*

X
Hermosas fotos panorámicas del inusual fenómeno que aconteció en uno de los desiertos más grandes del mundo

Una de las imágenes más extrañas con las que podemos tropezar es un desierto nevado. Tal fue el caso del desierto del Sahara, que a finales del pasado diciembre amaneció con una sorpresa blanca para los habitantes de la ciudad de Ain Sefra.

Algunas fotografías tomadas por Karim Bouchetata circularon por Internet mostrando el curioso fenómeno. Él cuenta que “todos estaban muy sorprendidos de ver nieve cayendo en el desierto, es un acontecimiento muy raro”.

La última ocasión en que sucedió esto fue hace más de 38 años, cuando una nevada se precipitó sobre las montañas Atlas en el límite norte del Sahara en 1979. La ubicación única de esta ciudad permite que suceda este acontecimiento pues, a pesar de tratarse de uno de los lugares más calientes del mundo, el frío no es un visitante del todo extraño. Su cercanía con estos cuerpos montañosos, la altura y latitud del lugar mantienen las condiciones para que esto ocurra (aunque sea poco frecuente).

A continuación dejamos algunas fotos del fenómeno, la última es una vista satelital tomada por la NASA.

 

 

 

 

 

 

 

 

Un murmullo de estorninos: ¿una parvada de millones o un solo organismo?

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 01/05/2017

¿Superorganismos que emergen de la complejidad de la información integrada?

Este video muestra el vuelo milimétricamente coordinado de miles de estorninos, algo sumamente hermoso aunque por momentos aterrador: se les llama "sol negro", un sol dinámico que echa vuelo en el crepúsculo. Fue captado por Jan van IJken en Holanda y se conoce como un murmullo, algo que puede apreciarse claramente en el video.

El vuelo coordinado de estas aves, que parecen formar un ave gigante como el mítico pájaro simurg, ha generado especulación sobre lo puede considerarse un superorganismo. Un organismo emerge de componentes más pequeños unidos por una función colectiva, pero aun así los límites no están claramente establecidos. Por ejemplo, nosotros estamos compuestos de miles de millones de células individuales, cada una de ellas compuesta por partes inidviduales. La gran mayoría de estas células en realidad no son humanas, sino que son bacterias que coexisten en nuestro interior y realizan funciones importantes para nuestro organismo. Incluso, las mitocondrias de nuestras células parecen haber sido bacterias que fueron integradas a otras células, en lo que se conoce como endosimbiosis. Podemos considerar nuestra piel el límite, pero nuestra piel es permeable a millones de microorganismos que se integran a nuestro superorganismo. 

Se ha sugerido la existencia de superorganismos, como puede ser la Tierra misma (teoría de Gaia), o algunos sistemas meteorológicos en particular, o grandes colecciones de individuos que tienen una integración de información compartida, como puede ser un bosque o un arrecife de coral. Así podemos jugar con la idea de que es posible tener organismos emergentes, especialmente si tomamos la idea de que la conciencia surge como resultado de la complejidad e interconexión de un sistema. Tal vez podríamos argumentar que estas parvadas de estorninos son en realidad un volátil superorganismo, que surge y desaparece.