*

X

Este video muestra claramente que las drogas no son lo que causa las adicciones

AlterCultura

Por: pijamasurf - 02/22/2017

Cada vez es más claro que las drogas no son lo que produce la adicción a las drogas, es nuestra propia sociedad y la falta de vínculos íntimos humanos

Hace un par de años escribimos un artículo sobre la noción contraintuitiva de que las drogas no son realmente lo que causa las adicción a las drogas. Siguiendo el trabajo de Johann Hari y otros, como el psicólogo Gabor Maté, se puede concluir que la adicción a las drogas es un síntoma de una alienación profunda. 

Este, tema especialmente importante en una sociedad que lanza una guerra sin cuartel en contra de las drogas y las personas que las usan, ahora ha sido sintetizado en un ilustrativo video que argumenta en poco más de 5 minutos que el problema de las drogas es un problema de desconexión social y personal. 

Dice el video que uno piensa que es la heroína la que causa la adicción, pero esto es más complejo. Hay personas en hospitales que toman una forma de heroína (más pura) y sin embargo no se vuelven adictas. La idea difundida de que las drogas son inherentemente adictivas viene de un estudio en el que ratas enjauladas prefirieron consumir agua con cocaína y heroína a simplemente agua (y se volvieron adictas a las drogas). Pero Bruce Alexander notó un detalle importante de este experimento: las ratas eran puestas solas en las cajas. Todo esto cambia cuando el experimento se realiza en un parque de ratas (una especie de paraíso para ratas); entonces se les da agua normal y agua con cocaína, pero en el parque de ratas éstas no se vuelven adictas, no tienen sobredosis y apenas consumen el agua con droga. Esto tiene su parangón con humanos: muchos adictos a la heroína en la guerra de Vietnam simplemente dejaron las drogas al regresar a casa y estar ya con sus familias. 

Los seres humanos tienen una necesidad de formar vínculos sociales; cuando esta necesidad de vinculación no es satisfecha sanamente se reemplaza con cosas que la alivien, sean nuestros smartphones o sean drogas duras, según el video inspirado en el trabajo de Hari. La guerra contra las drogas sólo refuerza esto, ya que las personas que consumen drogas son marginadas, es decir, se les hace más difícil vincularse con los demás, lo cual en primera instancia fue lo que las hizo tomar drogas. En cierta forma estamos implementando una política suicida. "Lo opuesto de la adicción no es la sobriedad, lo opuesto es la conexión", dice el video. Así que mejor sería orientar nuestros multimillonarios esfuerzos en la lucha contra las drogas a integrar a los individuos y crear una especie de parque de ratas pero humano, donde la sensación de conexión humana haría que las drogas perdieran su atractivo.

En vez de huir de la soledad o aplacar sólo sus síntomas, estas cinco cosas, cortesía de David Foster Wallace, realmente permiten encontrar un sentido y transfigurar nuestro malestar

David Foster Wallace, tal vez el más grande escritor de su generación en Estados Unidos, luchó toda su vida con la soledad, la ansiedad y la depresión. Aunque su lucha lo llevó finalmente al suicidio, dejó lúcidas impresiones sobre estas condiciones mentales que podemos usar para vencer los propios demonios y salir avante. 

Por momentos Wallace llegó a una brutal honestidad, sus entrevistas incluso llegan a ser incómodas para muchos ya que la verdad suele serlo y también porque revelan todo el proceso que atraviesa su mente al sentirse alienado e inadecuado (pese a ser una de las mentes más brillantes de su tiempo Wallace pensaba que no era suficientemente bueno).

En su texto This Is Water, Wallace escribió: "Si adoras el dinero y las cosas [materiales] --si en esto es en donde buscas el significado real de la vida --entonces nunca tendrás suficiente. Nunca sentirás que tienes suficiente. Adora tu propio cuerpo y la belleza y la atracción sexual y siempre te sentirás feo, y cuando la edad y el tiempo se empiecen a mostrar, morirás mil muertes antes de que finalmente te planten. En cierto nivel todos ya sabemos esto --ha sido codificado en mitos, proverbios, clichés, bromas, epigramas, parábolas: el esqueleto de toda gran historia. Pero el truco es mantener la verdad enfrente de nosotros en la conciencia diaria".

Tenemos aquí palabras que, como Wallace señala, ya hemos oído de alguna u otra forma mil veces pero que no debemos olvidar y deben de estar en la vanguardia de nuestra existencia, diariamente informando nuestras actitudes.

Wallace padeció diversos tipos de adicciones a las sustancias psicotrópicas, mayormente fármacos que por una parte eran vitales para que pudiera sobrellevar su depresión, pero siempre supo que estos no lograban realmente acabar con la soledad sólo la ocultaban. "Las drogas, las películas, las fiestas ruidosas --todas estas cosas hacen que huya la soledad al hacerme olvidar que mi nombre es Dave y que vivo en una caja de metro x metro de hueso que ninguna otra persona puede penetrar o conocer". Sin embargo, existen cosas que pueden "contrarrestar... transfigurar y tratar" la soledad de manera más sana y sustentable. Según Wallace, estas cinco formas pueden "confrontar y aliviar" la soledad. No se trata de huir y acallar los síntomas sino de enfrentarlos y sublimarlos.

 

-La ficción (leer cuentos o novelas o escribirlos)

-La poesía

-La música

-El sexo profundo y serio

-La religión

 

De nuevo, se trata de la más vieja receta para la salud del alma. Y es que Wallace como buen artista sabe que el arte cura, igualmente el amor (o el éxtasis erótico) y una vida con significado y trascendencia como puede ofrecer la religión. Tienen en común tanto el arte como la religión como el amor que nos dotan de un sentido estético y extático y que nos hacen sentirse que somos parte de algo o alguien más y que nuestra vida tiene sentido (puesto que no ocurre sólo en nuestra cabeza y sólo para nosotros). Todas estas cosas contrastan con el materialismo dominante de la vida moderna en el cual generalmente buscamos paliar nuestro malestar existencial.