*

X

Solamente las personas introvertidas pueden ver los detalles ocultos en estas imágenes

Salud

Por: pijamasurf - 12/05/2016

Este juego visual está basado en un rasgo del cerebro exclusivo de las personas introvertidas

Entre los muchos debates en torno a la diferencia entre personalidades introvertidas y extrovertidas existe el enfoque de la neurociencia, según la cual las diferencias entre una y otra ocurren a nivel cerebral, fisiológico.

Introvertidos y extrovertidos tienen características cerebrales distintas; en específico, un estudio de 2012 de la Universidad de Harvard demostró que las personas con tendencia a la introversión tienen mayor cantidad de materia gris en su córtex prefrontal.

Además de la personalidad, esa diferencia se expresa también en la capacidad visual, de ahí que una forma sencilla de demostrar la conexión entre las personalidades introvertidas y sus diferencias a nivel cerebral sea este examen diseñado por Tom Nixon. A la par de los rasgos propios de la introversión –el gusto por la soledad, la inclinación al silencio o el desarrollo del pensamiento introspectivo– una mayor cantidad de materia gris también se traduce en una mejor percepción visual para reconocer y decodificar imágenes abstractas. En este caso, los diseños de Nixon incluyen imágenes "escondidas" que supuestamente sólo podrían descubrir las personas introvertidas, por dicha cualidad cerebral.

Como todo intento de clasificación, sin embargo, a este también cabría tomarlo con cuidado, pues dada la multiplicidad de factores que derivan en la formación de una persona, parece un tanto limitante que tan una variación fisiológica explique la compleja configuración de una psique.

 

También en Pijama Surf: La ciencia explica por qué los introvertidos son diferentes (tienen cerebros muy distintos)

Escuchar esta canción reducirá tu ansiedad en un 65% (AUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 12/05/2016

Neurocientíficos comprueban que unos cuantos minutos de esta canción inducen estados profundos de relajación

La ansiedad presume hoy de ser casi omnipresente entre las personas, al menos entre las que vivimos en grandes ciudades, hiperconectados a las redes y con un estilo de vida regido por el consumo, el trabajo y/o el entretenimiento. Esta condición, el vivir ansiosos, se ha transformado en una especie de prisión que arroja tristes consecuencias para nuestra salud física y mental. Tal vez por eso se ha masificado la búsqueda de herramientas o recursos que nos permitan matizar la ansiedad y así vivir mucho mejor de lo que vivimos. 

Por otro lado, desde hace siglos, la música se convirtió en uno de los mejores acompañantes del ser humano, un estímulo hermoso con el que puede aderezar su camino y a la vez un catalizador de estados de ánimo: recordemos que la música puede ayudarnos a superar la tristeza o sumegirnos en ella, a tranquilizarnos o activarnos, a incentivar la creatividad o incluso a sanar enfermedades con mayor rapidez. Y en este sentido no debiera sorprendernos que dentro del contexto actual, con la ansiedad como una de las deidades contemporáneas, existan piezas musicales que puedan contribuir significativamente a combatirla. 

Un equipo de investigadores de Minlab International se propuso encontrar las piezas musicales que más ayudan contra la ansiedad. Entre las obras que reunieron y analizaron con voluntarios, los neurocientíficos encontraron una en particular que demostró resultados espectaculares. De hecho, comprobaron que escucharla redujo en promedio en un 65% los niveles de ansiedad de las personas.

Los efectos calmantes de esta pieza, compuesta por Marconi Union, son más sorprendentes si se considera que el trío británico la compuso, o mejor dicho diseñó, explícitamente para lograr tales resultados. De hecho "Weightless" (cuyo elegante video puedes ver aquí) fue nombrada hace un par de años como la "canción más relajante jamás compuesta".

En todo caso te recomendamos que la tengas cerca de ti y que pruebes escucharla en esos momentos de mucha ansiedad, estrés o insomnio, que lamentablemente son cada vez más frecuentes. Los resultados son de verdad sorprendentes: sólo cierra los ojos, concéntrate en los sonidos y goza la ingravidez que este track provee.