*

X

Veterinario que posaba con sus trofeos de cacería muere tras caer de un precipicio mientras cazaba

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/19/2016

A veces el karma se materializa de forma violenta y muy evidente; este podría ser uno de esos casos

El hecho de que un veterinario, una persona que por profesión pensaríamos que ha desarrollado una especial empatía y un profundo cariño por los animales, pose en fotografías presumiendo sus trofeos de caza, por ejemplo un león, es algo simplemente aberrante. Tal vez por eso cuando el italiano Luciano Ponzetto, quien ejercía como veterinario cerca de Turín, publicó en sus redes sociales imágenes que mostraban a sus presas (un león, un leopardo, un borrego cimarrón, etc.), las imágenes produjeron particular aversión y una enérgica condena. 

Múltiples activistas se unieron para denunciar el comportamiento de Ponzetto e incluso se creó una página dedicada a condenar su actuar. Sin embargo, nada de esto fue suficiente para convencerlo de frenar sus prácticas de cacería. Nada hasta que irrumpió el karma, vestido de muerte. 

El diario británico The Sun recién informó que el odiado veterinario murió tras resbalar sobre una roca y caer a un precipicio. Todo esto ocurrió mientras Ponzetto estaba en busca de aves salvajes para cazar. 

Obviamente no queremos siquiera insinuar que alguien que caza debiera morir. Pero sí llamó nuestra atención la correspondencia entre ambas situaciones –la paradoja del veterinario que caza y presume sus presas en Facebook y su eventual muerte, tras negarse a cesar sus actividades de cacería, mientras cazaba. 

2 nuevos libros muestran que las plantas también son seres inteligentes

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 12/19/2016

Reconsiderando la inteligencia vegetal

El ser humano no ha sido muy atento a las voces de la naturaleza, y por ello el planeta se encuentra en una seria crisis ecológica. Desde hace varios años algunos científicos han abogado para que se reconozca que los animales también son seres conscientes, y en tiempos recientes se han revelado una serie de conductas descubiertas en las plantas que muestran que éstas tienen características que permiten que se consideren como seres inteligentes. Lo anterior es importante ya que, si revisamos nuestra visión de los diversos seres sensibles con los cuales compartimos el mundo y les damos el valor que merecen, seremos más cuidadosos en cómo los tratamos y podremos conservar mejor el planeta. A fin de cuentas, todo nos lleva a la conclusión de que si destruimos a las plantas y a los animales y al medio ambiente nos destruiremos a nosotros mismos, por lo cual es un signo de inteligencia reconocer la inteligencia de los otros.

Dos nuevos libros, Brilliant Green: The surprising history and science pf plant intelligence, de Stefano Mancuso y Alessandra Viola y Plant Sensing and Communication de Richard Karban presentan un notable caso a favor de la inteligencia de las plantas. Estudios recientes han demostrado que las plantas son altamente sensibles y responden a la gravedad, la luz del Sol y de las estrellas, los granos de arena, las pisadas de pequeños insectos y a diversos ciclos y ritmos que están más allá de nuestra propia sensibilidad. Una investigación reciente mostró que las plantas son capaces de aprender por asociación, una conducta ligada a una función intelectual. 

Richard Karban sostiene que las plantas y los animales enfrentan similares retos, como encontrar recursos y parejas, evitar depredadores, patógenos y estrés abiótico. Y para ello "las plantas se comunican, envían señales, escuchan a sus vecinos individuales, e intercambian información con otros organismos". Sus respuestas adaptativas, dice Karban, serían consideradas "brillantes" si ocurrieran a una velocidad que los seres humanos entienden. Las plantas viven en otra dimensión temporal, por lo cual decir que no son inteligentes porque son lentas es una proyección antropomórfica.