*

X

Mujeres: pasar sentadas más de 10 horas al día las está envejeciendo (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 01/24/2017

Estudio de la Universidad de San Diego encontró una relación entre el envejecimiento prematuro y el sedentarismo

El sedentarismo es, junto con el estrés, uno de los grandes males de la vida moderna. Los posibles progresos de la humanidad se han traducido para millones de personas en una forma de vida caracterizada por la inactividad, a veces por obligación pero muchas también por elección. El ejercicio físico se mira ahora como un hábito accesorio, el privilegio de quienes pueden pagar un gimnasio o el hábito de quienes tienen la disciplina de levantarse a correr todas las mañanas. Por alguna razón, hemos olvidado que cuidar de nuestro cuerpo es un elemento imprescindible de nuestro bienestar en sentido amplio.

Hace unos días, el American Journal of Epidemiology publicó un estudio realizado en la Universidad de California en San Diego a propósito de otro efecto negativo del sedentarismo: el envejecimiento celular prematuro, particularmente entre las mujeres.

La investigación estuvo a cargo de Aladdin Shadyab, doctor adscrito al Departamento de Medicina Familiar y Salud Pública de la susodicha universidad. Con ayuda de su equipo Shadyab recogió datos de mil 500 mujeres de entre 64 y 95 años, tanto de sus hábitos de vida –si padecían o no obesidad, si fumaban, cuánta actividad física realizaban por semana, etc.– como del estado de sus células.

Sobre esto último los científicos analizaron el tamaño de los telómeros, es decir, los extremos de los cromosomas, regiones del ADN en donde se determina la división y el tiempo de vida de las células. Por otras investigaciones se sabe que los telómeros de menor extensión están estrechamente relacionados con las enfermedades cardiovasculares, el desarrollo de cáncer y la diabetes.

Entre otros datos, el equipo de Shadyab encontró que las mujeres con un estilo de vida sedentario –sintetizado en que pasaban sentadas en promedio 10 horas del día– poseían telómeros cortos, caso contrario al de aquellas que se ejercitaban al menos 30 minutos por día.

Cabe mencionar que este estudio es parte de un proyecto mayor denominado Iniciativa por la Salud de las Mujeres (WHI, por sus siglas en inglés), el cual busca recabar información sobre el estado de salud pública de mujeres estadounidenses que han pasado la menopausia y saber si existe algún factor de riesgo que pueda provocar algún tipo de enfermedad crónica entre este sector de la población.

Shadyab espera que investigaciones posteriores proveerán mayor precisión sobre los factores que aceleran o retrasan el envejecimiento celular pero, entre tanto, el descubrimiento de ésta ya es significativo: ejercítate o mírate envejecer antes de lo debido.

Caminar: la clave para mejorar tu vida laboral

Salud

Por: PijamaSurf - 01/24/2017

Las bondades de una de las actividades más simples reveladas a través de un importante estudio

Puede que la vida sedentaria frente al escritorio a la que actualmente están condenadas millones de personas contribuya como factor decisivo en el desarrollo de varios tipos de enfermedades, pero esta no es una razón para simplemente darse por vencido frente a ello y esperar a que lo inevitable suceda.

Un estudio reciente, auspiciado por varias instituciones entre las que se encuentran la Universidad de Colorado, el Instituto de Desempeño Humano Johnson & Johnson y el Centro de Investigación sobre Obesidad y Nutrición de Colorado, exploró las reacciones físicas y psicológicas de los individuos ante una jornada completa sin ningún tipo de actividad física y las contrastó con las obtenidas a partir de un día laboral con pequeños descansos para caminar.

Empezaron invitando a un grupo de 30 voluntarios, todos trabajadores sedentarios, para que respondieran algunas preguntas y se realizaran estudios para evaluar su salud. Entre otras cosas, se analizó su presión arterial y sus niveles hormonales de estrés. También se les pidió que indicaran en una escala de 1 a 10 qué tan vigorosos o cansados se sentían, su estado anímico y qué tanta hambre o no tenían. Luego jugaron algunos juegos para evaluar su capacidad de respuesta, concentración y decisión.

Después de varias visitas consecutivas a la clínica, simularon una jornada laboral de 6 horas en las que sólo se permitía despegarse del escritorio para ir al baño. Al día siguiente esta misma jornada inició con una caminata de 1/2 hora. En un tercer simulacro, los voluntarios se tomaban 5 minutos de cada hora para caminar en una caminadora.

Al inicio y fin de cada una de las sesiones se les pidió a los voluntarios que respondieran cuestionarios similares a los ya descritos sobre su ánimo, energía, fatiga y apetito. También se extrajo sangre para medir nuevamente sus niveles hormonales de estrés y se repitieron las sesiones de juego.

En casi todas las mediciones el estado de los participantes mejoró, se sentían más enérgicos con la actividad física mínima sin importar si ésta se hacía en una sesión larga antes del trabajo o en pequeños lapsos a lo largo del día.

Sin embargo, en otros factores quedó demostrado que durante las jornadas con pequeños descansos para caminar los trabajadores se sintieron menos fatigados, más vigorosos, felices y su hambre disminuyó considerablemente. Curiosamente, los exámenes cognoscitivos y de estrés se mantuvieron en los mismos niveles sin importar la presencia o ausencia de actividad física.

Prácticamente algo tan sencillo como caminar durante 1/2 hora a diario, ya sea de una sola vez o repartida a lo largo del día, reporta beneficios en el bienestar de aquellos que requieren cumplir con un trabajo sedentario. Un buen propósito para este nuevo año puede ser el de levantarse del escritorio más seguido.