*

X

Ecoterapia: el nuevo tratamiento que los médicos están prescribiendo

Salud

Por: Pijama Surf - 02/07/2017

Se dice que la ecoterapia brinda numerosos beneficios a nivel físico, emocional y espiritual

Para Nicholas Spitzer, profesor de neurociencias en la Universidad de California y editor de BrainFacts.org, existen numerosos mitos sobre cómo potenciar el funcionamiento del cerebro –como el efecto Mozart: escuchar música del compositor durante el embarazo, lactancia e infancia. Sin embargo, son muy contadas las actividades que realmente ayudan a mejorar el funcionamiento cognitivo. 

 

Según el autor, si bien todos mitos poseen poco fundamento real, las actividades como el ejercicio en bosques, la interacción social y la dieta son indispensables para el mejoramiento no sólo cognitivo sino también para la salud general. De hecho, hay una nueva tendencia llamada ecoterapia en la que se receta ir al bosque como parte del tratamiento medicinal, lo cual nos lleva a cuestionarnos: ¿qué beneficios trae el bosque a la salud? 

 

A continuación te compartimos lo que dice la ciencia sobre pasar tiempo en la naturaleza: 

 

– El sunbathing, earthing, grounding y forest bathing brindan una mayor diversidad microbiótica, influyendo positivamente en el funcionamiento del cuerpo y mente; regeneran las células neuronales en la región del hipocampo, mejorando las habilidades cognitivas como la memoria y el aprendizaje. 

 

– Reduce la negatividad. Al vivir en un medio ambiente cargado de estrés y cargas de electrodomésticos, entre otros, es común que se concentren demasiado los pensamientos negativos expresados en ansiedad, depresión o bipolaridad. La naturaleza impacta positivamente en la mente, como un botón de reset que reduce significativamente los pensamientos obsesivos y negativos. De hecho, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Stanford, caminar durante 90 minutos en un entorno natural disminuye considerablemente los niveles de rumiación y negatividad, así como la actividad neuronal en la corteza prefrontal –región asociada con enfermedades mentales. 

 

– Incentiva la creatividad. Según un estudio realizado por Ruth Ann Atchley y David L. Strayer, el forest bathing incrementa la creatividad en la resolución de problemas complejos hasta en un 50%, es decir, estar en contacto con la naturaleza y en ausencia de tecnologías permite enfocar nuestra completa atención y enfoque a aquello que nos puede estar perturbando. En otras palabras, reduce la fatiga mental, calma la mente e incrementa la creatividad. 

 

– Domina el trastorno de déficit de atención. Se trata de un trastorno caracterizado por problemas con la concentración, que puede llegarse a conllevar hiperactividad e incluso dificultad para controlar los impulsos. De acuerdo con Frances E. Kuo y Andrea Faber Taylor, exponerse a actividades al aire libre reduce significativamente los síntomas del TDA(H). 

 

– Estimula la capacidad intelectual. Además de quemar entre 400 y 700 calorías por hora, correr en el bosque ayuda a mantener las células nutridas y sanas. En un informe presentado por investigadores de la Universidad de Columbia  Británica se confirmó que ejercitarse al aire libre –de la naturaleza– mejora la memoria y la habilidad cognitiva, incrementando el volumen del hipocampo. 

 

– Se recomienda como tratamiento de apoyo para casos de estrés, ansiedad y depresión. Se le llama ecoterapia, y ayuda a reducir los niveles de los trastornos del estado de ánimo. El Instituto Golden Gate ha propuesto la ecoterapia mediante su programa Healthy Parks, Healthy People –Parques saludables, gente saludable. 

Encuentran bacteria resistente a absolutamente todos los antibióticos

Salud

Por: pijamasurf - 02/07/2017

Este caso confirma lo falible de los antibióticos y la urgencia de encontrar alternativas más saludables y eficientes para combatir infecciones

Si bien los antibióticos, según los especialistas, son en buena medida responsables de que las expectativas de vida hayan crecido significativamente durante el último siglo, lo cierto es que también tienen un lado oscuro y falible, y con ello no sólo nos referimos a la industria farmacéutica que ha lucrado de forma masiva con la venta de antibióticos alrededor del mundo o al hecho de que son una de las piedras angulares de una filosofía médica que apunta a lo reactivo más que a lo preventivo. En realidad nos referimos, en esta ocasión, a que probadamente las bacterias que se combaten vía antibióticos van desarrollando tolerancia a estas sustancias hasta terminar siendo inmunes. 

Hace unos meses se registró en Nevada, Estados Unidos, la muerte de una mujer de 49 años a causa de una misteriosa bacteria que adquirió en una herida mientras fue tratada en la India por una ruptura de pierna. Recientemente se ha confirmado que se trata de de una enterobacteriaceae resistente a los carbapanemas, es decir que, en palabras simples, es una bacteria resistente a todos los antibióticos. Esto obviamente pone en la mesa la discusión en torno a la utilidad de los antibióticos y sobre todo a su futuro, ya que si bien se trata de un caso aún aislado es evidente que la tendencia apunta a la acumulación de tolerancia por parte de las bacterias que hoy combatimos con estas sustancias, hasta que eventualmente se hagan por completo inmunes al abanico existente. Al respecto, un artículo publicado en la revista de la Sociedad Americana de Microbiología advierte que este caso "anuncia el advenimiento de bacterias resistentes a todos los antibióticos". 

Este caso sugiere una urgente revaloración de los antibióticos y sirve como argumento de aquellas voces que claman por la necesidad de reemplazar nuestra medicina "antibiótica" por sustancias menos agresivas con el cuerpo y que no vayan perdiendo su potencial curativo ante las bacterias que combaten. De hecho, llama la atención que oficialmente no se haya atendido este asunto con la gravedad que amerita. 

Mientras tanto, como dice Bruce Y. Lee en Forbes:

Una infección seria de esta bacteria puede matarte sin importar cuán rico o famoso seas, qué apps tengas en tu teléfono o qué redes sociales visites, qué clase de muros construyas, cuántas armas nucleares poseas y cuántas otras medicinas, procedimientos, hierbas, suplementos, ajustes quiroprácticos, estiramientos faciales, bebidas de orina, tratamientos con sanguijuelas, sesiones de crioterapia o a cuántos masajes te sometas.