*

X
Resultados inquietantes que nos hacen preguntar sobre la conveniencia de mantener nuestra vida online

Recientemente, la Universidad de Copenhague realizó una investigación para indagar cómo se sienten las personas al dejar de utilizar Facebook. En total participaron mil 95 personas y se le pidió a la mitad de ellas que continuara con sus hábitos de Facebook, mientras que la otra mitad dejó de usar la red social por 1 semana.

Los resultados: las personas que dejaron de usar Facebook se sintieron mejor consigo mismas, a diferencia de las que continuaron con sus actividades habituales en la red.

Morten Tromholt, quien realizó el informe de esta investigación, menciona que “los usos predominantes de Facebook --como un medio para comunicarse y obtener información sobre otros a manera de pasatiempo-- están afectando negativamente nuestro bienestar en varias dimensiones".

La muestra de población del experimento estaba conformada por un 86% de mujeres distribuidas por toda Dinamarca, con una edad media de 34 años y con un promedio de 350 amigos en Facebook. Durante la semana de abstinencia, el 13% de los participantes admitió usar Facebook, ya sea por una emergencia o por “accidente”.

Al final de la prueba los usuarios de Facebook calificaron su satisfacción de vida como un 7.74 en promedio (en una escala de 10), mientras que quienes dejaron de ser usuarios la calificaron como 8.11 en promedio.

Aunque el estudio no explica por qué mejoró el bienestar de las personas ni bajo qué parámetros se puede calificar subjetiva y numéricamente el “bienestar”, o por qué más del 80% estaba conformado por mujeres, el sentido común nos muestra que las actividades compulsivas, ya sea la televisión, una red social, las compras o cualquier otra similar, propician que el pensamiento ansioso y divagante se dispare.

Empezamos a confundir la representación de algo o alguien con la cosa o la persona en sí, confundimos a nuestros amigos de Facebook con las personas (y toda su complejidad) que están más allá de la enésima foto en la torre Eiffel o detrás del filtro de Instagram y comenzamos a interpretar la realidad a través de nuestra percepción subjetiva de esas imágenes. Lo mismo pasa con nosotros mismos: confundimos el número de “Me gusta” con la interacción significativa con otros. Sin embargo, el problema no es la tecnología en sí: el problema surge cuando dejamos de usar la tecnología y ésta empieza a usarnos a nosotros.

Muchas personas están desconectándose de la Web para pasar tiempo conectando con el mundo real

El Internet, con todas sus maravillosas promesas de ilustración intelectual y conexión social, se ha convertido en una gran adicción. Pasamos más tiempo del que necesitamos en línea y no nos damos cuenta de lo que perdemos en términos de capacidad de poner atención, conexión con el entorno y tiempo para realizar otras actividades. 

El diario español El Mundo reporta sobre una interesante tendencia que se está manifestando en Francia en la que muchas personas están decidiendo abandonar redes sociales y desconectarse de Internet. En el 2012 ya el 3.4% de los franceses había decidido abandonar voluntariamente el Internet, una cifra que parece estar creciendo.

Una de las voces líderes en este inicipiente movimiento que también se gesta en España es Enric Puig Punyet, doctor en filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien ha decidido desconectarse de Internet y, más aún, documentar la vida de las personas que han optado por esta estrategia de higiene mental en su libro La gran adicción. Cómo sobrevivir sin internet y no aislarse del mundo. Puig Punyet relata cómo fue inclinándose a la desconexión:

Sentía saturación tras horas y horas navegando a la deriva, saltando de una página a otra sin ton ni son, viajando de un hipervínculo a otro, en apariencia haciendo de todo pero en el fondo no haciendo absolutamente nada, porque con mucha frecuencia la información que obtenemos después de un día pegados a la pantalla es dispar, en ocasiones contradictoria y no tardamos en olvidarla.

Hace tan sólo 10 años, Internet era una herramienta de consulta. Uno se hacía una pregunta y sólo después buscaba la respuesta en la red. Pero hoy la dinámica ha cambiado por completo. El tiempo vacío se ha llenado de paja. Muy a menudo es Internet quien formula las preguntas, robándole al individuo nuevos marcos de referencia. Internet es omnipresente porque está activo siempre y en todas partes. Al ocupar gran parte de nuestra vida, hace que con frecuencia descuidemos a las personas a nuestro alrededor.

En su libro, Puig Punyet muestra cómo muchas personas que llevaban utilizando Internet por más de 1 década diario, y que creían que su trabajo dependía de las herramientas digitales, han descubierto que la vida sin Internet sigue y sus ingresos no se han visto afectados. "Al revés: la gran paradoja es que los desconectados sienten que reconectan con el mundo real".

El Mundo también reporta el caso de una bloguera australiana llamada Essena O'Neill, quien gozaba de cientos de miles de seguidores en YouTube e Instagram y decidió borrar todas sus imágenes, escribiendo:

Soy la chica que lo tuvo todo y quiero decirte que tenerlo todo en las redes sociales no significa nada en tu vida real. He dejado que se me definiera por los números y lo único realmente me hacía sentir bien era conseguir más seguidores, más Me gusta, más repercusión y visitas. Nunca era suficiente.

Y es que esa es la otra, la fama digital viene con el precio de estar llenando la demanda de los likers o fans y existir de manera fragmentada en línea y en el mundo real, administrando la personalidad que hemos creado para nuestros perfiles. Hacer eso nos puede dejar agotados para realizar luego nuestra labor fuera de Internet. A veces se tiene que escoger entre uno u otro.