*

X

La velocidad de la luz podría estar disminuyendo (y esto tendría consecuencias radicales)

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/06/2016

En caso de confirmarse que la luz está desacelerándose, las implicaciones serían mucho más radicales de lo que imaginamos

Existe una medida, una cifra, sobre la cual básicamente está estructurado todo el desarrollo de la física. Se trata de la velocidad de la luz, y el hecho de que sea, o fuese, una constante, además de la relevancia fundamental de esta referencia, hizo de esta la brújula por excelencia para edificar nuestro cuerpo teórico respecto a la física del universo. 

En 1905 Einstein propuso su teoría de relatividad, y con ello cambió el destino de la humanidad. Ésta, la teoría, se basaba en dos premisas: una, que las leyes de la física aplican sin excepción para todo observador constante (que no se está acelerando) y la otra, que la luz viaja, dentro del vacío, siempre a la misma velocidad. 

El problema es que recientemente, y por si no hubiesen ya ingredientes suficientes para sentirnos inmersos en un vertiginoso caos, un creciente grupo de científicos está sugiriendo que la velocidad de la luz se está reduciendo. Esta controversial propuesta comenzó a principios de los 90, pero un estudio reciente, publicado en Physcal Review, ha reforzado significativamente esta posibilidad. Y ahora existen varios hombres de ciencia abocados a encontrar las pruebas de que antes la luz viajaba más rápido en el universo que ahora. 

Las implicaciones de lo anterior serían monumentales, más de lo que podemos imaginar. Por ejemplo, ¿sabías que todo nuestro sistema métrico está basado en la velocidad de la luz? Es decir, 1m corresponde a la distancia que la luz atravesaría dentro de una unidad de tiempo específica. Además, cabe recordar que la forma en la que pensamos, imaginamos y comunicamos el universo y las cosas, está bastante influenciada por la teoría de la relatividad einsteniana. 

De acuerdo con Joao Magueijo, cosmólogo del Imperial College de Londres e involucrado en tratar de comprobar lo anterior, "Toda la física ha sido predicada según la consistencia de la velocidad de la luz. Así que tuvimos que encontrar formas de cambiar la velocidad de la luz sin destruir todo demasiado". 

 

Más info (en inglés) aquí

Te podría interesar:

Mezclar alcohol y cafeína puede modificar tu cerebro (y predisponerte al uso de cocaína)

Ciencia

Por: - 12/06/2016

Ingerir frecuentemente alcohol mezclado con cafeína, como en cocteles y bebidas energetizantes, puede producir cambios muy peligrosos en los cerebros adolescentes

Durante la adolescencia a menudo hacemos cosas impertinentes sin pensar en las consecuencias para nuestra salud a largo plazo. Un estudio de la Universidad Purdue ha llamado la atención sobre la manera en que mezclar bebidas alcohólicas con cafeína puede tener efectos duraderos en el desarrollo neuronal de los jóvenes, incluso haciéndolos más susceptibles de engancharse en drogas fuertes, como la cocaína. Esta mezcla es hasta cierto punto común como estimulante y como coctel recreativo, cuando combinamos bebidas como whisky o vodka con bebidas energetizantes altas en cafeína.

Según Richard van Rijn, profesor de química medicinal y farmacología molecular en la mencionada universidad, parece ser que mezclar alcohol y café (o bebidas energizantes con alto grado de cafeína) puede afectar a los adolescentes “provocando cambios en su comportamiento así como en la neuroquímica de sus cerebros.”

El problema no es tanto el consumo de cafeína o alcohol en sí mismos, sino la mezcla. En un estudio se les administró alcohol con cafeína a ratones adolescentes, lo que aumentó su actividad, incluso aún más que si les hubiera dado cocaína. Un efecto secundario de esto es que cuando el cerebro madura, los centros de recompensa se encuentran sobreestimulados, por lo que si consumen cocaína, requieren dosis más altas para sentir los efectos, lo que puede desencadenar una fuerte adicción.

"Los ratones que habían sido expuestos al alcohol y la cafeína quedaron un tanto insensibles a los efectos de recompensa de la cocaína en la adultez.” Y es que después de ese coctel durante la adolescencia, los ratones “no encontraban placentera la cocaína. A menudo debían usar más cocaína para obtener el mismo efecto.

El estudio fue elaborado para investigar los efectos de sustancias psicoestimulatorias en los cerebros adolescentes, tanto legales como ilegales, al igual que medicamentos de prescripción, como el Ritalin. 

El estudio también comprobó que la sacarina (un endulzante artificial) producía efectos parecidos que la mezcla alcohol + cafeína, modificando la estructura química del cerebro. La conclusión es que en los ratones, “sus cerebros han cambiado de tal modo que tienen mayores probabilidades de abusar de sustancias naturales o placenteras de adultos.”