*

X

Estas dos fotografías prueban que el peso tiene poco que ver en la imagen de una persona

Salud

Por: pijama Surf - 02/24/2017

Estas imágenes desmienten uno de los muchos tabúes en torno a la estética corporal y la figura

Dentro de la persecución compulsiva de estereotipos asociados a la belleza física, por ejemplo la delgadez, millones de personas persiguen metas que en realidad no son más que burdos espejismos. Un interesante ejemplo de lo anterior es el peso. Cuántos kilos cargas en tu existencia es un indicador para muchos determinante sobre qué tan atractivo o atractiva eres o, al menos, qué tan esbelto estás. Sin embargo, este tabú cultural es poco preciso. 

Para comprobar lo anterior la entrenadora y blogger Adrienne Osuna se ha dedicado a publicar selfies comparativas en las que aparece con siluetas radicalmente distintas pero pesando casi lo mismo. Esto obviamente desmiente el hecho de que el peso de una persona determina su figura. De hecho, la tesis de Osuna es que importa mucho más cómo repartas ese peso (entre músculo y grasa) que cuánto peses. A esto Osuna le llama recomposición corporal, que significa que no necesariamente debes perder masa para transformar tu cuerpo sino, bueno, transformarlo. 

Esto es un golpe duro para la psicología de la anorexia o bulimia, una lamentable condición que se ha popularizado masivamente durante las últimas 2 décadas y que apunta a la báscula como juez decisivo para determinar si las mujeres van bien o no en su fijación de mantenerse esbeltas. Otra premisa que se desdobla de esto es la desmitificación de otro tabú: lo importante no es necesariamente comer menos sino comer bien, sano y equilibrado.

En fin, dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que sería bueno que estas fotos circulen:

  

capture.jpg
 
Picture:  INSTAGRAM / ADRIENNEOSUNA
 

Política mexicana les muestra a los jóvenes cómo colocar un condón con la boca (VIDEO)

Salud

Por: pijama Surf - 02/24/2017

En un país con tantos tabúes sexuales como México, este tipo de actos son particularmente loables

México, un país sumergido en los tabúes como parte de su herencia española, o mejor dicho católica, ha luchado en años recientes por sacudirse tal lastre. Un paso fundamental fue permitir, en muchos de sus estados y comenzando por la capital, los matrimonios entre personas del mismo género. Sin embargo, los estigmas aún son muchos y por eso, en el caso de este país y de cualquier otro, es fundamental trabajar en lo que a educación sexual se refiere, ya que esta es la única vía de transformar o editar la impronta cultural que muchas sociedades llevan acarreando desde hace siglos con respecto a la forma en la que conciben y experimentan la sexualidad. 

Pero volviendo al contexto mexicano resulta que recientemente una política mexicana, regidora de una de las delegaciones (equivalente a municipios) que conforman la capital de México, realizó una demostración frente a miles de jóvenes sobre cómo colocar un condón con la boca. En el marco de un evento sobre educación y salud sexual a propósito del Día de San Valentín, y en medio de su discurso a favor del uso de preservativos (una premisa esencial en un país donde el 30% de los embarazos ocurren entre personas menores de 20 años), Dione Anguiano tomó un pene de plástico y concretó hábilmente la demostración.

Obviamente las críticas de diversos grupos no se hicieron esperar. Sin embargo, el impacto que este acto debe haber causado entre los jóvenes seguramente tendrá loables consecuencias en materia educativa y eso, en países como México, es algo invaluable.