*

X

La luz del Sol, uno de los mejores tónicos para incrementar la potencia sexual masculina

Buena Vida

Por: Pijamasurf - 12/05/2016

La potencia está en el Sol

El Sol simboliza el poder dador de vida en gran parte de las culturas del mundo, así como también la masculinidad, la figura creadora paterna. Esto parece resonar con una serie de estudios que muestran que tomar baños de sol puede mejorar la potencia masculina.

Desde hace algunos años diversos investigadores han notado una correlación entre la arteriosclerosis y la disfunción eréctil. Asimismo, se sabe que las personas con arteriosclerosis suelen tener una deficiencia en la vitamina D.

Siguiendo esta relación, investigadores italianos condujeron un estudio con 143 hombres con disfunción eréctil en el que también se evaluó arteriosclerosis penil y sus niveles de vitamina D3. Los resultados mostraron que bajos niveles de D3 están ligados a una disfunción eréctil. Se concluyó que establecer niveles óptimos de D3 puede llevar a una mejor función endotelial. 

Ahora bien, la mejor forma de incrementar los niveles de D3 es a través de exposición al Sol, si bien se pueden tomar también suplementos. La ventaja, además de la mejor absorción y menor costo económico --a menos de que uno viaje a la playa expresamente a hacer esto-- es que al tomar baños de sol, si se está haciendo con fines afrodisíacos, además se estimulan los diferentes sentidos y se genera una experiencia positiva de contacto con la naturaleza y con el propio cuerpo. Si esto se hace complementariamente junto con una pareja, los resultados pueden ser muy positivos. 

Asimismo se recomienda, para mejorar la función celular endotelial, tomar ácidos grasos omega 3, chocolate oscuro, té verde, magnesio y en general una dieta mediterránea. Tomar un poco de sol también produce oxido nítrico y melatonina.

Esta es la mejor zona del cuerpo para colocar una fragancia y oler bien todo el día

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/05/2016

El secreto de un maestro perfumista para maximizar la duración de un aroma en tu cuerpo

Usar perfume es una práctica que se remonta a las primeras civilizaciones de la humanidad. Como todos los animales nosotros también despedimos olores, no todos ellos agradables, algunos como resultado de nuestra actividad, otros como consecuencia de nuestra alimentación y algunos más como efecto del funcionamiento mismo del cuerpo. Estar vivos es, en cierta forma, oler de alguna manera, y quizá por esto mismo se inventaron los perfumes, porque otra parte importante de nuestra naturaleza es nuestra cultura.

Paradójicamente, el llamado olor corporal casi siempre termina por imponerse, pues, a fin de cuentas, su origen está en nuestro propio metabolismo, en contraste con una fragancia, que no es más que un añadido. De ahí la preocupación de ciertas personas por encontrar el método idóneo para extender el tiempo en que el perfume aromatiza el cuerpo.

De acuerdo con Steven Claisse, maestro perfumista en la firma Takasago, existe una zona en donde puedes rociar el perfume y maximizar la duración de su efecto. No en el cuello ni en el pecho ni en las muñecas, que son los lugares más usuales, sino en el ombligo.

Sí, como lo lees. Su justificación es que el centro de nuestro cuerpo es el lugar desde donde nuestro calor natural se irradia hacia el resto de nuestra anatomía y esto, en combinación con la composición química de los perfumes, provoca que la esencia aromática siga el mismo movimiento, en un flujo oloroso que nos cubre por completo.

Según Claisse, este efecto se cumple en otros puntos que también concentran calor corporal, como la parte interior de las rodillas o los codos, e incluso las pantorrillas (debido a la fricción que tienen cuando caminamos), pero ninguno tan efectivo como el ombligo.

¿Qué te parece? ¿Vas a poner en práctica este consejo?