*

X
Biólogo captó una flamante luz esmeralda en las "islas del cielo" de la India, que resultó ser un meteorito

Como bien explica la revista Wired captar un meteorito en el cielo en una foto no es algo fácil, pese a que nuestra atmósfera constantemente está siendo bombardeada por pequeños objetos cósmicos.

La imagen aquí mostrada fue tomada por el biólogo indio Prasenjeet Yadav de manera semiaccidental. Yadav se encontraba estudiando las llamadas "islas del cielo" --los picos montañosos que se alzan por encima de las nubes en la región de los Ghats occidentales-- para National Geographic cuando logró esta imagen. Yadav dejó su cámara tomando un time-lapse de Mettupalayam en las montañas y se fue a dormir en su tienda. Al despertar revisó el material y encontró esta imagen de un flamante meteorito exponiendo verde. 

En un principio Yadav, quien se dedica a divulgar la ciencia, no sabía qué era lo que había fotografiado. Por suerte no envió esta imagen a un tabloide sino que la revisó con otros colegas y se confirmó que había sido un avistamiento de un meteorito. Pocas veces ha sido captada con tal magnificencia una imagen tan clara de este fenómeno. 

 

Masiva explosión en 2022 hará que veamos una nueva estrella; rabinos creen que es el signo del Mesías de Israel

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/29/2017

Científicos sostienen que una nova roja a mil 800 años luz podrá observarse como una de las estrellas más brillantes del cielo por hasta 1 año; rabinos creen que es el heraldo de la llegada del Mesías de Israel

Científicos han predicho que en el 2022 se llevará a cabo un fenómeno astronómico nunca antes visto: la masiva explosión de un sistema estelar binario produciendo una nova roja. La explosión hará que la nova pueda observarse con el ojo desnudo por hasta 1 año en el cielo como una de las estrellas más brillantes del firmamento (se calcula un brillo similar al de la estrella del norte Polaris).

Varios rabinos han visto en este fenómeno el cumplimiento de una visión profética que se encuentra en Libro de los Números. El rabino Yosef Berger, de la tumba de David en el monte Sion, mantiene que la irrupción de esta "nueva" estrella está en consonancia con antiguos textos judíos. En el capítulo 24:17 de Números se cita al profeta Balam:

Lo veré, mas no ahora;

Lo miraré, mas no de cerca;

Saldrá una estrella de Jacob

y se levantará cetro de Israel,

y herirá a las sienes de Moab

Y destruirá a todos los hijos de Set.

Berger sostiene que Maimónides (una de las principales autoridades en la Torá) y el texto cabalista El Zohar vinculan esta profecía con la llegada del Mesías, abundando en correlaciones astrológicas y descripciones de la estrella. Berger ha interpretado que la explosión de la nova roja encaja con las descripciones de estas grandes dos autoridades dentro de misticismo hebreo. 

Otros rabinos dudan de la interpretación de Berger; no de la profecía de Números sino de que se refiere a este preciso evento astronómico, lo cual es más difícil de predecir. 

No es raro que se utilicen fenómenos celestes en la literatura profética, incluyendo profecías mesiánicas; tal es el caso del cristianismo y la estrella de Belén (cuya identificación precisa ha generado enorme controversia).

La profecía del libro de Números habla de la conquista de Moab y la destrucción de los hijos de Set. Se ha interpretado que esto significa la destrucción de los pueblos no judíos que residen alrededor de Israel. Para quienes estaban esperando el siguiente evento masivo de especulación o histeria religiosa --mesiánica o apocalíptica-- es probable que esta sea la gran fecha en el horizonte. 

Por otro lado, esta es la primera vez que los científicos predicen una explosión como ésta, por lo cual ni siquiera ellos saben con exactitud la fecha del magno acontecimiento. El astrofísico Larry Molnar considera que la explosión podría variar de sus cálculos y llevarse a cabo en el 2021 o en 2023 (tiene 1 año menos o más de  margen de error). La explosión se producirá por la fusión del sistema binario KIC 9832227: una especie de cópula cósmica que es a la vez una muerte más de 10 mil veces más luminosa que su brillo actual, algo que en realidad debió haber ocurrido hace mil 800 años. Actualmente las estrellas --desde nuestra perspectiva-- se encuentran en una danza de órbitas sincrónicas, todo el tiempo la una se mueve enfrente de la otra y cada vez se acercan más, hasta que la colisión llegue a producir una nova roja. Monitoreando los incrementos en la magnitud del brillo, los astrónomos podrán estar más seguros de la fecha en los próximos años.