*

X

Carl Sagan predijo los tiempos de oscuridad que vive hoy Estados Unidos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/30/2017

El célebre cosmólogo estadounidense anticipó hace 20 años la debacle de su país

Es ineludible: todo imperio termina por desmoronarse. El cómo y el cuándo son dos interrogantes en torno a las cuales se acostumbra especular. Sin embargo, existen aquellos que parecieran ser capaces de leer acertadamente los ritmos. Al igual que otras figuras prominentes, Carl Sagan, astrónomo, escritor y presentador de televisión, fue contundente al afirmar hace un par de décadas que la decadencia de Estados Unidos, "imperio" aún vigente, estaba próxima:

Tengo un presentimiento de un Estados Unidos en los tiempos de mis hijos o mis nietos, cuando tenga una economía basada en los servicios y la información; cuando prácticamente toda la industria manufacturera se haya marchado a otros países; cuando asombrosos poderes tecnológicos estén en manos de unos cuantos y ningún representante del interés público sea capaz de atender los problemas; cuando la gente haya perdido la habilidad de diseñar sus propias agendas o cuestionar abiertamente la autoridad; cuando sosteniendo nuestros cristales y consultando nerviosamente nuestros horóscopos, y con nuestra capacidad crítica en declive, cuando ya no seamos capaces de distinguir entre aquello que nos hace sentir bien y aquello que es verdad, entonces nos resbalaremos, casi sin notarlo, hacia atrás, hacia la superstición y la oscuridad. 

Esta cita es extraída del libro The Demon Haunted World (1997), y rescatada por el sitio Open Culture, en el cual Sagan también hace una referencia a un escenario que fácilmente podría aludir a la actual escena mediática y al uso de las redes sociales no sólo para esparcir información falsa, o en el mejor de los casos confusa, sino también para simular conocimiento y "celebrar la ignorancia":

La lenta decaída del contenido sustancial entre los medios más influyentes, con encabezados cada vez más sintéticos [...] presentaciones crédulas sobre pseudociencia y superstición, pero sobre todo una especie de celebración de la ignorancia. 

Cuando se oficializó la vitoria de Trump, fue un balde de agua fría para el mundo. No obstante, muchos señalan que el lado positivo de la noticia es que muy probablemente nos encontramos en la antesala mortuoria del sistema financiero y cultural que nos ha regido durante ya un buen rato. El "oscurantismo" que representa Trump podría fácilmente ser la gota que acelere el derramamiento del vaso y con ello, finalmente, cambiarían los paradigmas. 

El reto ahora será, además de sobrevivir a esta etapa terminal, ser capaces de que "lo que venga" sea mucho mucho mejor que lo que se ha impuesto hasta ahora. 

La sexualidad puede convertirse en un sacramento

El ocultista británico Aleister Crowley, una de las figuras más influyentes en la magia sexual moderna, consideraba que "Dios es el instinto sexual", en una provocadora frase que en realidad es bastante razonable si se considera que la sexualidad es la versión microcósmica de la creación del universo. Crowley creía que la sexualidad era sagrada y debía tratarse como un "sacramento", algo que hacía literalmente ya que utilizaba el semen y los jugos vitales para preparar lo que llamaba "la galleta de la luz" dentro de la "misa del fénix".

Buena parte de esta veta sexual de Crowley probablemente fue desarrollada a partir de sus viajes a Asia, donde entró en contacto con prácticas yóguicas y tántricas. En el tantrismo hinduista se realiza lo que se conoce como el maithuna, la cópula tántrica en la que la pareja se asume como una divinidad, Shiva y Shakti en el caso más común. En el acto sexual tántrico se incorporan diferentes mudras, mantras y yantras para crear un estado de conciencia exaltado y las prácticas pueden ser dirigidas como oraciones para producir un efecto en el mundo o incluso como meditaciones para investigar la naturaleza de la conciencia (esto ocurre también en el tantra budista Karmamudra). A menudo se llega a estados de éxtasis donde se pueden producir realizaciones o epifanías de la naturaleza no-dual de la existencia. La mayoría de estas prácticas predican la retención del semen, lo cual no es lo mismo que evitar el orgasmo --y en el caso de la mujer el orgasmo femenino suele ser fuertemente alentado, incluso existen técnicas en las que el yogui absorbe el flujo orgásmico de la mujer, ya sea una eyaculación grosera o una sustancia sutil. En caso de que el practicante eyacule, se suele llevar el semen al tercer ojo, literalmente como bindu (palabra que significa "punto", como el que se usa como un adorno simbólico del tercer ojo, pero es también el punto desde el cual se origina el cosmos y es también la palabra que se utiliza para referirse al semen). En este sentido podríamos decir que parece apropiado guardar las "balas seminales" y utilizar la retención del orgasmo como una alquimia interna para cultivar la energía del cuerpo, lograr el misterio de que "la serpiente muerda a la Luna y le arranque el jugo de la inmortalidad" (lo cual es la descripción de un proceso alquímico de la kundalini). Quizás, y esto es pura especulación, en ciertos momentos, en una boda tántrica, en cierto momento propicio, se podría utilizar la eyaculación, cual relámpago, como una oración abierta, una ofrenda a la tierra, al sol, a la luna, a la amada o a cierta deidad. 

En la alquimia interna china incluso se habla de la extracción (o cosecha) de una "flor de oro" vaginal, unos días antes de la menstruación o 3 días después de iniciada la menstruación, la cual se produce utilizando ciertas técnicas de estimulación sexual. Dice un viejo texto: "El tiempo de obtener la medicina debe ser conocido. ¿De qué otra forma puede unirse el fuego con el agua?... Observa el movimiento de la marea y la aparición de la flor de oro. Cuando la marea llega, el agua inunda. No recojas la flor dorada si ya ha caído".

Aristóteles creía que el semen contenía un pneuma (o espíritu) y que su poder de engendrar venía de un calor que era análogo a las estrellas. Jugando poéticamente con esta idea quizás no somos sólo polvo de estrellas, sino que tenemos el mismo espíritu creativo de dar a luz. 

En Occidente el escritor Paschal Beverly Randolph, popular entre practicantes de la magia sexual moderna, escribió que el momento nupcial --el orgasmo-- es ideal para hacer una "oración". Esto sugiere que el orgasmo es la confluencia o condensación de la energía que es imbuida por el poder de la intención --la intención o voluntad que en diversos sistemas es equivalente a la magia misma. 

El psicólogo Wilhelm Reich en el siglo XX crearía todo un sistema de terapia y medicina basadas en el orgasmo y la liberación del élan vital. Reich incluso llegó al punto de ver la energía orgásmica (energía orgónica) como una sustancia física que cuando se concentraba podía observarse como una energía luminosa azul-violeta. El orgón de Reich parece ser una forma altamente sexualizada del qi o el prana de otras tradiciones. Reich no fue tomado muy en serio por los científicos occidentales e incluso se ha bromeado recientemente con que la razón por la que el cielo es azul es porque está lleno de una sexy energía azul (orgón).

Recientemente Cat Cabral, una sacerdotisa wicca señala que la magia sexual "no habla de cómo ser sexy o aumentar la libido. Sino que se trata de manifestar y conducir la energía sexual para obtener resultados reales". Hay toda una subcultura de realizar hechizos a través del acto sexual, del orgasmo o de los fluidos sexuales que luego son consumidos o utilizados en rituales. Esto es también muy común en los caminos de mano izquierda del tantrsimo (como el kaula). No debería ser necesario decir que en esto debe procederse con sumo cuidado y siempre con la protección y guía de un maestro, de otra manera seguramente se producirán resultados desastrosos o una franca pérdida de tiempo. Prácticas tántricas como estas son guardadas dentro de una tradición justamente por sus peligros. Dicho eso, la sexualidad sí puede beneficiarse fácilmente de un componente de intención mágica, sin la necesidad de los ritos e iniciaciones, y la forma más básica de hacerlo es simplemente encauzarla hacia el amor, la luminosidad y el éxtasis. Todo en la vida se puede hacer como una oración o como una meditación, y esto por supuesto no excluye a la sexualidad. Por el contrario, debido a que en la sexualidad entramos en contacto de manera más directa y desnuda con la energía creativa, es una plataforma ideal para tener una experiencia significativa incluso  "cósmica", de unidad y resonancia con esa mecha creativa que es la vida misma. Para esto técnicas sencillas como mantener un ritmo de respiración o repetir un mantra pueden ser útiles, no pensando en los aspectos mágicos o religiosos, sino solamente para llevar al cuerpo a un estado de relajación energética desde el cual la percepción pueda refinarse y la atención controlarse para acceder a toda la profusión del pulso erótico. 

 

Twitter del autor: @alepholo

 

Imagen: Vivian Shih