*

X

¿Sabías qué las mujeres se distraen más después de fumar marihuana?

Salud

Por: pijamasurf - 12/19/2016

Al parecer, las consecuencias negativas a nivel cognitiva por uso frecuente de cannabis son mayores en mujeres que en hombres.

El consumo habitual de cannabis arroja un amplio espectro de consecuencias, algunas buenas otras no tanto. Lo anterior está documentado en incontables estudios que se utilizan para argumentar a favor o en contra del uso de esta planta. Sin embargo, un estudio reciente, publicado en Experimental and Clinical Psychopharmacology, sugiere que los efectos a mediano plazo de este hábito varían entre hombres y mujeres. 

De acuerdo con esta investigación realizada en Australia, el uso frecuente de marihuana causa entre las mujeres un mayor desorden en la capacidad de atención que la que también se registra entre hombres. Es decir, las consumidoras tienden a experimentar mayor dificultad en discernir información irrelevante de la relevante, provista por el entorno, y por lo tanto muestran un deficit de atención mucho mayor. 

En palabras de Lucy Arbertella, de la Universidad de New South Wales, y quien encabezó el estudio, lo que ocurre es:

Detectamos que las mujeres que utilizan cannabis con frecuencia denotaron un deficit significativo de inhibición de la atención, esto en comparación con hombres también consumidores frecuentes o con usuarios de ambos sexos menos habituales. 

Al parecer el cerebro femenino es más sensible a los efectos neurológicos de la marihuana, algo que quizá debieran tomar en cuenta antes de sumergirse en el mantra del thc, ya que si bien esta planta arroja múltiples bondades, lo cierto es que también puede jugarnos, al menos a nivel cognitiva, en contra. A fin de cuentas se trata, como cada decisión de la vida, de ponerlo en la balanza.  

 

Médicos revelan la clave para que una experiencia de psilocibina sea realmente curativa

Salud

Por: Pijamasurf - 12/19/2016

Una sola dosis de psilocibina puede curar la depresión y la ansiedad por hasta 6 meses, pero es necesario proveer ciertos cuidados para que la experiencia pueda ser asimilada

Hace unas semanas se publicó un importante estudio en el que investigadores encontraron que una sola dosis de psilocibina (la sustancia activa de los "hongos mágicos") puede aliviar por más de 6 meses la depresión y la ansiedad en pacientes con cáncer. Actualmente se realizan numerosas investigaciones con esta sustancia para tratar diferentes adicciones y problemas psicológicos. Los resultados son sumamente prometedores y son parte de lo que ha sido llamada una revolución de la medicina psicodélica.

En los 40 y 50 se empezaron a realizar con cierto éxito estudios clínicos con psicodélicos, después del descubrimiento del LSD, pero la mayoría de las sustancias psicodélicas fueron prohibidas en los 70, en parte como reacción a un movimiento social liderado por Timothy Leary, un ex profesor de psicología de Harvard, quien se convirtió en un entusiasta evangelizador del poder de la psicodelia.

Más allá del entusiasmo desbordado de Leary, su texto The Psychedelic Experience, inspirado en el Bardo Thödol (traducido erróneamente como El libro tibetano de los muertos) sigue siendo una extraordinaria guía para la experiencia psicodélica, al hacer fuerte énfasis en la importancia de lo que llamó set and setting, la intención, el ambiente y el contexto de la situación que permiten generar un buen viaje. Notablemente, algunas de las intuiciones de Leary están siendo aplicadas como la plantilla base para las nuevas experiencias médicas psicodélicas.

En un reciente artículo publicado en el New York Times sobre la investigación mencionada en la que investigadores de NYU y de Johns Hopkins tuvieron el mismo éxito aliviando la depresión de pacientes con cáncer, se hace hincapié en la importancia de crear un ambiente conducente antes, durante y después de la experiencia para que ésta pueda madurar y fijarse en el paciente. 

Roland R. Griffiths, de la Universidad Johns Hopkins, quizás la principal autoridad en la emergente medicina psicodélica, le dijo al NYT que cuando una persona toma psilocibina en un rave como Burning Man, la experiencia suele "desvanecerse rápidamente como el agua corriendo entre sus manos". Es por ello que es muy importante tener las herramientas para que la experiencia eche raíces. Los investigadores de NYU le pidieron a los pacientes que escribieran sobre sus visiones y se realizaron sesiones para discutir la experiencia posteriormente. Griffiths enfatiza que los pacientes reciben apoyo integral durante las sesiones y después, y esto hace la diferencia. Una de las formas en las que se muestra el cuidado es el diseño de playlists de 7 horas con música que va acompañando las diferentes etapas de los viajes, generalmente música clásica, ritmos orientales y ambientales (como Brian Eno).

Informándose antes, creando un ambiente propicio (con música y atenciones como entregar una rosa a los pacientes), escribiendo sobre las experiencias y luego discutiéndolas, los médicos se aseguran no sólo que la experiencia vaya por buen camino y canalice su potencial, sino que se fijen y se refuercen nuevos patrones neurales.