*

X

Descubren un nuevo órgano en el cuerpo humano: el mesenterio

Salud

Por: PijamaSurf - 02/02/2017

Un avance en la ciencia médica que ayudará a mejorar nuestra comprensión del cuerpo humano

Aunque su propósito aún no es comprendido del todo, el mesenterio ha sido reconocido como un órgano complejo, separado de las funciones del resto del sistema digestivo, pese a que rodea y cubre gran parte de éste.

Ya en el siglo XVI, Leonardo da Vinci había arrojado algunas teorías sobre él e incluso lo incluyó en sus bocetos anatómicos. Pese a esto, el mesenterio fue ignorado por los médicos hasta ahora. Se asumía que simplemente se trataba de un pliegue de tejido, una estructura fragmentada o una suerte de apéndice sin relevancia médica.

El investigador J. Calvin Coffey, de la Universidad Hospital Limerick de Irlanda, descubrió el órgano junto a su equipo y asegura que abre muchas nuevas posibilidades para las ciencias de la salud.

 

El dibujo realizado por da Vinci donde explica este órgano apenas reconocido

 

Se conoce bien la anatomía y estructura del órgano pero aún no se ha definido su función. En una entrevista, Coffey asegura que:

Si comprendes la función puedes identificar funcionamientos anormales, entonces descubres la enfermedad. Si lo juntas todo tendrás el campo de la ciencia mesentérica.

En este momento alumnos, investigadores y doctores ponen manos a la obra para explorar los misterios de este nuevo órgano y así avanzar hacia un mejor diagnóstico de los padecimientos abdominales; esto incluye los padecimientos, enfermedades y desórdenes en el sistema digestivo.

En su investigación, publicada en la revista The Lancet Gastroenterology & Hepatology, Coffey explica que:

Ahora decimos que tenemos un órgano en el cuerpo que no había sido explorado hasta ahora. La descripción anatómica que teníamos desde hace 100 años resulta incorrecta. Este órgano está lejos de estar fragmentado o de ser complejo, se trata de una estructura continua.

 

 

Pese a que se especula su utilidad para estudiar enfermedades gastrointestinales, los investigadores afirman que no están seguros de a qué sistema pertenece el órgano:

El mesenterio podría pertenecer al sistema intestinal, vascular, endócrino, cardiovascular o inmunológico, lo único que resulta claro es que forma una parte importante de todos ellos.

No hay duda de que queda mucho trabajo para la ciencia en cuanto al cuerpo humano se refiere; encontraremos poco a poco muchos más secretos en este complejo sistema de sistemas que somos.

Hombre deja de tomar azúcar y alcohol 1 mes y lo documenta en un video

Salud

Por: pijamasurf - 02/02/2017

Esto es lo que sucede cuando se abandona el azúcar por 1 mes

El azúcar añadido es una especie de veneno socialmente aceptado que probablemente debería ser una sustancia controlada o al menos se debería avisar sobre sus daños de la misma manera que se hace con el cigarro. Es por ello que es útil ver ejemplos de cómo una vida sin azúcar o con menos azúcar es posible y deseable.

La productora holandesa LifeHunters realizó este divertido video en el que documenta el experimento del joven Sacha Harland, quien abandonó el azúcar por 1 mes. Harland primero pasó por unos días con síndrome de abstinencia, mal humor y hambre todo el tiempo, pero poco a poco se aclimató y a los 25 día ya estaba sintiendo los beneficios, mayormente un incremento en su disponibilidad de energía y menos volatilidad en el estado de ánimo. 

No serán sorpresa los resultados para el lector informado: más energía (y de manera sostenible), baja de peso, optimización cuerpo-mente. Al final el proceso lo dejó con 4kg menos, el colesterol reducido en un 8% y la presión sanguínea 10 puntos menor. 

Los azúcares añadidos no sólo son drogas, son también una forma de veneno. Pero, como el mismo Sacha menciona, existe el consumo con moderación y quizás lo más sano --tomando en cuenta el mundo en el que vivimos-- no es ser tan radical y dejar completamente el azúcar sino consumirlo con conciencia, sólo de manera muy ocasional, lo cual incluso eleva el placer que provoca. Y es que no hay por qué dejar de tener una vida dulce, siempre y cuándo sepamos cómo hacerla sostenible.