*

X

¿Esta medicina podría causar el fin de la industria farmacéutica?

Salud

Por: PijamaSurf - 02/28/2017

En palabras de Jordi Domingo (psiquiatra biologista conductal clásico del Cottolengo de Cataluña, España): “curo más con el amor que con los fármacos, así que combino ambas cosas”

En los últimos años investigaciones como las de Bruce Perry, António Damásio y Daniel J. Siegel, entre otros, han tratado de demostrar el impacto del vínculo afectivo sobre la salud mental. Para estos científicos, el apego aquella sensación de calor entre humanos, posee la clave para reducir síntomas relacionados con trastornos mentales y enfermedades psicosomáticas.

De acuerdo con ellos, en las primeras décadas del siglo pasado un niño entraba en contacto físico con alrededor 17 personas a lo largo de su crianza –padres, hermanos, abuelos, tíos, amigos…; actualmente, los niños entran en contacto físico con alrededor de cuatro personas en general. Esta diferencia ha impactado tanto en la preconcepción del amor como en la regulación de emociones como la angustia, el estrés y la tristeza, es decir que si antes el contacto constante con otros enseñaba a regular emociones, ahora la ausencia de contacto facilita el desencadenamiento de trastornos mentales.

En palabras de Jordi Domingo, psiquiatra biologista conductal clásico del Cottolengo de Cataluña, España, “curo más con el amor que con los fármacos, así que combino ambas cosas”. ¿Se trata entonces de que las muestras sinceras de afecto tienen una mayor eficacia que los fármacos?

Aunque la industria farmacéutica no posee una buena imagen, es verdad que algunos casos psiquiátricos con causas orgánicas requieren el apoyo de la química. Pero para Domingo, al hablar específicamente de la epidemia de ansiedad que azota numerosas partes del mundo, ésta se debe realmente “a la falta de valores. La clave está en potenciar tu alma, la capacidad de amar y de dar”, esto es, ser capaces de tener horas de autocuidado (sin llegar a la condescendencia) y de demostrar ese amor a aquellas personas más cercanas.

No obstante, Domingo lo ha advertido repetidamente entre sus pacientes: “La clase media venida a menos sobrevivimos entre interminables obligaciones. Ese exceso de obligaciones y trabajo nos impide crecer espiritualmente”. Y ante el exceso de los deberes, “olvidamos que nacemos con la felicidad dentro. Crecemos y la buscamos fuera, y así pagamos el entusiasmo y la satisfacción de dar lo que tenemos. Desesperados, hacemos meditación para reducir nuestra ansiedad, pero en general no para crecer”.

Por ello es importante, reiteradamente, aprender conductas de autocuidado al darle al trabajo un límite y a las amistades y familiares atenciones cuando sea saludable y recíproco, así como al disfrutar de los pequeños momentos como sentir el calor en las manos de la taza de café a la luz de la tarde, entre otros. Eso pondrá en práctica “nuestra generosidad, paciencia y capacidad de comprensión para desarrollarlas; esto es crecimiento interior”.

No es novedad, el amor es “la mejor medicina para acabar con la propia ansiedad o depresión”; ya sea a las plantas, a las mascotas o a la gente –cuando lo merecen. Porque, según Domingo, “amor es dar”, sin condicionar a recibir ese cariño de regreso; y si la otra persona no da muestras de afecto, “el otro será el desierto, no tú”, pues uno mismo estará lleno de sí mismo.

Domingo habla desde su experiencia como psiquiatra, en donde más de 55 mil pacientes se curan con pastillas, psicología y amor: “Son enfermos que viven encerrados en sí mismos, esquizofrénicos graves, pero responden al amor. […] Doctor –me dicen–, que usted quiera que yo esté bien me da fuerza para estar bien”. Porque eso sí, no cualquier amor tiene la clave para curar ansiedades y depresiones, sino uno que viene de lo más puro y profundo: uno que nos enseña a ser bondadosos y generosos con el otro, sin etiquetas ni posesiones, pacientes y comprensivos, empáticos y asertivos.

10 plantas medicinales que te alejarán de las farmacéuticas

Salud

Por: PijamaSurf - 02/28/2017

Ya sean malestares físicos o mentales, las plantas medicinales tienen un impacto positivo en la salud general de una persona (sin los efectos secundarios de los fármacos y medicamentos)

Para las culturas mesoamericanas, las plantas reflejaban la sabiduría de los antepasados y los dioses. Se trataba de un método que se encargaba de unificar tanto el cuerpo como el alma a través de lo terrenal y la salud. De hecho, el personaje llamado tlamatini en la cultura mexica, al ser conocedor experimental de las hierbas, piedras, árboles y raíces, era considerado un sabio. 

 

Actualmente este tipo de prácticas continúan ejerciéndose en México. Según el presidente de la Sociedad Latinoamericana de Medicina Natural y Tradicional, Erick Estrada, el 80% de la población total mexicana usa frecuentemente la herbolaria como tratamiento para sus enfermedades. 

 

Y es que ya sean malestares físicos o mentales, las plantas medicinales tienen un impacto positivo en la salud general de una persona –sin los efectos secundarios de los fármacos y medicamentos. Te compartimos 10 plantas medicinales que arruinarán a las farmacéuticas: 

 

Menta

 

 

Como analgésico, esta planta es útil para dolores de cabeza y estómago. Basta con usar un poco de aceite esencial diluido en alcohol y realizar un masaje circular en las sienes con unas gotas. En caso de que el malestar sea digestivo, hay que diluir tres gotas de aceite esencial puro en una taza de agua tibia y beberlo tres veces al día. 

 

 

Sol de oro

 

 

Además de ser un antihistamínico contra alergias, también es un relajante para el sistema nervioso. El Helychrysum italicum es una planta con propiedades que carece de efectos secundarios. Es ideal también para el asma y la rinitis, en especial con una tintura –50 gotas, tres veces al día–, el extracto fluido –30 gotas, tres veces– o una infusión –tres o cuatro tazas al día. En caso que haya eccemas, se puede aplicar en crema dos o tres veces al día o en infusiones con compresas. 

 

 

Hipérico

 

 

Se trata de un antidepresivo muy potente. En casos de depresión leve o moderada, es ideal tomar 300mg de extracto de la hierba de San Juan o hiparico tres veces al día. Los efectos secundarios pueden notarse en molestias gastrointestinales, sequedad de boca, nervios o urticaria. 

 

 

Valeriana

 

 

Es un somnífero natural que ayuda a regular la fatiga, la irritabilidad, el rendimiento bajo y la disminución de defensas. Para que la valeriana sea eficaz, se recomienda beberla entre 1 hora y media y 2 horas antes de dormir, como infusión o en pastillas de 300mg del extracto seco. 

 

 

Espino albar

 

 

Es un antihipertensivo sin efectos secundarios –como mareos, alteraciones, dolores de  cabeza, depresión e impotencia. Es rico en flavonoides, caninos y modera la tensión arterial alta. Requiere un tratamiento constante de dos tazas de infusión diarias. 

 

 

Ginseng

 

 

A diferencia de las benzodiazepinas, ansiolíticos químicos, el ginseng es una planta adoptógena que ayuda a mantener la sensación de control en situación de estrés y a regular el funcionamiento del sistema inmunológico. Sus componentes incrementan la actividad cerebral, mejorando el rendimiento y la resistencia física. Se recomienda beber tres comprimidos de 500mg durante 4 semanas y dejar descansar. 

 

 

Ajo

 

 

Con niveles altos de colesterol en sangre, el ajo ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, dolores musculares, cansancio, insomnio y alteraciones de la memoria. 

 

 

Diente de león

 

 

Las hojas frescas del diente de león en ensaladas o licuados ayudan como diurético. Contribuye a la recuperación tras la ingestión de alcohol y grasa animal. Al beber una dosis de  20ml tres veces al día, se puede disfrutar de sus propiedades. 

 

 

Lavanda

 

 

Es una planta medicinal para dolores de cabeza, cólicos, indigestión y agotamiento. Se requiere masajear los músculos doloridos con un 1ml de aceite de lavanda diluido en 25ml de aceite base. 

 

 

Ginkgo biloba

 

 

Refuerza la circulación en los capilares celebrarles mejorando la memoria y reduciendo los síntomas de la arteriosclerosis, las varices, las úlceras varicosas y las hemorroides. Como contraindicación es importante recordar que su consumo excesivo puede provocar problemas en la piel y dolor de cabeza.