar que le corresponde a todo lo que recibimos cada día, tomándolo de donde viene y colocándolo en el lugar de nuestra vida que mejor le sienta.

 

Cuídate

No son muchos los idiomas actuales en los que se use este imperativo como fórmula de despedida. Pasa en el español de México y de algunos otros países latinoamericanos, también en el inglés de Estados Unidos. Pero más allá de la singularidad, esta partícula verbal es sumamente elocuente, pues es como una síntesis de la importancia que ciertas personas tienen en nuestra vida, una especie de deseo que algo tiene de conjuro mágico para invocar la protección y el cuidado para aquellos a quienes más queremos.

 

¿Me escuchas?

Esta pregunta puede sonar un tanto trivial, e incluso puede ser que en nuestra vida la usemos a cada tanto, por ejemplo, cuando hablamos por teléfono y por un momento creemos que la otra persona al otro lado nos ha perdido, o nosotros mismos caemos en un silencio perturbador. Su significado, sin embargo, es profundo, pues, paradójicamente, escuchar es una de las habilidades menos comunes de nuestro tiempo, tan caracterizado por las comunicaciones. Escuchar a una persona es alcanzar a distinguir el lugar desde el cual nos está hablando, su posición como amigo, padre, pareja, compañero de trabajo, vecino, etc.; la historia que lo llevó al momento en que coincidimos con ella, sus posibilidades y limitaciones. Cuando escuchamos de verdad salimos del encierro de nuestro Yo para compartir un instante con el Otro.

 

¿Qué te parece? Para aprovechar todas las posibilidades expresivas del lenguaje te invitamos a descubrir el regalo que UNEFON tiene para ti: hasta el doble de tiempo aire durante todo 1 año. Conoce más en este enlace.

Científicos analizan modelo de multiverso postulado por filósofo medieval

Filosofía

Por: pijamasurf - 12/28/2016

El tratado de un teólogo franciscano hace alusión a algo muy parecido al Big Bang y su factibilidad ha sido motivo de escrutinio científico

Actualmente sentimos que las teorías sobre diferentes universos paralelos posibles o multiversos son o posibilidades teóricas de la física cuántica o temas de ciencia ficción, es decir, que de alguna manera son ideas futuristas. Sin embargo, un grupo de científicos británicos ha llevado a cabo un estudio sobre cierto texto que sugiere que esta idea ya existía en la época medieval. En su tratado titulado De luce o De la luz, escrito en 1225, Roberto Grosseteste describió un modelo cosmológico en el que el universo había sido creado en una explosión similar a la del Big Bang y la condesación que ocurrió después. 

Este filósofo franciscano ha sido descrito como una mente brillante y alabado por su genio en la política, la teología y las matemáticas, y en su tratado postula que la unión de luz y materia dio origen a todos los cuerpos del cosmos. Además Grosseteste plasmó sus ideas como si fueran fórmulas matemáticas, de tal manera que los investigadores hicieron uso de una computadora para resolver las ecuaciones y traducirlas en modelos capaces de ilustrar esta idea de la creación del cosmos. El filósofo escribió que:

Al principio, la materia y la luz estaban vinculadas entre sí. Pero la rápida expansión llevó finalmente a un estado perfecto, con la cristalización de la luz-materia y la formación de la esfera exterior, el llamado firmamento, del cosmos medieval.

Una vez realizada la simulación computarizada de las ecuaciones de Grosseteste, los investigadores notaron que el universo que el teólogo medieval describía podía efectivamente haberse formado de acuerdo con sus descripciones. En palabras del autor principal de esta investigación, Richard Bower: 

Sorprendentemente, la simulación por ordenador muestra que la descripción de Grosseteste es exacta. Los resultados nos dan una apreciación mucho más profunda de la ciencia en el siglo XII.

Aunque ha apuntado que:

Por sí solas, las leyes de Grosseteste no son suficientes para producir el universo en el que pensó que vivía.

Sin embargo, vale la pena recordar que en la época en que el teólogo franciscano postuló sus ideas, el modelo dominante era aquel de Aristóteles y sus esferas. Hoy en día existen las leyes de la mecánica cuántica y la teoría de la relatividad general y son usadas para explicar el origen del cosmos. No obstante, ello no puede proveer ciertos datos sobre la cantidad de materia oscura y energía oscura en el universo, para lo cual los científicos actuales usan la teoría de la supersimetría.