*

X

¿Qué ves aquí? Estas son las imágenes originales del test de Rorschach de 1921

Ciencia

Por: PijamaSurf - 12/19/2016

Un breve recorrido por el trabajo del psicólogo y psiquiatra suizo, creador de uno de los cuestionarios psicológicos más famosos

via GIPHY

 

El pequeño Hermann Rorschach jamás imaginó que su temprana afición por las klecksografías –manchas con proporciones simétricas que se forman al doblar un papel con gotas de tinta– lo llevaría a formar parte esencial de la historia de la psicología moderna, pese a su temprana muerte a los 37 años.

En la escuela se ganó el apodo de Klecks, en suizo "tinta", debido a su fijación por las ilustraciones obtenidas con el método inventado por el poeta y médico alemán Justinus Kerner. Su padre, un maestro de arte, lo animaba a que se expresara. Esto explica sus inclinaciones artísticas, mismas que no abandonaría incluso después de comenzar su carrera como médico.

Cualquier parecido con Brad Pitt es mera coincidencia.

Igual que otros psicólogos como Carl Jung, que utilizaba la asociación de palabras, o Alfred Binet y Szyman Hets, que también usaron las manchas de tinta para medir la imaginación o explorar las fantasías de sus pacientes, Rorscharch creó en 1921 un test basado en la interpretación de manchas de tinta para detectar la esquizofrenia.

El test se basa principalmente en la apofenia, es decir, la tendencia humana de ver patrones y significados ocultos en información aleatoria e insignificante.

Este test no sería ampliamente utilizado hasta que Samuel Beck y Bruno Klopfer lo adaptaron, en la década de los 30, para usarlo como método de evaluación de la personalidad. Desde entonces, miles de psicólogos utilizan la prueba para analizar las áreas de tinta en donde se concentran sus pacientes y el tipo de asociaciones que hacen con las figuras para comprender un poco más sobre ellos.

Lo irónico es que el propio Rorschach se mostraba escéptico sobre la efectividad de la pueba para evaluar la personalidad de los individuos. Abajo te mostramos las imágenes originales de su test, ¿qué ves en las manchas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cabe destacar que esta prueba ya no cuenta con reconocimiento o validez clínicos frente a gran parte de la comunidad psicológica. Si alcanzaste a ver cosas perturbadoras y actos innombrables puede que no sea ni tan raro ni tan malo.

Mezclar alcohol y cafeína puede modificar tu cerebro (y predisponerte al uso de cocaína)

Ciencia

Por: - 12/19/2016

Ingerir frecuentemente alcohol mezclado con cafeína, como en cocteles y bebidas energetizantes, puede producir cambios muy peligrosos en los cerebros adolescentes

Durante la adolescencia a menudo hacemos cosas impertinentes sin pensar en las consecuencias para nuestra salud a largo plazo. Un estudio de la Universidad Purdue ha llamado la atención sobre la manera en que mezclar bebidas alcohólicas con cafeína puede tener efectos duraderos en el desarrollo neuronal de los jóvenes, incluso haciéndolos más susceptibles de engancharse en drogas fuertes, como la cocaína. Esta mezcla es hasta cierto punto común como estimulante y como coctel recreativo, cuando combinamos bebidas como whisky o vodka con bebidas energetizantes altas en cafeína.

Según Richard van Rijn, profesor de química medicinal y farmacología molecular en la mencionada universidad, parece ser que mezclar alcohol y café (o bebidas energizantes con alto grado de cafeína) puede afectar a los adolescentes “provocando cambios en su comportamiento así como en la neuroquímica de sus cerebros.”

El problema no es tanto el consumo de cafeína o alcohol en sí mismos, sino la mezcla. En un estudio se les administró alcohol con cafeína a ratones adolescentes, lo que aumentó su actividad, incluso aún más que si les hubiera dado cocaína. Un efecto secundario de esto es que cuando el cerebro madura, los centros de recompensa se encuentran sobreestimulados, por lo que si consumen cocaína, requieren dosis más altas para sentir los efectos, lo que puede desencadenar una fuerte adicción.

"Los ratones que habían sido expuestos al alcohol y la cafeína quedaron un tanto insensibles a los efectos de recompensa de la cocaína en la adultez.” Y es que después de ese coctel durante la adolescencia, los ratones “no encontraban placentera la cocaína. A menudo debían usar más cocaína para obtener el mismo efecto.

El estudio fue elaborado para investigar los efectos de sustancias psicoestimulatorias en los cerebros adolescentes, tanto legales como ilegales, al igual que medicamentos de prescripción, como el Ritalin. 

El estudio también comprobó que la sacarina (un endulzante artificial) producía efectos parecidos que la mezcla alcohol + cafeína, modificando la estructura química del cerebro. La conclusión es que en los ratones, “sus cerebros han cambiado de tal modo que tienen mayores probabilidades de abusar de sustancias naturales o placenteras de adultos.”