*

X
Este 27 de enero en América y 28 de enero en Asia se celebra el Año Nuevo chino y la primera luna nueva del año, indudablemente un tiempo de nuevos comienzos

Este viernes 27 de enero a las 18:07 horas de la Ciudad de México (a las 00:07 horas del 28 de enero, tiempo universal) se llevará a cabo la primera luna nueva de este 2017. Esta luna nueva ocurrirá en el signo de Acuario, en el cual se producirá la conjunción del Sol y la Luna que dicta este cambio de fase. Acuario es considerado un signo innovador, independiente y hasta rebelde, así que parece adecuada esta combinación de la primera luna nueva del año y el Año Nuevo chino del gallo de fuego --el gallo que anuncia un nuevo día-- con un nuevo ciclo. Sin duda estamos presenciando un nuevo comienzo, lo cual puede ser bueno o malo pero seguramente interesante. El componente de fuego del gallo parece estarse reflejando en los acontecimientos políticos, donde se esperan ánimos caldeados, excitación, agitación e incluso conflicto. El año pasado fue un año caótico regido por el mono, también de fuego, así que se ha estado concentrando la energía explosiva.

Tradicionalmente esta fase lunar era usada para realizar ayunos, limpias, purificaciones y sanaciones. Esto es algo que parece estar en sintonía con la forma en la que los chinos celebran el Año Nuevo, limpiando sus casas, dando regalos e iniciando nuevos proyectos. Tradicionalmente, en la agricultura este es el momento de la siembra, de la inseminación de la nueva vida en el vientre de la Tierra.

Utilizando el cosmos como un espejo simbólico de nuestra mente y nuestra vida sublunar, podemos jugar con los símbolos y los arquetipos y aprovechar esta aparente momentum hacia lo nuevo para cerrar ciclos e iniciar nuevos proyectos o experimentos en nuestra forma de ser y relacionarnos con el mundo. Podemos de alguna manera impulsarnos con la fuerza y la claridad que creemos ver en estas fechas para convencernos e imaginar que las cosas pueden ser diferentes. La luna nueva es nacimiento pero siempre también muerte: un ejemplo simbólico de que podemos renovarnos y hasta renacer si dejamos atrás los atavismos de nuestra mente. La Luna es siempre un espejo de la energía del Sol, en sí misma sólo un vehículo de nuestra imaginación y nuestro deseo.

Raro fenómeno astrológico advierte que estas semanas son especialmente benéficas para nuestro planeta

Magia y Metafísica

Por: pijamasurf - 01/27/2017

Entre el 7 de enero y el 6 de febrero todos los planetas del Sistema Solar estarán moviéndose en la misma dirección; se considera una etapa de abundancia y oportunidad

El fenómeno conocido en inglés como APDM (All planets in direct motion) hace referencia a cuando se registra una sincronía direccional de todos los planetas del Sistema Solar y todos están sin excepción moviéndose hacia adelante. Desde la antigüedad, en un plano astrológico, se ha considerado que la temporada que comprende a este fenómeno (aproximadamente 30 días) es un período especialmente positivo, de gran fortuna. Básicamente se traduce en que ninguno de los planetas que forman parte de nuestro sistema se encuentra en estado retrogrado, sincronía que rara vez ocurre. 

En este 2017 la orquesta planetaria se debe a que el 7 de enero el Mercurio retrogradó viró y que el siguiente retrogrado, Júpiter, no se activa hasta el próximo 7 de febrero. Esto nos permitirá disfrutar de prácticamente un mes de APDM.   

El hecho de que todos los planetas estén moviéndose en la misma dirección, hacia adelante, sugiere que existen fuerzas importantes alineadas, generando una especie de inercia que debiéramos aprovechar. Tal vez por eso los astrólogos suelen considerar a esta temporada como la ideal para arrancar nuevos proyectos, cerrar alianzas, contraer matrimonio y, en general, sembrar cualquier semilla que deseemos que esté impresa con una fuerza extra. También se advierte que se trata de un período particularmente fértil para el ejercicio de las intenciones, así que en estos días el adagio "Cuidado con lo que deseas por que se te puede cumplir" tendría que ser tomado en cuenta más que nunca. 

La popular astróloga Wave Rayne resume así este fenómeno:

Desde la posición del Sol o la perspectiva de la Tierra, este fenómeno de "Todos los planetas en movimiento directo" representa un pasaje grupal, colectivo, armonioso, sincrónico y holístico, a través del universo infinito.  

Los tiempos parecen especialmente duros y el panorama en básicamente cualquier país del mundo dista de presentarse muy sonriente; sin embargo, al menos desde un plano astrológico, el próximo mes es una buena oportunidad para materializar cosas positivas... Sería bueno aprovecharlo.