*

X

Si permaneces sentado largas horas, ni el ejercicio podrá salvarte (pero no todo está perdido)

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 12/14/2016

Un estudio reciente revela los irreversibles daños de la vida sedentaria

Recientemente, la Revista del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos confirmó aquello que aqueja principalmente a los oficinistas: “quedarte sentado te puede matar”; ya que está asociado al cáncer, a la diabetes y a las enfermedades cardiovasculares.

Daniela Schmid y Michael F. Leitzmann, investigadores de la Universidad de Regensburg en Alemania, analizaron 43 estudios observacionales que reúnen más de 4 millones de respuestas de personas a las que se les interrogó sobre sus hábitos al sentarse, así como la incidencia del cáncer en ellos. Examinaron alrededor de 70 mil casos de cáncer y hallaron que “quedarse sentado” aumentó el riesgo de cáncer de colon en un 24%, de cáncer en el endometrio en un 32% y de cáncer en el intestino el riesgo se elevó a un 21%.

Los números no parecen, sin embargo, devastadores; la verdadera mala noticia es que, por más que te actives y pretendas cambiar este mal hábito, la actividad física no contrarrestará aquella conducta sedentaria y su relación con el cáncer. Los científicos notaron que quienes participaron en estas investigaciones y alcanzaron un buen nivel de actividad física corren el mismo riesgo que aquellos que se la pasan todo el día sentados en su lugar sin moverse.

 

 

¿Por qué pasa esto?

Cuando eres sedentario, sólo quemas 1 rezagada caloría por minuto y no podemos ignorar que la obesidad y el sobrepeso son importantes factores de riesgo para múltiples enfermedades crónicas. Dado que la obesidad puede generar en tu cuerpo resistencia a la insulina, además de inflamaciones corporales, el riesgo de cáncer aumenta en las personas que están por encima de su peso corporal promedio, subrayaron los autores del estudio. También hicieron mención de la relación que hay entre la obesidad y el déficit de vitamina D, lo cual está asociado a un alto riesgo de padecer cáncer de colon.

Al estar sentado, aquellos músculos encargados de mantener tu postura, como los cuadríceps o los glúteos, no harán absolutamente nada; pero cuando estás activo, ellos producen un montón de beneficios a nivel molecular. Marc Hamilton, director del Programa de Fisiología de la Inactividad del Centro de Investigaciones Biomédicas Pennington de Luisiana dijo en una reciente videoconferencia que “cuando están trabajando, estos músculos generan una actividad eléctrica que enciende la luz de lo saludable en ellos”. O sea, cuando estás largo tiempo sentado, pones en off estos beneficios a tu salud.

Una de las víctimas --bastante estudiada-- de este apagón es la lipoproteinlipasa, enzima que Hamilton compara con “una aspiradora de grasas en el torrente sanguíneo”. Para probarlo, mantuvo a ratas por 24 horas en forzoso estado de inactividad y observó que la lipoproteinlipasa prácticamente no presentó actividad alguna (cerca de 95% menos de lo normal). Esto provocó que más del 75 % de las ratas perdieran en sus músculos la habilidad para remover las grasas nocivas, así como para eliminar el colesterol malo (HDL colesterol).

Además, observó Hamilton, con unas pocas horas de estar las ratas “sentadas” pierden un gen encargado de controlar la inflamacion y coagulación de la sangre, necesario para mantener saludable el sistema cardiovascular. Lo preocupante, afirma en un artículo de la revista Runners World, es que al día siguiente de haber estado sentadas el gen no parece regresar ni con ejercicios, y enfatizó que “sentarse todo el día, en estos tiempos, es el nuevo tabaquismo, hasta para los runners”.

 

 

¿Qué se puede hacer?

Algunos estudios han revelado que por medio de pequeños estiramientos del cuerpo (sólo parándote o dando mínimas caminatas), puedes alcanzar valiosos beneficios. En 2008, fue publicada en la revista Diabetes Care una investigación donde los investigadores de la Universidad de Queensland en Australia equiparon a 168 personas adultas con acelererómetros para contabilizar y registrar todos sus movimientos por un lapso de 7 días. Aquellos que frecuentemente rompieron la inmovilidad de estar sentados lograron reducir su cintura, disminuyeron el índice de masa corporal, los triglicéridos y la tolerancia a la glucosa cuyo valor es de gran relevancia para determinar el grado de obesidad, así como la salud y el buen funcionamiento del metabolismo. El tiempo promedio de sus estiramientos fue sólo de 4 minutos y medio.

Identificar cuánto tiempo y con qué frecuencia se deben realizar estos estiramientos y caminatas todavía es motivo de investigación. Algunos estudios recientes muestran signos de mejoría en el metabolismo con sólo caminar 1 minuto y cuarto cada 30 minutos para los que invierten 9 horas de su día sentados en la oficina y sólo 2 minutos de ligera caminata por cada 20 minutos de estar sentado inmóvil para los que ocupan 5 horas, medio tiempo laboral en EEUU.

Para finalizar, estar sentado no tiene por qué ser lo determinante, aunque sigamos esperando la receta, respaldada científica y numéricamente, para reducir el daño a nuestra salud. Por lo pronto, podemos introducir simples pero significativos cambios a nuestra rutina laboral que nos hagan levantarnos del escritorio y activar nuestro cuerpo: hacer caminatas, cambiar el escritorio por uno para trabajar de pie, tomar más breaks durante el día, cambiar el metro por la bici o dejar el carro más lejos de la oficina. O puedes tomar el extravagante pero funcional ejemplo de Dan Kols, articulista de New York Magazine, quien harto de la inmovilidad de sentarse mandó a volar el asiento de su automóvil.

¿Por qué las personas inteligentes disfrutan tanto estar a solas? La psicología evolutiva tiene una hipótesis

Salud

Por: pijamasurf - 12/14/2016

Que muchas veces los genios prefieran la soledad parece ser consecuencia de una adaptación evolutiva

Posiblemente, para muchos de nosotros la imagen del genio solitario es conocida. De Fausto a Sherlock Holmes, de Thoreau a Tesla, entre varios otros, la literatura, el cine, la filosofía y la ciencia abundan en ejemplos ficticios y reales de personas sumamente inteligentes que tienen también el rasgo compartido de la soledad, una suerte de aislamiento que contrario a lo que podríamos creer y según enseñan sus historias de vida, es voluntario e incluso placentero, como si únicamente a solas se se encontrara eso necesario para gestar grandes obras.

La explicación a este fenómeno no es sencilla y seguramente ni siquiera obedece a un solo factor, pero hace unos días, los investigadores Norman Li y Satoshi Kanazawa publicaron en el British Journal of Psychology los resultados de un estudio en el que, desde la perspectiva de la psicología evolucionista, exploraron la relación entre inteligencia y soledad.

Li y Kanazawa se apoyaron en la “teoría de la felicidad de la sabana”, la cual remonta el origen de la sensación de satisfacción por la vida al período del pleistoceno (que comenzó hace 2.6 millones de años y terminó cerca del año 10,000 antes de nuestra era), en la cual nuestros ancestros más directos fueron el Homo habilis, el Homo erectus, el Homo neanderthalensis y, hacia el final, el Homo sapiens. Según esta teoría, el cerebro humano evolucionó durante este período para heredar las reacciones que nuestros antepasados tuvieron ante ciertos sucesos de su vida, lo cual si bien supuso una ventaja, también derivó en cierta dificultad para entender a cabalidad su propio presente. En ese sentido, la satisfacción por la vida es el resultado de una combinación entre dicha herencia y la posibilidad de comprender el momento actual que vive el individuo.

Partiendo de esta premisa, los investigadores analizaron información de 15 mil 197 jóvenes de 18 a 28 años, recabada en el National Longitudinal Study of Adolescent Health de Estados Unidos. En especial, los psicólogos reunieron estadísticas concernientes a inteligencia, salud, bienestar y satisfacción.

Entre las primeras observaciones Li y Kanazawa notaron que, en general, encontrarse en medio de grandes concentraciones de personas conducía a sentimientos de infelicidad pero, en contraste, socializar con algunos pocos amigos despertaba emociones satisfactorias.

Sin embargo, para este último fenómeno había una excepción: una minoría para la cual socializar, incluso con amigos, era causa de infelicidad. Coincidentemente, estos mismos individuos eran según la data más inteligentes que el promedio de la población.

De acuerdo con los investigadores estas personas se distinguen del resto porque, por su misma inteligencia, tienden a hacer cosas “fuera de lo natural”, lo cual, en este caso y bajo la “teoría de la felicidad de la sabana”, significa que buscan hacer lo que sus ancestros no hicieron. No socializar, por ejemplo, o no encontrar felicidad en el contacto con amigos.

Si esto es sostenible o no, lo dejamos a consideración de nuestros lectores. Pero igualmente insistimos en los muchos ejemplos en la historia de las disciplinas creativas que parecen probarlo.

 

También en Pijama Surf: Sobre los beneficios probados de la soledad