*

X

Si permaneces sentado largas horas, ni el ejercicio podrá salvarte (pero no todo está perdido)

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 12/14/2016

Un estudio reciente revela los irreversibles daños de la vida sedentaria

Recientemente, la Revista del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos confirmó aquello que aqueja principalmente a los oficinistas: “quedarte sentado te puede matar”; ya que está asociado al cáncer, a la diabetes y a las enfermedades cardiovasculares.

Daniela Schmid y Michael F. Leitzmann, investigadores de la Universidad de Regensburg en Alemania, analizaron 43 estudios observacionales que reúnen más de 4 millones de respuestas de personas a las que se les interrogó sobre sus hábitos al sentarse, así como la incidencia del cáncer en ellos. Examinaron alrededor de 70 mil casos de cáncer y hallaron que “quedarse sentado” aumentó el riesgo de cáncer de colon en un 24%, de cáncer en el endometrio en un 32% y de cáncer en el intestino el riesgo se elevó a un 21%.

Los números no parecen, sin embargo, devastadores; la verdadera mala noticia es que, por más que te actives y pretendas cambiar este mal hábito, la actividad física no contrarrestará aquella conducta sedentaria y su relación con el cáncer. Los científicos notaron que quienes participaron en estas investigaciones y alcanzaron un buen nivel de actividad física corren el mismo riesgo que aquellos que se la pasan todo el día sentados en su lugar sin moverse.

 

 

¿Por qué pasa esto?

Cuando eres sedentario, sólo quemas 1 rezagada caloría por minuto y no podemos ignorar que la obesidad y el sobrepeso son importantes factores de riesgo para múltiples enfermedades crónicas. Dado que la obesidad puede generar en tu cuerpo resistencia a la insulina, además de inflamaciones corporales, el riesgo de cáncer aumenta en las personas que están por encima de su peso corporal promedio, subrayaron los autores del estudio. También hicieron mención de la relación que hay entre la obesidad y el déficit de vitamina D, lo cual está asociado a un alto riesgo de padecer cáncer de colon.

Al estar sentado, aquellos músculos encargados de mantener tu postura, como los cuadríceps o los glúteos, no harán absolutamente nada; pero cuando estás activo, ellos producen un montón de beneficios a nivel molecular. Marc Hamilton, director del Programa de Fisiología de la Inactividad del Centro de Investigaciones Biomédicas Pennington de Luisiana dijo en una reciente videoconferencia que “cuando están trabajando, estos músculos generan una actividad eléctrica que enciende la luz de lo saludable en ellos”. O sea, cuando estás largo tiempo sentado, pones en off estos beneficios a tu salud.

Una de las víctimas --bastante estudiada-- de este apagón es la lipoproteinlipasa, enzima que Hamilton compara con “una aspiradora de grasas en el torrente sanguíneo”. Para probarlo, mantuvo a ratas por 24 horas en forzoso estado de inactividad y observó que la lipoproteinlipasa prácticamente no presentó actividad alguna (cerca de 95% menos de lo normal). Esto provocó que más del 75 % de las ratas perdieran en sus músculos la habilidad para remover las grasas nocivas, así como para eliminar el colesterol malo (HDL colesterol).

Además, observó Hamilton, con unas pocas horas de estar las ratas “sentadas” pierden un gen encargado de controlar la inflamacion y coagulación de la sangre, necesario para mantener saludable el sistema cardiovascular. Lo preocupante, afirma en un artículo de la revista Runners World, es que al día siguiente de haber estado sentadas el gen no parece regresar ni con ejercicios, y enfatizó que “sentarse todo el día, en estos tiempos, es el nuevo tabaquismo, hasta para los runners”.

 

 

¿Qué se puede hacer?

Algunos estudios han revelado que por medio de pequeños estiramientos del cuerpo (sólo parándote o dando mínimas caminatas), puedes alcanzar valiosos beneficios. En 2008, fue publicada en la revista Diabetes Care una investigación donde los investigadores de la Universidad de Queensland en Australia equiparon a 168 personas adultas con acelererómetros para contabilizar y registrar todos sus movimientos por un lapso de 7 días. Aquellos que frecuentemente rompieron la inmovilidad de estar sentados lograron reducir su cintura, disminuyeron el índice de masa corporal, los triglicéridos y la tolerancia a la glucosa cuyo valor es de gran relevancia para determinar el grado de obesidad, así como la salud y el buen funcionamiento del metabolismo. El tiempo promedio de sus estiramientos fue sólo de 4 minutos y medio.

Identificar cuánto tiempo y con qué frecuencia se deben realizar estos estiramientos y caminatas todavía es motivo de investigación. Algunos estudios recientes muestran signos de mejoría en el metabolismo con sólo caminar 1 minuto y cuarto cada 30 minutos para los que invierten 9 horas de su día sentados en la oficina y sólo 2 minutos de ligera caminata por cada 20 minutos de estar sentado inmóvil para los que ocupan 5 horas, medio tiempo laboral en EEUU.

Para finalizar, estar sentado no tiene por qué ser lo determinante, aunque sigamos esperando la receta, respaldada científica y numéricamente, para reducir el daño a nuestra salud. Por lo pronto, podemos introducir simples pero significativos cambios a nuestra rutina laboral que nos hagan levantarnos del escritorio y activar nuestro cuerpo: hacer caminatas, cambiar el escritorio por uno para trabajar de pie, tomar más breaks durante el día, cambiar el metro por la bici o dejar el carro más lejos de la oficina. O puedes tomar el extravagante pero funcional ejemplo de Dan Kols, articulista de New York Magazine, quien harto de la inmovilidad de sentarse mandó a volar el asiento de su automóvil.

Te podría interesar:

4 deliciosos cocteles con un ingrediente muy especial: cognac

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/14/2016

Ni resaca ni ingesta calórica: dos grandes beneficios de mezclar con cognac.

Beber alcohol implica, en mayor o menor grado, ciertas circunstancias, en especial aquellas que agrupamos bajo el temible nombre de “resaca”. Como sabemos, el alcohol genera efectos en el funcionamiento de nuestro cuerpo que resultan en síntomas como la deshidratación, el dolor de cabeza, cierto cansancio y otros que varían de cuerpo en cuerpo.

Sin embargo, un caso específico de estos efecto se encuentra en la calidad del licor que se bebe. Como se sabe (casi siempre por experiencia), una bebida barata provoca usualmente una resaca muy cara, y viceversa, una bebida en la que se invierte un poco más puede hacer que, casi mágicamente, al día siguiente despertemos frescos y como si no hubiéramos bebido ni una gota de alcohol.

Esto se debe un sustancia que se encuentran en toda bebida alcohólica conocida como “congénere”, la cual es resultado de la fermentación. Bajo este nombre se agrupan alcoholes como el metanol, aceite de fusel y otros químicos orgánicos como la acetona, el acetaldehído o el tanino. Como podemos adivinar ya desde los nombres, los congéneres son impurezas que, como tales, tienen cierta toxicidad para nuestro cuerpo.

Lo interesante es que aunque dichas sustancias están en todas las bebidas alcohólicas, no se encuentran en la misma proporción. Y esto depende en buena medida de la calidad de los ingredientes que se usan en la destilación de un licor y, por otro lado, en el cuidado que se pone en esta. En los licores de mayor calidad usualmente el proceso de producción también conlleva un buen esmero, de ahí que al momento de llegar al cuerpo de quien lo bebe, eso especial se transmita.

A continuación, y porque también esto es parte de vivir y disfrutar, compartimos 4 recetas de atractivos cocteles que tienen como licor principal el cognac, una bebida que por su bajo contenido calórico y su proceso especial de de destilación nos libera de la preocupación de consumir calorías de más y, sobre todo, de despertar al día siguiente con una resaca insufrible. Sólo como dato comparativo, entre el cognac y otros licores que usualmente se consideran de bajo contenido calórico, vale la pena mencionar que de acuerdo con la base de datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el whisky, el vodka, el ron y la ginebra aportan todos 250 calorías por cada 100 gramos, mientras que el cognac aporta 231 calorías/100g. Sin duda una bondad del cognac que por sí misma ya nos invitan a probarlo.

Las mezclas que enlistamos conservan esas mismas cualidades, esto para demostrar que vivir se trata de disfrutar, por el solo hecho de que la vida es muy especial.

 

Hennessy STRAWBERRY

1 ½ onzas de Hennessy Very Special

¾ onza de fresas hechas puré

¼ onza de extracto de vainilla natural

½ vaina de vanilla

Vierte todos los ingredientes en un shaker junto con 5 o 6 cubos de hielo. Cierra y agita bien. Sirve en un vaso bajo y adorna con la vaina de vainilla.

 

Hennessy PASSION

1 1/2 onzas de Hennessy Very Special

3 ½ onzas de jugo natural de maracuyá

1 rodaja grande de naranja

Vierte el cognac Hennessy Very Special y el jugo de maracuyá en un vaso bajo con hielos. Exprime la rodaja de naranja. Agita durante algunos segundos. Sirve.

 

Per sempre

1 1/2 onzas de Hennessy Very Special

1/2 onza de campari

1/2 onza de amaro

2 toques de bíter de naranja

Cáscara de naranja

Mezcla todos los ingredientes (excepto la cáscara de naranja) en un vaso con hielo y agita hasta que se enfríe. Vierte sobre un hielo grande en un vaso bajo. Para terminar, añade la cáscara de naranja.

 

Hennessy GINGERPEAR

1 3/4 onzas de Hennessy V.S.

3/4 onza de jugo de pera

1 rebanada delgada de jengibre

1 rebanada de pera fresca

Machaca la rebanada de jengibre en el fondo de un shaker. Añade el jugo de pera, el cognac Hennessy y 5 o 6 cubos de hielo. Cierra el shaker y agita bien. Vierte con cuidado sobre un hielo grande en un vaso bajo. Adorna con la rebanada de pera.

 

#ThisIsVerySpecial