*

X

Consulta aquí 100 estudios que demuestran que la marihuana es una medicina contra el cáncer

Salud

Por: pijamasurf - 01/17/2017

Estos 100 estudios avalados por el gobierno de Estados Unidos advierten sobre las propiedades de la marihuana para combatir el cáncer

Con el tiempo, los supuestos argumentos a favor de la satanización y persecución de la marihuana se han ido desplomando. Hoy es difícil encontrar justificaciones para mantener dicha cruzada y, en cambio, los estudios científicos que sugieren o confirman las bondades de esta planta, sobre todo en un plano médico, son numerosos y cada vez más legítimos. 

Aunque la inercia a favor de su legalización médica e incluso recreativa es ya imparable el escenario aún está dominado por el espíritu detrás de "la guerra contra las drogas", y ello sin importar la cantidad de inconsistencias y falacias cada vez más evidentes. Por ejemplo, en Estados Unidos la marihuana todavía es catalogada dentro del Esquema 1 de sustancias, lo cual implica que el gobierno de este país no reconoce oficialmente las propiedades medicinales de la planta. Sin embargo, en la propia plataforma médica del gobierno estadounidense aparecen hasta 100 estudios científicos, avalados por el propio PubliMed, que certifican los beneficios que esta planta aporta en la lucha contra una de las enfermedades más letales y costosas de las últimas décadas, el cáncer. 

A continuación una lista de estudios que puedes consultar dando clic y que prueban las virtudes de la marihuana como una sustancia para combatir numerosos tipos de cáncer, así como para reforzar el sistema inmunológico y mitigar los dolores que acompañan a esta enfermedad.  

 

Contra células tumorosas

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1576089

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20090845

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/616322

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14640910

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19480992

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15275820

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15638794

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16818650

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17952650

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20307616

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16616335

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16624285

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10700234

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17675107

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14617682

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17342320

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16893424

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15026328

 

Contra cancer uterino, testicular o pancreático

http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/cam/cannabis/healthprofessional/page4

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20925645

 

Contra cáncer cerebral

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11479216

 

Contra cancer en boca y garganta

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20516734

 

Contra cáncer de mama

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18454173

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16728591

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9653194

 

Contra cáncer de pulmón

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25069049

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22198381?dopt=Abstract

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21097714?dopt=Abstract

 

Contra cáncer de próstata

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12746841?dopt=Abstract

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3339795/?tool=pubmed

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22594963

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15753356

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10570948

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19690545

 

Contra cáncer de sangre

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12091357

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16908594

 

Contra cáncer de piel

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12511587

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19608284

 

Contra cáncer de hígado

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21475304

 

Cannabis y cáncer en general

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12514108

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15313899

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20053780

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18199524

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19589225

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12182964

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19442435

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12723496

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16250836

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17237277

 

Contra cáncer de cuello y cabeza

http://ww.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2277494

 

Contra cáncer de Cholangiocarcinoma

http://ww.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19916793

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21115947

 

Leucemia

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15454482

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16139274

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14692532

 

Cannabis partially/fully induced cancer cell death

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12130702

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19457575

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18615640

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17931597

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18438336

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19916793

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18387516

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15453094

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19229996

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9771884

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18339876

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12133838

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16596790

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11269508

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15958274

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19425170

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17202146

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11903061

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15451022

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20336665

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19394652

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11106791

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19189659

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16500647

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19539619

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19059457

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16909207

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18088200

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10913156

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18354058

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19189054

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17934890

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16571653

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19889794

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15361550

 

Translocation-positive rhabdomyosarcoma

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19509271

 

Linfoma

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18546271

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16936228

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16337199

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19609004

 

Contra células cancerígenas

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16818634

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12648025

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17952650

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16835997

 

Melanoma

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17065222

 

Carcinoma en tiroides

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18197164

 

Contra cáncer de colon

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18938775

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19047095

 

Inflamación intestinal y cáncer

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19442536

 

Cannabinoides

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18286801

 

Contra la invasión cancerígeno-celular

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19914218

 

Vía Higher Perspective

Amigos de verdad, ahorros, tranquilidad de vida: consecuencias de 2 años sin beber alcohol ni café

Salud

Por: pijamasurf - 01/17/2017

Tobias van Schneider decidió dejar el alcohol y mantuvo su voluntad a lo largo de los últimos 2 años, con efectos imprevistos sobre su vida

De una u otra forma, todos sabemos qué significa estar bien. Cada cual a su propia manera, eso es cierto, pues mientras que para unos puede significar ejercitarse y comer bien, otros quizá encuentren bienestar en la posibilidad de viajar, proveer satisfacción a otros y quizá incluso hay quienes creen encontrarlo en las posesiones materiales.

Con todo, en ese espectro tan amplio es posible hallar algunas constantes o, mejor dicho, una sola sin la cual es imposible disfrutar lo que sea que soñemos, deseemos o tengamos: la salud, una condición que sin duda es necesario entender de forma amplia y, más importante aún, liberada de las imposiciones sociales con que a veces la concebimos. La salud involucra al cuerpo y la mente, pero también nuestros hábitos cotidianos, las decisiones que tomamos con respecto a nuestra vida, la toma de conciencia de aquello que –a veces sin darnos cuenta– dirige lo que hacemos, y más.

En este sentido, ahora reseñamos el caso de Tobias van Schneider, un hombre que eliminó dos bebidas de su dieta diaria durante 2 años, las dos sumamente comunes en la vida de prácticamente todo el mundo: el alcohol y el café. A grandes rasgos, su experiencia se resume en estos cuatro descubrimientos que enlistamos a continuación.

 

Ahorro de dinero

Todos sabemos que beber alcohol cuesta, a veces incluso más de lo que quisiéramos. En términos estrictamente monetarios, el alcohol es una bebida un poco más cara que otras y que además casi siempre tiene acompañantes: mezcladores, cigarros, botanas, cenas, personas con quienes se bebe, etc. Al dejar de beber alcohol, Van Schneider ahorró un promedio de mil dólares por mes.

 

Ahorro de situaciones sociales innecesarias

¿Cuántas de tus relaciones están basadas en salir a beber? ¿Cuánto de tu tiempo lo has dedicado a una fiesta en la que quizá ya no querías estar pero te quedaste sólo por seguir bebiendo? Dejar de beber también llevó a Van Schneider a respuestas interesantes respecto a estas preguntas.

 

Mejora de la calidad de sueño

Tanto el café como el alcohol alteran nuestra calidad de sueño. El alcohol quizá ayude a dormir a algunos, pero no de la mejor manera. Y esto es un efecto puramente fisiológico que se agudiza con la edad.

 

Menos pánico, menos estrés

Este punto Van Schneider lo limita al consumo de café. En su caso, la cafeína le altera los nervios, pero también reconoce que esto no le pasa a todas las personas. De cualquier modo, es sabido que muchas de las situaciones que involucran alcohol también pueden tener como consecuencia tensión, incomodidad, angustia. Hay personas que han encontrado en el alcohol la única forma de manifestar algo que en su vida en sobriedad ocultan, lo cual tampoco es la forma más saludable de hacerlo emerger.

 

El testimonio de Van Schneider es más bien sencillo y, podríamos decir, pragmático, pero entre líneas es posible ver cómo, social y subjetivamente, el alcohol puede convertirse en el sucedáneo de aquello que de verdad queremos hacer pero sentimos que no podemos: ahorrar dinero, estar con alguien cuya compañía disfrutamos auténticamente, tener salud, vivir con tranquilidad. En pocas palabras, llevar la vida propia a un punto y estado que nos satisfagan plenamente. Y quizá no baste con dejar el alcohol o quizá esta no sea la solución para todos pero, indudablemente, es importante reflexionar sobre las decisiones que tomamos todos los días y que nos alejan o nos acercan a esa plenitud.