*

X

Este es el origen del uso de imágenes sexys de mujeres para vender cosas (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/16/2017

Así empezó el matrimonio entre la publicidad y el sexo (y la objetificación femenina)

La publicidad y el sexo parecen estar ligados indisociablemente, pero esto no siempre fue así. Diferentes historiadores coinciden en que fue el ilustrador litográfico Jules Chéret el responsable de sexualizar la publicidad, creando una revolución en el París de 1860 con sus coloridos pósters en los que aparecían mujeres apenas vestidas, lo que en esa época era algo muy provocador.

Tim Wu, autor del libro The Attention Merchants, considera que Chéret detonó uno de los momentos claves no sólo de la publicidad sino de lo que llama la industria de la atención (de captar la atención del público de cualquier forma, para capitalizarla). Según Wu, Chéret "entendió que había pocas mejores formas de obtener la atención masculina que desplegando imágenes de mujeres con poca ropa". Sus pósters "mostrando hermosas mujeres con prendas provocativas refocilándose sobre campos de color vibrante" fueron la histórica innovación que hoy en día sigue siendo el recurso predilecto de los publicistas, especialmente cuando falla la imaginación.

Nicholas D. Lowry, de las Swann Galleries de Nueva York, explica que "Chéret trajo el sexo a la publicidad. Pobló sus pósters con estas hermosas y sexys mujeres --la mayoría de ellas rubias y pelirrojas-- para vender jabón, aceites para lámparas, jarabes para la tos y muchas cosas más. Eran sexys, ligeras, sin preocupaciones". Chicas boyantes que hacían sentir bien y, quizá sin saberlo en ese entonces, ya ligaban el deseo sexual con el deseo de adquirir un producto, un mecanismo inconsciente que luego explotaría Ed Bernays, el sobrino de Sigmund Freud.  

"Alguien alguna vez describió a las chicas de Chéret siendo como champagne que sale de una botella". Esta sexy efervescencia en ese entonces fue enormemente influyente. Chéret es además considerado uno de los padres de los afiches o del arte de los pósters, y fue pensado en su momento como uno de los padres de la liberación femenina --lo cual hoy resulta paradójico. La felicidad voluptuosa de las mujeres de sus pósters, en su momento parecía algo propio de la libertad femenina de sacudirse las ataduras del moralino patriarcado en una efervescencia incontenible. Hoy esto, habiendo sido explotado y llevado a un nivel mucho más grotesco, es considerado uno de los principales obstáculos para la libertad de las mujeres, en tanto que el cuerpo femenino es constantemente objetificado. 

A continuación una pequeña muestra de los pósters de Chéret:

 

 

 

 

También en Pijamasurf: El deseo sexual objetifica a las personas: Kant, tantra y feminismo

Este genial video captura el momento que detonó el "verano del amor" del movimiento hippie en 1967

AlterCultura

Por: Pijamasurf - 01/16/2017

La reunión del Human Be-In en 1967 en San Francisco: el momento mágico crucial del movimiento hippie

Sueños de paz, amor y psicodelia inundaban los campos de San Francisco. Poesía, danza, marihuana, LSD, flores, mantras, inocencia y ciertamente un poco de ingenuidad abundaban.

La reunión del Human Be-In en los Polo Grounds de San Francisco el 14 de enero de 1965 es considerada el evento seminal que propulsó la psicodelia a la escena nacional en Estados Unidos e introdujo la contracultura a los suburbios. Se reunieron ahí personajes emblemáticos como Tim Leary, Allen Ginsberg, Gary Snyder, Michael McLure y otros; la música corrió a cargo de bandas como Jefferson Airplane, The Grateful Dead o Quicksilver Messenger Service. Owsley Stanley proveyó el LSD, con dosis de White Lightning especialmente producidas para el evento. Por ahí también andaban los Hell's Angels. De aquí surgió el famoso "Summer of Love".

En 26 minutos este video captura la esencia de este memorable evento que de alguna manera es un fractal de todo el movimiento hippie, una muestra representativa de toda esta cultura.

Hoy en día, el revisionismo puede sugerir que los sueños eran un tanto ilusos, que todo fue cooptado por el mercado, que hubo demasiadas drogas y pocos cambios efectivos y duraderos. Y sin embargo, la genuina intención de cambiar el mundo, la magia de la mente, la poesía, la belleza, la libertad --al menos en los asistentes-- en la gente común y corriente, fueron reales y es difícil encontrar otro momento así en la historia. Es por ello que ver estas imágenes produce una especie de profunda y eléctrica nostalgia de lo no vivido, de un tiempo que todos quisiéramos vivir, más cerca del paraíso.