*

X

Este mapa muestra cuáles son los países más ignorantes del mundo

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/18/2016

Este reciente índice enlista las naciones cuya población podría calificarse de más ignorante, y en él encontramos bastantes curiosidades

Quizá lo que más llama la atención de este ranking de ignorancia por país es constatar que entre las naciones más desinformadas se encuentran también algunas de las más poderosas. Lo anterior nos lleva insinuar que acaso existe una relativa correspondencia entre el poder que ejerce un gobierno y la ignorancia que evidencia su sociedad –factor, este último, que precisamente estaría facilitando lo otro. De hecho, dos de los únicos cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas figuran entre los cinco países más ignorantes. O dicho de otra forma, la ignorancia puede ser un agente bastante rentable para que un gobierno acumule poder, libremente y sin tener que responder a exigencias civiles. 

La firma Ipsos MORI, especializada en opinión pública, detectó, por medio de encuestar a cerca de 30 mil personas de 40 países, en qué naciones se ubica una menor correspondencia entre lo que la gente percibe y lo que los números comprueban. Con preguntas que van desde "¿Cuántos musulmanes habitan en Europa?", para el caso de los europeos, hasta "¿Cómo gasta su dinero tu gobierno?", entre varias otras, el Índice de la ignorancia fue definiendo las posiciones de estos 40 países y el resultado fue el siguiente: India, China, Taiwán, Sudáfrica y EEUU aparecen como los países "menos conocedores", mientras que Holanda, Reino Unido, Corea del Sur, la República Checa y, sorpresivamente, Malasia, se acomodaron como los menos ignorantes. El resto del top 10 lo conforman Australia y países europeos, mientras que Colombia es el país latino mejor ubicado, ya que aparece en lugar 11. 

 

Aquí puedes consultar un mapa interactivo que refleja esta evaluación y ver la imagen anterior ampliada

Las 14 características del fascismo según Umberto Eco

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/18/2016

Eco realizó uno de los diagnósticos más atinados sobre los regímenes fascistas

Umberto Eco es una de las personalidades que mejor podrían definir el fascismo, pues en él se combinaron la experiencia propia, la erudición y la lucidez analítica. Como italiano, vivió de cerca el fascismo y sus consecuencias, y como intelectual dedicó no pocos momentos a estudiarlo, entenderlo y explicarlo pero, por encima de todo, denunciarlo y prevenirlo. De todos los males que el ser humano puede gestar para sí mismo, pocos tan nefastos como un régimen totalitario, en el que usualmente el sufrimiento es mucho mayor que los posibles beneficios a obtener.

En esta ocasión compartimos el fragmento de una conferencia que Eco pronunció en 1995 en la Universidad de Columbia; en aquella ocasión, el escritor elaboró una rápida caracterización de lo que llamó “Ur-Fascismo” o “fascismo eterno”, es decir, una ideología y voluntad de gobernar que, independientemente de las circunstancias históricas, parece siempre estar ahí, al acecho, esperando un mínimo descuido para saltar y apoderarse de un gobierno nacional, una sociedad, un país. Eco reconoce que no todos los regímenes totalitarios son iguales, pero al mismo tiempo encontró algunos rasgos comunes o, mejor dicho, recursos, que la mayoría ha empleado para seducir a la población y hacerse del poder político.

Compartimos esta breve lista de las 14 características del fascismo según Umberto Eco. Para los interesados, el texto completo de la conferencia se encuentra en línea con el título “El fascismo eterno”.

1. Culto de la tradición, de los saberes arcaicos, de la revelación recibida en el alba de la historia humana encomendada a los jeroglíficos egipcios, a las runas de los celtas, a los textos sagrados, aún desconocidos, de algunas religiones asiáticas.

2. Rechazo del modernismo. La Ilustración, la edad de la Razón, se ven como el principio de la depravación moderna. En este sentido, el Ur-Fascismo puede definirse como irracionalismo.

3. Culto de la acción por la acción. Pensar es una forma de castración. Por eso la cultura es sospechosa en la medida en que se la identifica con actitudes críticas.

4. Rechazo del pensamiento crítico. El espíritu crítico opera distinciones, y distinguir es señal de modernidad. Para el Ur-Fascismo, el desacuerdo es traición.

5. Miedo a la diferencia. El primer llamamiento de un movimiento fascista, o prematuramente fascista, es contra los intrusos. El Ur-Fascismo es, pues, racista por definición.

6. Llamamiento a las clases medias frustradas. En nuestra época el fascismo encontrará su público en esta nueva mayoría.

7. Nacionalismo y xenofobia. Obsesión por el complot.

8. Envidia y miedo al “enemigo”.

9. Principio de guerra permanente, antipacifismo.

10. Elitismo, desprecio por los débiles.

11. Heroísmo, culto a la muerte.

12. Transferencia de la voluntad de poder a cuestiones sexuales. Machismo, odio al sexo no conformista. Transferencia del sexo al juego de las armas.

13. Populismo cualitativo, oposición a los podridos gobiernos parlamentarios. Cada vez que un político arroja dudas sobre la legitimidad del parlamento porque no representa ya la voz del pueblo, podemos percibir olor de Ur-Fascismo.

14. Neolengua. Todos los textos escolares nazis o fascistas se basaban en un léxico pobre y en una sintaxis elemental, con la finalidad de limitar los instrumentos para el razonamiento complejo y crítico. Pero debemos estar preparados para identificar otras formas de neolengua, incluso cuando adoptan la forma inocente de un popular reality show.

Terminamos con esta advertencia, también atemporal, de Eco:

El Ur-Fascismo puede volver todavía con las apariencias más inocentes. Nuestro deber es desenmascararlo y apuntar con el índice sobre cada una de sus formas nuevas, cada día, en cada parte del mundo.