*

X
La ciencia muestra que definitivamente el multitasking no es muy productivo

De manera llamativa, hace algunos años se pensaba que el multitasking era algo positivo entre ciertos grupos (quizás algo que era difundido por compañías de tecnología o una cultura empresarial poco inteligente que buscaba explotar a los trabajadores). Y aunque la habilidad de hacer dos cosas o más a la vez puede ser útil en muchas ocasiones, como regla el multitasking es una pésima estrategia de aprendizaje o productividad.

En los últimos años diversos neurocientíficos han hecho estudios con personas haciendo multitasking y medido el tiempo que tardan en realizar múltiples tareas, el número de errores que cometen y demás efectos relacionados. La American Psychology Association ha determinado que cambiar de una tarea a otra tiende a reducir la productividad en cerca del 40% y se cree que se pierden unas 16 horas a la semana por hacer multilabores. "El multitasking parece más efectivo en la superficie, pero en realidad hace que las cosas tarden más e involucra más errores". 

El psicólogo David E. Mayer de la Universidad de Michigan sostiene que el multitasking aumenta en un 50% el número de errores que tenemos en promedio al llevar a cabo una tarea. Además, interfiere con el aprendizaje, pues la información no se asimila a nivel profundo. Así que si estudias usando tu teléfono, ya sabes.

Otros estudios sugieren que un 2% de la población es eficiente realizando multitasking, pero estas son las personas que menos tendencia tienen ello, es decir tienen una gran capacidad de focalizar su atención, probablemente porque la han aprendido a cultivar evitando el multitasking.

Miles de personas atendieron a su propio funeral en Facebook

Miles de personas se despertaron este viernes para descubrir que habían muerto. En una novela, el escritor Don DeLillo hace que una monja mencioné irónicamente que "cuando te mueres te conviertes en tu página web"; esta es la extraña realidad de la soteriología en nuestra época. Algo así experimentaron miles y quizás cientos de miles de personas el viernes pasado, cuando Facebook colocó un aviso en la página de gran número de sus usuarios diciendo "esperamos que las personas que aman a (insertar nombre aquí) encuentren solaz en las cosas que sus amigos comparten para celebrar su vida". La extraña sensación de atender a tu propio funeral.

Muchas personas bromearon sobre esto y algunas menos se mostraron indignadas, al no tolerar el humor negro de su propia muerte. Pero no se trataba de una broma de "April fools' day" o del Día de los Inocentes, sino de un error de programación. De hecho, el error incluso mató a Mark Zuckerberg.

Facebook pronto respondió que había sido un error con su servicio de recuerdo de las personas que han fallecido, el cual al parecer está siendo probado para activarse de manera automática o alguna función parecida. El "glitch" fue arreglado, no sin antes causar un poco de conmoción. O quizás era un universo paralelo en el que cientos de miles se suicidaron por el triunfo de Trump.