*

X
Mascota goth: tanto el cuerpo como los órganos internos de este animal son absolutamente negros

Existe un animal en la Tierra cuyo cuerpo, tanto exterior como interior, es absolutamente negro. Cada pixel de esta peculiar raza, incluidos sus órganos internos y plumas, sus ojos y párpados, sus garras y cresta, está inmerso en una abismal negrura. Si consideramos que en diversas tradiciones el gallo es un animal asociado a sombríos rituales o que incluso se le liga a Satanás y combinamos esta impronta cultural con la ennegrecida constitución de esta raza, entonces podríamos entender por qué nos genera tal impacto contemplar a uno de sus ejemplares.

Ayam Cemani es el nombre de esta raza, cuyo origen se ubica en Indonesia, en la isla de Java. Su negrura la debe a una mutación genética llamada fibromelanosis que provoca que secrete un exceso de melanina, el cual se derrama en su tejido y termina imprimiéndose en todo el organismo. Este fenómeno ocurre durante la etapa embrionaria, y dicha condición le ha valido formar parte del folclor javanés desde el siglo XII y ser considerado en las tradiciones místicas y rituales de la población. 

 

Escarabajos utilizan la luz de la Vía Láctea para guiar sus movimientos

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 02/14/2017

Escarabajos peloteros mueven sus pelotas de mierda en sintonía con la luz de la galaxia

Muchos animales utilizan los cuerpos celestes para navegar la Tierra, pero seguramente uno de los fenomenos de astronavegación más sorprendentes fue descubierto hace un par de años. Investigadores de la Universidad del Witwatersrand en Sudáfrica descubrieron que los escarabajos peloteros utilizan la Vía Láctea para orientarse.

Estos legendarios insectos que cargan su propia pelota de excremento se guían por la luz de la galaxia. Para esta especie, poder moverse en línea recta es vital en el acto de enterrar el excremento que luego será alimento para sus bebés y para escapar de otros escarabajos que quieren robar su pelota. El descubrimiento fue fruto de la interrogante de cómo estos insectos podían rodar rectamente una pelota en noches sin luna. Esto hizo que los investigadores consideraran la posibilidad de que utilizaban la luz de las estrellas.

Para el experimento en cuestión se llevó a los escarabajos al Planetario de Johannesburgo y se hicieron pruebas en las que se descubrió que los escarabajos sólo podían orientarse de manera efectiva cuando estaba presente la Vía Láctea. Cuando se bloqueó el acceso a la luz, los insectos rodaban sus pelotas sin rumbo.

El escarabajo pelotero es el primer animal que se comprueba que utiliza la Vía Láctea como parte de un mecanismo biológico. 

La investigación evoca en cierta forma al dios Jepri, la deidad solar egipcia representada como un escarabajo. Los egipcios hicieron la conexión simbólica entre el acto de rodar bolas de excremento del escarabajo y el movimiento del Sol en el firmamento, y también de la regeneración y el renacimiento en el hecho de que los jóvenes escarabajos emergen de los huevos dentro del excremento ya formados. Sería interesante investigar si esta deidad tenía alguna relación también con la Vía Láctea, la cual para los egipcios estaba conectada con el río Nilo en la analogía del macro y el microcosmos.