*

X
Mascota goth: tanto el cuerpo como los órganos internos de este animal son absolutamente negros

Existe un animal en la Tierra cuyo cuerpo, tanto exterior como interior, es absolutamente negro. Cada pixel de esta peculiar raza, incluidos sus órganos internos y plumas, sus ojos y párpados, sus garras y cresta, está inmerso en una abismal negrura. Si consideramos que en diversas tradiciones el gallo es un animal asociado a sombríos rituales o que incluso se le liga a Satanás y combinamos esta impronta cultural con la ennegrecida constitución de esta raza, entonces podríamos entender por qué nos genera tal impacto contemplar a uno de sus ejemplares.

Ayam Cemani es el nombre de esta raza, cuyo origen se ubica en Indonesia, en la isla de Java. Su negrura la debe a una mutación genética llamada fibromelanosis que provoca que secrete un exceso de melanina, el cual se derrama en su tejido y termina imprimiéndose en todo el organismo. Este fenómeno ocurre durante la etapa embrionaria, y dicha condición le ha valido formar parte del folclor javanés desde el siglo XII y ser considerado en las tradiciones místicas y rituales de la población. 

 

Registran la ola más alta jamás captada de la historia: 19 metros

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/14/2017

El gigante de agua fue captado entre la costa de Reino Unido e Islandia, y es hasta ahora la ola más alta que se haya registrado

Las olas son seres que a lo largo de la historia han embelesado a los hombres. Su ritmo, sonido, forma y, quizá en especial, su fuerza, son los ingredientes que les han valido un lugar especial en nuestro imaginario. Pero, ¿te imaginas enfrentar una ola de 19m de altura?

Recién se confirmó que una ola captada en las aguas del Atlántico Norte, en algún punto entre las costas británica e islandesa, alcanzó tal altura. Esto la coloca como la ola más alta jamás registrada. Lo anterior fue anunciado por la World Meteorological Organization y este "ejemplar" superó el récord de su antecesor, 18.2m, que pertenecía a otra ola de las mismas aguas.

Existe algo de polémica ya que anteriormente se habían reportado olas de 29 y 23.4m, pero ninguna de ellas fue medida con los métodos que avala la WMO. Independientemente de esto, siquiera concebir una ola de 19m es ya un ejercicio vertiginoso. 

Cabe señalar que la imagen no fue captada por un ser humano sino por una boya meteorológica y, de hecho, en la imagen no se aprecia una ola con la espectacularidad a la que estamos acostumbrados sino una inconmensurable y preciosa abstracción azul grisácea.