*

X

Argentinas transforman letra sexista de reguetón en un discurso feminista (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/09/2017

¿Reguetón feminista? Suena contradictorio, pero estas jóvenes argentinas lo hicieron posible

Como es sabido, el reguetón es un género musical que muchos vilipendian, entre otras razones, por el sexismo de sus letras, en las que usualmente se habla de la mujer como un objeto sexual, pasivo, dispuesta únicamente para satisfacer los deseos del hombre. Acorde a esto, en los videos musicales de estas canciones suelen aparecer mujeres de cuerpos esculturales en actitudes de seducción o servicio al cantante que los protagoniza, hombre en prácticamente todos los casos. Todo lo cual, sin embargo, no resta popularidad al reguetón, y de hecho hasta parece hacerlo aún más atractivo para ciertas personas.

En un gesto que podría calificarse como de búsqueda de equilibrio, un par de jóvenes argentinas tomaron una canción que se encuentra actualmente en boga y cambiaron su letra para hacerla “feminista”.

En la canción original, un hombre se queja de que una mujer “se hace la difícil” por negarse a bailar con él. En la versión de las jóvenes argentinas, las mujeres simplemente defienden el derecho de toda mujer (o de toda persona) a bailar sin más, sin que eso signifique una suerte de acuerdo tácito de cortejo o seducción.

La postura a algunos les parecerá sensata, a otros radical y sin duda habrá quien se burle de esto. En cualquier caso, el gesto tiene ingenio y acaso por esto baste para llevarnos a pensar sobre las ideas y actitudes que fomentamos con algo tan aparentemente inocuo como un género musical.

Aquí el video y la transcripción de la letra.

 

Me dice hola y yo le digo goodbye
Me dice “nena como tú ya no hay”
Le digo no me busques ni faltes el respeto
Que con tus comentarios no subís ningún ego eh oh

 

Suena la música y lo que yo quiero
Es bailar tranquila sin sentir tu franeleo
No puedo, me dice “yo te quiero”
Todo se complica y yo quedo como la del Picky picky picky picky picky

 

Me acusa de picky picky picky picky picky picky
Se hace el de izquierda y parece de derecha
Me dice “compañera” igual se enoja si no quiero chapar
picky picky picky picky picky picky

 

Yo le explico que ese amor es un fracaso
Que el patriarcado se filtra por todos lados
Que hay que deconstruir esa forma de amarnos
Dime de paso si entendiste algo, ¡ay!

 

Me ignora y se da la vuelta sin siquiera hablarme…
Y yo pienso cómo hacer para que lo entienda él
Que yo vine a bailar eh eh
Escabiar eh eh, y pasarla bien
Yo quería decirle eh, que se vaya ah

 

Todo se complica y yo quedo como la del Picky picky picky picky picky

 

Me acusa de picky picky picky picky picky picky
Se hace el de izquierda y parece de derecha
Me dice “compañera” igual se enoja si no quiero chapar
picky picky picky picky picky picky

 

Nene vos hablas en asambleas por ahí
Presumís tus ideales a lo bolchevi’
Y yo, hoy lo único que quiero es bailar
Y vos me apoyas y chamuyas con Marx

 

Me dice hola y yo le digo goodbye
Me dice “nena como tú ya no hay”
Le digo no me busques ni faltes el respeto
Que con tus comentarios no subís ningún ego eh oh

 

Suena la música y lo que yo quiero
Es bailar tranquila sin sentir tu franeleo
No puedo, me dice “yo te quiero”
Todo se complica y yo quedo como la del Picky picky picky picky picky

Te podría interesar:
Hace 50 años el escritor fue anfitrión de la llamada fiesta del siglo, un baile de máscaras de ensueño

Reconocido por su trayectoria periodística y literaria, uno de los episodios más populares en la vida de Turman Capote (y quizá de los menos conocidos) es la legendaria fiesta, conocida como The Black and White Ball, que organizó el 28 de noviembre de 1966 en honor a su amiga Kay Graham.

Gozando aún de la fama recibida por su novela A sangre fría, Capote supo mezclar entre su lista de invitados a lo más distinguido de la época. Una fiesta muy particular por la diversidad de sus invitados: aquella noche se dieron cita personajes de la talla de Frank Sinatra, Andy Warhol, Gloria Vanderbilt, Harry Belafonte y más.

El Hotel Plaza albergó en su salón de baile a universitarios, aristócratas, estrellas de cine, artistas, intelectuales y amigos de Kansas del escritor --al que ayudaron durante la realización de su reportaje novelado. La vestimenta era estrictamente en blanco y negro, además de la máscara. La ocasión borró por completo los límites y barreras entre sus asistentes; personas de todas las edades y ocupaciones se dieron cita para disfrutar del sonido de la Peter Duchin Orchestra.

Una fiesta enorme para ser lunes, justo después del Día de Acción de Gracias, que ha inspirado muchísimas otras fiestas y que sobrevive gracias a la gran cantidad de material fotográfico. Te presentamos algunas de las fotografías más sobresalientes de aquella mascarada irrepetible.

 

La actriz Tallulah Bankhead llega a la fiesta.

 

De nuevo Tallulah saludando a algunos amigos.

 

Kay Graham saluda al unicornio.

 

¿Quién se esconde detrás de las máscaras?

 

Frank Sinatra y Mia Farrow a la espera.

 

Kay sorprendida, Truman emocionado.

 

La princesa italiana Luciana Pignatelli (izquierda). Peter Gimbel y la condesa Crespi representando a la aristocracia.

 

Henry Fonda llega junto a su quinta esposa, Mae Adams.

 

Andy Warhol y su álter ego.

 

El camino a la pista de baile está hecho de rumores.

 

Una superheroína muy sorprendida.

 

Rose Fitzgerald Kennedy ha llegado.

 

Una velada irrepetible.

 

Candice Bergen, el misterioso conejo.

 

El anfitrión hace gala de sus pasos de baile.

 

Creo que Andy se ha enamorado.

 

Sonriendo a la cámara junto a Lee Radziwill.

 

Truman espera su turno.

 

El ánimo aumenta conforme avanza la noche.

 

Pero todo lo que sube tiene que bajar.

 

Truman Capote, responsable de la fiesta y vigilante en sus ratos libres.